Un pollo con mostaza, el origen de la rivalidad entre Sylvester Stallone y Richard Gere

Pedro J. García
·6 min de lectura

Hollywood es apasionante por muchos motivos, entre ellos las sonadas rivalidades que han existido entre las estrellas desde que el cine es cine. Y no solo en el Séptimo Arte, sino en la industria del espectáculo en general. Largas jornadas de trabajo, incompatibilidades personales y grandes egos entran en juego a la hora de crear enemistades que acaban saliendo a la luz, ocupando titulares y proporcionando historias escandalosas para satisfacer nuestro lado más morboso.

Bette Davis y Joan Crawford o las hermanas Olivia de Havilland y Joan Fontaine en el Hollywood dorado, Elton John y Madonna o Taylor Swift vs Katy Perry en el mundo de la música, y más recientemente Dwayne ‘The Rock’ Johnson contra Vin Diesel en la saga Fast & Furious serían algunos ejemplos. Pero quizá una de las rivalidades con un origen más sorprendente es la de Sylvester Stallone y Richard Gere. Esta es la historia de un enfrentamiento que empezó con un detalle de lo más insignificante y acabó durando décadas.

Sylvester Stallone (Katy Winn; Gtres) y Richard Gere (Lauren Victoria Burke; Gtres)
Sylvester Stallone (Katy Winn; Gtres) y Richard Gere (Lauren Victoria Burke; Gtres)

Todo comienza a principios de los 70. Richard Gere y Sylvester Stallone eran dos jóvenes aspirantes a estrella intentando abrirse camino en Hollywood. Los dos coincidieron en el rodaje de la película de 1974 Días felices (The Lords of Flatbush), dirigida por Martin Davidson y Stephen Verona, drama sobre cuatro muchachos rebeldes que se convierten en delincuentes. Stallone interpretaba a uno de los chicos de la banda, Stanley Rosiello, mientras que Gere había obtenido el papel de otro de ellos, Chico Tyrell. Pero un intenso incidente en el rodaje que enfureció al primero resultó en el despido fulminante del segundo. ¿Qué ocurrió para que ambos actores se peleasen y no llegaran nunca a reconciliarse?

Muchos saben que Stallone y Gere son enemigos desde hace casi cinco décadas, pero los detalles específicos del suceso no salieron a la luz hasta pasado mucho tiempo. Fue Stallone quien contó la historia con pelos y señales en 2006 durante una entrevista para Ain’t It Cool. El actor de Rocky y Rambo explicó paso a paso cómo se originó la rivalidad entre ellos, y el motivo no podría ser más nimio. Esta es su versión de lo sucedido, bien cargada de resentimiento hacia su excompañero de reparto:

“[Richard Gere] se pavoneaba con su enorme chupa de motero como si fuera el caballero más malo de la mesa redonda. Un día, durante una sesión de improvisación, me agarró (estábamos simulando una escena de pelea) y se le fue un poco de las manos. Le dije amablemente que se calmase, pero estaba totalmente metido en el personaje y era imposible tratar con él. Más adelante estábamos ensayando en Coney Island” relata.

“Llegó la hora de comer, así que decidimos tomarnos un descanso y el único sitio donde no hacía frío era el asiento trasero de un Toyota. Yo me estaba comiendo un perrito caliente y él se subió con medio pollo cubierto de mostaza y grasa casi rebosando del papel de aluminio. Le dije, ‘Eso va a gotear por todo el coche’. Él me respondió, ‘No te preocupes’, y yo le dije, ‘Si me cae en los pantalones, te vas a enterar’. Entonces le dio un mordisco al pollo y un pequeño río de mostaza grasienta me cayó en el muslo. Le di un codazo en la cabeza y básicamente lo eché del coche empujándolo”.

Esta fascinante historia, que Stallone relataba como si cada segundo se le hubiera quedado grabado a fuego en la memoria, es el sorprendente, y me atrevería a decir que algo ridículo, origen de la trifulca entre los actores. Según Stallone, después de lo ocurrido, los directores tuvieron que tomar la decisión de mantener a uno de ellos y despedir al otro, ya que no soportaban trabajar juntos. Y el elegido fue Gere, siendo reemplazado por Perry King. Como resultado, Stallone asegura que “desde entonces, le caigo realmente mal”.

Por las palabras de Stallone, que denota bastante resquemor hablando de la actitud de Gere en el set de la película, parece que la mancha de mostaza fue más bien la gota que colmó el vaso para él, ya que está bastante claro que desde el principio los actores no congeniaron y ya habían chocado anteriormente. Desde el mostaza-gate, cada uno tomó caminos separados y ambos lograron triunfar en Hollywood, convirtiéndose en dos de las estrellas de cine más populares de los 80 y 90. Pero la historia no termina aquí. De hecho, se vuelve más surrealista.

Seguramente conozcan el demencial rumor que se extendió hace años sobre Richard Gere y un hámster. La leyenda urbana dice que Gere tuvo que ser ingresado en urgencias después de insertarse al animal vivo en el recto y tuvo que ser operado para extirpárselo ya muerto. Esta disparatada historia se hizo tan famosa que acabó formando parte de la cultura popular, llegando a inspirar referencias en series y películas, incluido el éxito de terror de los 90, Scream. Pues bien, según las teorías conspiranoicas, fue el propio Stallone quien difundió el rumor para arruinar su reputación (Uproxx).

Como es lógico, Gere no suele hablar del tema, ni de Stallone ni del hámster, por lo que no tenemos muchos datos de su versión de los hechos. Aunque ha hecho referencia alguna vez al rumor explicando que dejó de leer los tabloides hace mucho tiempo, nunca llegó a señalar a su excompañero de Días felices como sospechoso. Eso sí, según Stallone, Gere sí que cree que fue él quien dio origen a la escabrosa historia: “Incluso piensa que yo soy el individuo responsable del rumor del hámster. No es cierto… pero ese es el rumor” (CinemaBlend).

A día de hoy, Stallone y Gere no han hecho las paces, y no tiene pinta de que estén muy interesados en hacerlas. Las carreras de ambos despegaron poco después de Días felices y el despido de Gere concretamente no afectó a su futuro en Hollywood. Stallone se convirtió en uno de las estrellas del cine de acción más grandes de todos los tiempos gracias a las sagas Rocky y Rambo, y más recientemente Los mercenarios, mientras que Gere se consagró como uno de los mayores galanes del cine de los 80 y 90 con Pretty Woman, American Gigolo y Oficial y caballero, entre otras, además de ganar el Globo de Oro más adelante por su interpretación en el musical Chicago.

La historia de su enemistad se remonta a una simple mancha de mostaza y abarca más de cuarenta años, la muestra de que en el fondo, Hollywood no es más que un patio de instituto sobredimensionado. Quizá nunca conozcamos todos los detalles, pero al menos sí hay material de sobra para que Ryan Murphy se plantee hacer un Feud: Stallone vs Gere. Empecemos el casting.

Más historias que te pueden interesar:

Fuentes: CinemaBlend, Uproxx, Ain’t it Cool