La historia real de una adolescente que huyó del culto Niños de Dios se suma a la ola de las series sobre sectas

Cine 54
·5 min de lectura

Justo cuando el líder del culto NXIVM fue sentenciado a cumplir una condena de 120 años por esclavizar sexualmente a varias de sus seguidoras -además de otros cargos- Hollywood anuncia un proyecto que se suma a la ola de las historias sobre cultos y sectas. Será una miniserie titulada Cult Following que contará la experiencia real de Bexy Cameron, una joven que comparte su historia con el mundo años después de escapar de la secta Niños de Dios.

Bexy Cameron (Instagram/cameron_film)
Bexy Cameron (Instagram/cameron_film)

Dakota Johnson (Cincuenta sombras de Grey) y Riley Keough (The girlfriend experience) -amigas de la infancia en la vida real- protagonizarán y producirán esta apuesta basada directamente en las memorias de Bexy que se publicarán en forma de libro en julio de 2021. Por lo que suponemos que la serie limitada no vería la luz hasta después de su lanzamiento (como suele suceder con la mayoría de adaptaciones).

La historia se centrará en Bexy (interpretada por Dakota) y su experiencia tras formar parte del culto desde muy pequeña, centrándose en su emancipación del adoctrinamiento sectario cuando abandonó el grupo a los 15 años, su proceso superando el trauma y, sobre todo, el viaje que emprendió junto a su mejor amiga (Keough) a través de EEUU buscando a otras personas como ella dispuestas a compartir sus historias de lo que supone vivir dentro de grupos como ese. En resumen, se trata del proceso de autodescubrimiento de Bexy, del reencuentro con sus padres y el reconocimiento de los recuerdos y los traumas.

Tal y como contó la propia Bexy a la revista Elle en 2014, abandonó la secta a los 15 años, dejando a sus padres y once hermanos atrás. Como desertora, se encontró sola ante un mundo nuevo y diferente y sin tener contacto con su familia durante mucho tiempo. Ellos mismos le negaron el contacto, aunque volvió a verlos más tarde. Una de esas veces fue cuando, ya adulta, los visitó en una comuna en África. “Es uno de los grupos más extremos del amor libre” decía en aquella entrevista. “Sus creencias estaban vagamente basadas en la Biblia. Enseñadas por un líder de tipo mesías que creía en el fin del mundo. Era el escenario típico de un culto hasta que se añade su característica definitiva: sexo”.

Niños de Dios, La Familia Internacional, Los Hijos de Dios o Familia del Amor son algunos de los nombres del mismo culto que hoy en día es considerado una secta destructiva. Fundada en 1968 por David Berg en Huntington Beach, California, la secta utilizaba un mensaje de salvación ante el supuesto apocalipsis apoyándose en el movimiento hippie de los 60s. Berg predijo varios acontecimientos apocalípticos que no se cumplieron, como que un cometa destruiría EEUU en 1973 o 1974 o que la segunda resurrección de Jesucristo tendría lugar en 1993. Sin embargo, sus enseñanzas sexuales la convirtieron en peligrosa cuando se conocieron sus prácticas de abuso sexual a menores basándose en la lección cristiana de “ama a tu prójimo como a ti mismo” y retorciéndola para citarla como excusa para mantener relaciones sexuales con cualquiera, adulto o niño. O la incitación a la prostitución a las seguidoras mujeres para actuar como “prostitutas de Jesús”.

Dos de las hijas y dos de las nietas del fundador lo denunciaron públicamente de abusar sexualmente de ellas cuando eran niñas, así como otras mujeres. Mientras que el hijo de su segunda esposa, Ricky Rodríguez, sufrió abuso sexual dentro de la secta desarrollando tal rencor y trauma que al llegar a los 30 apuñaló a una de las mujeres del grupo que habían abusado de él, asesinándola en su apartamento y luego quitándose la vida con un disparo en la cabeza. En un video que dejó como nota de suicido explicaba que se veía a su mismo como un vengador de los niños que habían sufrido las mismas violaciones que él.

La secta se disolvió de forma oficial en 1978 tras conocerse sus prácticas pero siguió activa bajo otras denominaciones. Actualmente se llama a sí misma “La Familia Internacional” y está bajo el liderazgo de la viuda del fundador (fallecido en 1994), Karen Zerby Elva y un hombre llamado Steven Douglas Kelly. Joaquin Phoenix y Rose McGowan son algunas de las estrellas de Hollywood que crecieron dentro de la secta cuando eran pequeños.

Como decíamos al principio, Cult Following se suma a una ola de historias de este tipo porque actualmente existen varias propuestas para tener en cuenta. Por un lado, HBO estrenó la serie documental El juramento que expone algunos detalles del culto NXIVM, y StarzPlay estrenará el 15 de noviembre Seduced: Inside the NXIVM Cult, la interesante docuserie realizada por Catherine Oxenberg y su hija India, relatando la experiencia de ambas con la secta. La primera como madre coraje que luchó contra viento y marea para salvar a su hija, y la segunda como superviviente del adoctrinamiento vivido durante años y la esclavitud sexual a la que fue sometida.

De momento Cult Following es un proyecto independiente pero que evidentemente tiene todas las papeletas para convertirse en una de las adquisiciones de gigantes del streaming como Amazon o Netflix.

Más historias que te pueden interesar:

Fuente de la imagen: Instagram/cameron_film