La historia de superación de María Pombo y su madre: las dos luchan contra la esclerosis múltiple

·9 min de lectura

Aunque la llegada del primer hijo de María Pombo y Pablo Castellano estaba prevista para el mes de enero, el fin de semana, la influencer ingresaba en una clínica madrileña para dar a luz. El pequeño Martín venía al mundo el domingo por la tarde y llenaba de felicidad a la joven y el constructor en un año que ha estado lleno de buenas y no tan buenas noticias para ellos.

MADRID, SPAIN - OCTOBER 04: Spanish Influencer Maria Pombo poses for a portrait session on October 04, 2019 in Madrid, Spain. (Photo by Pablo Cuadra/Getty Images)
MADRID, SPAIN - OCTOBER 04: Spanish Influencer Maria Pombo poses for a portrait session on October 04, 2019 in Madrid, Spain. (Photo by Pablo Cuadra/Getty Images)

Y es que la pareja celebraba en junio su primer aniversario de boda y ese mismo mes recibían una noticia nada agradable para la empresaria e instagrammer. “El orden cronológico fue: confinamiento, me entero de que estoy embarazada, a la semana me empiezo a encontrar mal con los hormigueos, luego hago las pruebas, luego empiezo la mudanza y ya la semana pasada me dieron los resultados. No han ido las pruebas como yo esperaba siendo positiva, pero en realidad sí que me lo esperaba... Efectivamente tengo esclerosis múltiple”. Con estas palabras anunciaba María en su perfil de Instagram que tras someterse a unas pruebas le habían detectado que padece esclerosis múltiple, una enfermedad que conoce bien ya que su madre, Teresa Ribó, la lleva sufriendo desde hace más de dos décadas.

De hecho, la historia de superación de la madre de la influencer más famosa de España (Forbes así la ha nombrado este 2020) es cuanto menos llamativa. Todo sucedió hace más de veinte años. Teresa se había casado con Víctor Pombo, padre de María y de sus dos hermanas, un conocido publicista de Madrid. En ese momento, Víctor acababa de lanzar al mercado una campaña para alertar de los síntomas que deben ponernos en alerta sobre la esclerosis múltiple y justo el día que él recibía un premio de publicidad por este proyecto, su mujer conocía que padecía dicha enfermedad, a la que lleva haciendo frente con energía y positividad desde entonces.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

El ejemplo de lucha de su madre

“La tía nunca se queja, siempre tira para adelante, nunca pide ayuda”, decía María sobre su madre en una entrevista en TRECE. “Lo lleva todo lo bien que puede, nunca te va a decir que está mal. Ha estado muy bien. Lleva una enfermedad muy buena, aunque es verdad cada vez se ven más los efectos de la enfermedad. Sin esta enfermedad, mi madre nunca habría tenido esas cualidades ni yo habría aprendido de ellas. Somos quienes somos gracias a lo que hemos visto de ella”, añadía demostrando la adoración que siente por su luchadora progenitora. Ahora sus padres ya no trabajan en el mundo de la publicidad. Su padre es empresario y es dueño del restaurante Camino Foods & Drinks, un conocido local situado cerca del madrileño Paseo de la Castellana y en el que es habitual ver a María con algunas de sus amigas más populares en las redes sociales como Laura Matamoros.

Ahora es la propia María la que se enfrenta a este palo de la vida. Con fortaleza y llena de buenos deseos, la influencer siempre ha querido lanzar un mensaje de optimismo a través de sus redes aunque también ha explicado que una vez que diera a luz comenzaría con un tratamiento para poder llevar mejor la enfermedad. "Si te soy sincera, dije 'menos mal que es esclerosis'", comentaba Pombo en una entrevista en El Hormiguero, donde también quiso añadir que esa noticia se unió a los síntomas típicos del embarazo, estado del que tuvo constancia solo ocho días antes. "Me hace una ilusión tremenda, siempre lo he querido y ha sido mi sueño desde pequeña ser madre. Claro, súper feliz, pero en ese momento ya empezaba a tener unos síntomas muy raros que me olían a mí y a toda mi familia a esclerosis múltiple, que es lo que ha padecido mi madre desde hace ya 20 años".

Además, las dos noticias le pillaron confinada durante el estado de alarma, algo que añadió estrés a la ya de por sí complicada situación. “Yo me había puesto en la peor de las situaciones. Siempre que me pasa algo, siempre me pongo en lo peor… tumor, cáncer. Yo no he tenido ningún familiar gracias a dios que haya vivido eso. Entonces, cuando me dicen que es esclerosis, digo 'vale, casa, casa'. Yo sé lo que es, se cómo se vive, sé que hay muchísimos avances, sé que a día de hoy se investiga y se invierte muchísimo dinero y estoy en casa. Sé lo que hay”, concluyó dando su apoyo a todos aquellos que pasan por un momento como el suyo.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Conoció a su marido haciendo surf

María siempre ha contado con la ayuda y el apoyo de su marido, Pablo Castellano, del que se enamoró en 2016 y con el que se casaba en Cantabria en junio de 2019 en una boda llena de rostros conocidos como Laura Escanes y Risto Mejide. La pareja decidió casarse en esa comunidad porque allí fue donde se conocieron una tarde de 2015 mientras él practicaba surf y ella estaba con algunos amigos en común. Él se dedica al mundo de la construcción y tiene una empresa junto a su hermano mayor, Jacobo. Además, también aprovecha el tirón de su mujer para hacer campañas a través de Instagram para marcas de moda y es socio en la empresa de ropa de María y su hermana Marta, Tipitent.

Precisamente, las dos hermanas de María Pombo (a las que popularmente ya se las conoce como las Pombashian por su relativo parecido con las Kardashian pero en versión cañí) también se han convertido en rostros habituales de Instagram y las marcas las requieren para hacer publicidad de sus productos gracias a la fama de su hermana. María comenzó en Instagram en 2012 mientras estudiaba un curso de Bachillerato en Estados Unidos. el año antes había estado también en Vancuver, Canadá, llevando a cabo un intercambio escolar. Aunque comenzó la carrera de Turismo y Protocolo, pronto se dio cuenta de que lo suyo era el mundo de la comunicación y en las redes sociales encontró su profesión soñada. Ahora tiene un equipo de 16 personas (entre fotógrafo, cámara de video, marketing, rrpp...) que forman parte de su empresa con la que además de las campañas online, diseña colecciones de joyas para la firma Agatha París y tiene su propia marca de ropa.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Así son las otras ‘Pombashian’

La mediana de las Pombo es Marta, que aunque estudió Sociología desde que terminó la carrera ha tratado de abrirse camino en el mundo instagrammer y ha tenido la gran ayuda de su hermana. El nombre de Marta salió a la palestra el año pasado poco antes de casarse con Luis Giménez con el que llevaba ocho años de relación. El 4 de septiembre de 2019, Marta estallaba en lágrimas en su perfil y trataba de explicar a sus followers cómo se sentía ante los rumores de infidelidad de su prometido. "Tengo mucha rabia dentro, no lo estoy pasando nada bien. Se habla de lo que se quiere sin pensar en el daño que se está haciendo. No está siendo la mejor época, no por Luis y por mí, sino porque no ha sido una época fácil", comentaba entre sollozos.

"Todos tenemos nuestros problemas y, aunque seamos personajes públicos, también se hace daño, no todo compensa. Aunque exponga mi vida, no compensa. Se están pasando unas fotos de un chico que se parece a Luis con otra chica, que no es Luis", explicaba la joven que aseguraba estar segura de que no se trataba de su novio porque el chico en cuestión no coincidía en su forma de vestir y porque no tenía un tatuaje en uno de sus brazos que Luis sí tiene. "Estamos expuestos, pero hay límites", concluía. Finalmente, la pareja se dio el ‘sí, quiero’ el 28 de septiembre en una pequeña iglesia de Cantabria, lugar en el que siempre han veraneado los Pombo.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Luis, que también se dedica al mundo instagrammer pero con temas de surf y skate sobre todo, le pedía matrimonio un año antes durante un viaje a Australia. "Pues va a ser que al final nos casamos, Luis. Siete años son muchos años... He reído, he llorado, he cantado, bailado, viajado... ¡Y todo a tu lado! He aprendido a querer con todo mi corazón, a valorar todo lo que me rodea, a soñar en aventuras nuevas, ¡¡y a ser muy pero que muy feliz!! No se me ocurre mejor persona con la que pasar la vida haciendo el loco por cada rincón del mundo, montando en long, disfrutando de todo, ¡¡y formando una familia de mini rubios y mini morenas!! (Lo de que vayan descalzos ya lo hablaremos). ¡Gracias por hacerme descubrir que la vida es muy corta como para no disfrutar cada segundo de ella! Que hay que exprimir todos y cada uno de los momentos que vamos a vivir juntos. Y hacer eso contigo es muy fácil porque tu felicidad es la mía y la mía es la tuya. ¡¡Si quiero hoy y siempre!!", escribía la hermana de María en Instagram tras la feliz noticia. Curiosamente, hace apenas una semana, Marta anunciaba en sus redes que se toma un respiro en Instagram y pedía respeto a sus followers ante esta decisión por cansancio y necesidad de desconectar un poco.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

La más discreta de las hermanas, a las que también podríamos comparar -salvando las distancias- con las Ferragni (la top es Chiara pero sus dos hermanas Valentina y Francesca también siguen sus pasos en las redes), es Lucía. La mayor de las tres estudió Turismo pero ahora se está preparando para ejercer como piloto, profesión que tuvo su abuelo. Aunque no es tan activa en las redes como sus hermanas, Lucía también colabora con algunas marcas. Su novio es Álvaro López, otro influencer que ha trabajado con marcas como Armani Perfumes o Nordic Life Water.

Como curiosidad, los seguidores de María se preguntaron en un momento quién era Grabriela, otra joven a la que María siempre llamaba ‘mi hermana’. No se trata de una cuarta Pombo, sino de la hija de la empleada del hogar de la familia y ahijada del padre de María, a la que quieren como si fuera de la familia. La joven también está haciendo sus pinitos como instagrammer y la hemos visto en viajes familiares como este verano en Baleares con el resto de las Pombo. Ya ven. No solo de María Pombo vive la familia... Parece que hay Pombashian... para rato.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente