La historia de “la casa más embrujada de Inglaterra” inspira una nueva película de terror

Valeria Martínez
·8 min de lectura

¿Hay un género más perversamente atractivo que las películas de terror basadas en casos reales? En mi opinión, creo que no. Cada vez que aparece el dichoso rótulo que nos advierte de que estamos a punto de ver una historia inspirada en hechos reales, o una película se promociona anunciando lo mismo, a muchos se nos enciende automáticamente el botón de la curiosidad. Sucedió con Terror en Amityville, El exorcismo de Emily Rose, Expediente Warren y tantas otras.

Y para los amantes de este subgénero del terror les traigo la historia de The Banishing, otra película de próximo estreno inspirada en un caso real. Y no uno cualquiera, sino el de “la casa más embrujada de toda Inglaterra”.

The Banishing (Shudder)
The Banishing (Shudder)

En cierto modo, las películas sobre casas embrujadas, poltergeist, posesiones y fantasmas que aseguran estar inspiradas en casos reales se convierten, a su manera, en pruebas audiovisuales que juegan con la creencia de la existencia paranormal. Y por ende, la baza más infalible de este subgénero reside en conseguir que el espectador imagine que los sustos que está pasando ante la pantalla los pudo vivir otra persona en la vida real. Y esto es precisamente lo que ocurre con The Banishing, otra película que con apenas haber lanzado un tráiler despierta curiosidad por conocer qué pasó en esa casa para ser conocida como la más embrujada de Inglaterra.

Dirigida por Christopher Smith (director de Creep, Desmembrados y Black Death que lleva 11 años sin dirigir una película de terror), la cinta está inspirada en la experiencia de una familia en la Rectoría de Borley, una mansión victoriana ubicada en el condado de Essex y a unos 114 kilómetros de Londres. El tráiler promocional nos muestra elementos clásicos del género que incluyen a una familia recién llegada a la casa, donde la más pequeña comienza a ser acechada por presencias extrañas. En resumen, se trata de un reverendo (John Hefferman), su esposa Marianne (Jessica Brown Findlay) y su hija Adelaide (Anya McKenna-Bruce), siendo la niña la que comienza a ver fantasmas solo para que sus padres piensen que se trata de amigos imaginarios, hasta que la situación escala de manera terrorífica pidiendo ayuda a un ocultista.

Si bien la premisa central y el tráiler nos desvelan la estructura habitual del género de las casas embrujadas, The Banishing esconde una inspiración de lo más llamativa.

Mientras EE.UU cuenta con decenas de producciones de terror supuestamente basadas en casos reales, así como Latinoamérica e incluso España -donde tuvimos la magnífica Verónica en 2017-, Inglaterra no ha expuesto tan fácilmente sus historias paranormales. Aunque las tiene, y a montones. En el mundo del cine apenas conocimos el caso de Enfield a través de la secuela de Expediente Warren, y a pesar de que existen una infinidad de historias, leyendas y casos. Yo misma hice un tour sobre avistamientos de fantasmas en un barrio al sureste de Londres que solía ser una zona de fábricas de armamento durante la Primera Guerra Mundial, además de existir casos muy renombrados como el poltergeist de Battersea, un caso muy similar al de Enfield que la BBC relató con lujo de detalles en un podcast reciente.

Y la Rectoría de Borley bien podría definirse como una de las tantas anécdotas enterradas en la racionalidad superficial de la cultura británica pero que, en realidad, guarda una historia repleta de elementos ideales para el cine de terror.

Construida por un reverendo llamado Henry Sawson Ellis Bull en 1862 -que tenía nada menos que 14 hijos-, la mansión pasó por todo tipo de penurias como un incendio en 1939 y su demolición en 1944, mientras las historias de fantasmas la persiguen prácticamente desde sus inicios. Sin embargo, fue en 1929 cuando la casa cobró notoriedad nacional a raíz de que el Daily Mirror publicara la experiencia de un investigador paranormal llamado Harry Price en la vivienda, y quien, además, escribió dos libros detallando la actividad paranormal que supuestamente tenía lugar allí. Fue él quien la definió como “la casa más embrujada de Inglaterra”.

La historia paranormal comenzó a circular por la zona desde su construcción porque se rumoreaba que había sido construida cerca de un monasterio benedictino, donde en 1362 un monje mantuvo una relación con una monja de un convento cercano. Al hombre lo habrían ejecutado y a la monja la habrían tapiado viva en las paredes del convento. Sin embargo, casi un siglo más tarde, en 1938, se supo que la historia no era más que un cuento fabricado por el reverendo para darle efecto dramático a su rectoría. Pero ya era tarde, la leyenda folclórica había pasado de generación en generación cimentando la noción de estar en un lugar con una historia tenebrosa.

El primer caso paranormal se reportó un año después de la construcción, en 1863, cuando varios vecinos dijeron haber escuchado pasos dentro de la casa. Y en 1900, cuatro hijas del reverendo aseguraron ver la sombra de una monja a unos metros de la casa, que intentaron hablar con ella pero desapareció al acercarse. La leyenda fue creciendo hasta el punto que otros vecinos dijeron haber visto un carruaje fantasma conducido por dos jinetes sin cabeza. ¡Durante cuatro décadas!

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Otro reverendo y su familia, que se mudaron a la vivienda tras la muerte del anterior, también dijo haber oído cosas extrañas, como campanadas y pasos inexplicables. La esposa también aseguró haber visto al dichoso carruaje y hasta encontraron el cráneo de una mujer joven en una bolsa de papel en un armario al mudarse. Fueron ellos los que pidieron ayuda al Daily Mirror para corroborar lo que estaban viviendo, y fue el periódico el que llevó a Harry Price. El investigador añadió más sucesos a la lista como piedras que eran arrojadas de la nada y mensajes escritos en el espejo.

Y así llegamos a la siguiente familia que ocupó la vivienda: los personajes de la película en cuestión. El reverendo, la esposa Marianne y la hija adoptiva de la pareja, Adelaide, que se mudaron allí en 1930. Ellos rectificaron todo el fenómeno explicado anteriormente, asegurando que se había incrementado e incluso que estaban siendo “atacados por algo horrible”. El reverendo llegó a realizar un exorcismo mientras la prensa de aquel entonces se agolpaba en el lugar queriendo reportar los sucesos. La historia se tornó muy bizarra en 1935 cuando la familia dejó la vivienda después de que Marianne confesara que, en realidad, estaba manteniendo una relación extramatrimonial con un inquilino llamado Frank Pearless y que utilizo los fenómenos paranormales como tapadera. Sin embargo, los hechos no cesaron. Al contrario. A lo largo de los años siguientes el lugar se convirtió en un centro de estudio paranormal donde se realizaban sesiones espirituales en busca de respuestas. Fue entonces cuando una ayudante de Harry Price, Helen Glanville, dijo haber contactado con dos espíritus: una monja francesa asesinada allí siglos atrás, y otro que dijo que pensaba incendiar la rectoría el 27 de marzo de 1938. Efectivamente hubo un incendio pero fue el 27 de febrero de 1939 cuando un nuevo dueño accidentalmente golpeó una lámpara de aceite. Una vecina incluso dijo que había visto el fantasma de la monja en una ventana durante el incendio.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Sin embargo, y a pesar de contar con decenas de supuestos testigos a lo largo de un siglo, la historia de la rectoría siempre dividió opiniones entre aquellos que querían creer en lo paranormal, y los que estaban convencidos que los testimonios eran puro cuento de personas buscando sacar provecho. Fue después de la muerte de Harry Price en 1948 cuando algunos de sus ayudantes y colegas comenzaron a contar sus versiones, asegurando que el investigador había falsificado los eventos que aseguró haber vivido en la casa. La propia Sociedad para la Investigación Psíquica publicó un estudio sobre el caso, llegando a la conclusión de que algunos eventos fueron forzados y otros se debían a causas naturales como la acústica del lugar en mal estado o ratas.

No obstante, mientras buscaba información sobre la rectoría me topé con un artículo de un medio local de Essex publicado en 2020. Allí cuentan que un vecino asegura haber visto el fantasma de un niño vestido en ropa victoriana hace tan solo 20 años, y que el día de la visita vivieron situaciones extrañas. Por ejemplo, que su tío detuvo el coche para dejar pasar a un vehículo al ver luces acercarse pero, de repente, no había nada.

La rectoría Borley (Dominio público)
La rectoría Borley (Dominio público)

Es decir, y esta es mi opinión, por mucho que la historia haya desacreditado las anécdotas del pasado, la leyenda perdura. Lo que queda de la iglesia y la rectoría todavía se puede visitar aunque, según encontré en un blog dedicado al caso, para poder entrar hay que pedirle la llave a la mujer que cuida el lugar.

The Banishing es una película del servicio streaming estadounidense dedicado al cine de terror, Shudder. En España aún no tiene fecha de estreno pero dicha plataforma lo estrenará en los países que la tienen disponible el 15 de abril.

Más historias que te pueden interesar:

Fuente imágenes: The Banishing (Shudder) / La rectoría Borley (Dominio público)