Alfred Hitchcock se negó a conocer a Steven Spielberg porque era “el chico de la película del pescado”

Valeria Martínez
·5 min de lectura

No es ningún secreto que uno de los grandes ídolos de Steven Spielberg fue Alfred Hitchcock, algo que podemos ver reflejado en los momentos de suspense más intensos de su filmografía. El director de Psicosis fue una de las grandes influencias que alimentaron el imaginario del cineasta, entre muchas otras, y aunque intentó conocerlo en persona, nunca pudo hacer su sueño realidad. Muchos no lo saben, pero el joven Steven lo intentó dos veces. En la primera lo expulsaron y en la segunda el propio Hitchcock se negó al saber que era “el chico que hizo la película del pescado”.

Alfred Hitchcock (Gtres) y Steven Spielberg (Jaxon/MEGA, Gtres)
Alfred Hitchcock (Gtres) y Steven Spielberg (Jaxon/MEGA, Gtres)

Antes de seguir la estela de Hitchcock como uno de los directores más reconocidos del mundo, Spielberg aprendió sobre cine colándose en los estudios Universal con un pase de tres días vencido que le dio un bibliotecario del propio estudio llamado Chuck Silvers. Tenía 16 años y estaba visitando a sus primos en California durante las vacaciones de verano cuando logró escabullirse por los sets y decorados durante tres meses aprendiendo más de cerca el arte de hacer cine y soñando con conocer a su ídolo, el Maestro del Suspenso. Así lo contó en una visita al tour de Universal junto a EW en 2016 revelando la vez que estuvo cerca de cumplir su sueño, “pero lo expulsaron enseguida”.

Steven aprendió muchísimo aquellos días, incluso llegó a entablar amistad con los editores que montaban películas y series, entrando a las oficinas de montaje. Les dijo la verdad, que no debía estar allí, pero le permitieron mirar sobre sus hombros y aprender de ellos. La relación estaba formada y Steven siguió visitando el estudio los veranos siguientes y en 1965 logró ver a lo lejos a ese hombre que quería conocer. Hitchcock estaba rodando Cortina rasgada.

“Estaban en el escenario de El fantasma de la ópera pero muy lejos. Había entrado por la parte de atrás del teatro y había unos 500 extras en los asientos. Y en ese momento un director de segunda unidad, o tercera quizás, me expulsó enseguida”, contó. Pero al menos, por un breve momento pudo ver a su ídolo en acción dirigiendo a Julie Andrews.

Pero las aventuras del joven Spielberg no terminaron ahí, y volvió a intentarlo. Hitchcock murió en abril de 1980, cuatro años después de dirigir su última película, La trama. Por aquel entonces, Spielberg ya tenía dos éxitos bajo el brazo, Tiburón (1975) y Encuentros en la tercera fase (1977) y cualquiera diría que conocer a Hitchcock antes de su muerte hubiera sido más fácil que en sus años merodeando en secreto por los pasillos. Sin embargo, a pesar de intentarlo, fue el propio Hitch el que se negó.

La historia la conocemos gracias al audiolibro de Stephen Schochet titulado Tales of Hollywood donde explica la anécdota. Al parecer, la rutina mañanera de Hichcock se vio interrumpida mientras rodaba La trama (1976) por “un joven que no estaba invitado paseándose por el set”. Se ve que Steven seguía con sus artimañas con tal de conocer a su ídolo aunque ya fuera un director conocido. Pero fue el propio Alfred el que llamó a una persona del equipo para que se encargara de expulsar al intruso que, según Schochet, estaba “ansioso por conocer a su ídolo”.

Steven lo intentó dos veces sin suerte y según otra historia compartida por el actor Bruce Dern, Alfred Hitchcock tenía unos motivos muy peculiares para negarse a conocer al joven fan. El intérprete, que apareció en dos películas de Hitchcock, contó en su biografía publicada en 2014 que intentó convencerlo de que conociera a Spielberg. “Le dije ‘eres su ídolo, solo quiere sentarse cerca tuyo por cinco minutos y charlar’, pero Hitchcock se negó”.

¿Por qué? Porque era quien había dirigido “la película del pescado”. ¿Qué problema tenía Alfred con Tiburón? Uno muy absurdamente peculiar. “Me dijo ‘¿no es ese el chico que hizo la película del pescado?’”, relata Bruce que le preguntó su amigo.Jamás podría sentarme y hablar con él… porque lo veo y me siento una prostituta” confesó Hitch.

¿Qué, qué?... Esta afirmación insólita tenía su explicación. Dern le pidió que se explicara, “¿Por qué sientes que Spielberg te hace sentir una prostituta?” le preguntó. “Porque soy la voz de la atracción de Tiburón [en los estudios Universal]. Me pagaron un millón de dólares. Lo acepté y lo hice. Soy una prostituta. No puedo sentarme y hablar con el chico que hizo la película del pescado… No puedo siquiera tocar su mano” le explicó Hitch.

Es decir, mientras Spielberg se habrá sentido rechazado por su ídolo, al director de Los pájaros le daba cierta vergüenza conocerlo al creer que se había vendido al estudio aprovechándose del éxito de Tiburón. Cuando la verdad es que alguien debería haberle explicado a Hitch que las cosas no eran como él creía. Su voz nunca fue usada en la atracción de Tiburón o, al menos, no hay constancia de ello, sino que quizás el estudio sí utilizara la grabación para el tráiler que se hizo del famoso tour del estudio en general que contaba con pequeños fragmentos de la atracción basada “en la película del pescado”.

Si tan solo alguien se lo hubiera explicado…

En resumen, dos maestros del cine de dos eras diferentes que nunca se vieron las caras de frente, a pesar de que sus destinos terminaron cruzándose en la gran pantalla gracias a los homenajes de Spielberg y a compartir el mismo estudio como fuente principal de sus películas.

Fuentes: EW, The Independent

Más historias que te pueden interesar: