La historia de malos rollos de Julia Roberts y su hermano Eric

Paula Olvera
·7 min de lectura

A simple vista cualquiera diría que Julia Roberts lo tiene todo a sus 52 años. La incomparable actriz estadounidense se ha consagrado como icono de la gran pantalla sumando una filmografía de clásicos modernos que incluyen Pretty Woman, Notting Hill, Novia a la fuga o Erin Brockovich, entre tantas otras, además de un premio Óscar. Asimismo Phinnaeus Walter, Hazel Moder y Henry Daniel, los tres hijos fruto de su matrimonio con el director de fotografía Danny Molder (a quien conoció en el año 2000 durante el rodaje de The Mexican), son otra de las principales causas de su felicidad.

Sin embargo, a pesar de que Julia Roberts atraviesa uno de sus mejores momentos personales, a la protagonista de este artículo le persigue una historia de malos rollos con su propio hermano Eric con el que durante años se ha llevado como el perro y el gato. Una enemistad fraternal que nos recuerda a la que mantuvieron las fallecidas Olivia de Havilland y Joan Fontaine, cuya tenebrosa relación pudo incluso inspirar Qué fue de Baby Jane. Y es que, como vemos, lo de partir peras parece que es el pan nuestro de cada día en Hollywood.

Eric Roberts (AP Photo, Charles Sykes, Gtres) y Julia Roberts (AB1; Gtres)
Eric Roberts (AP Photo, Charles Sykes, Gtres) y Julia Roberts (AB1; Gtres)

Julia Roberts nació el 28 de octubre de 1967 en Smyrna (Georgia). Cuando apenas tenía 4 años sus padres Betty y Walter se divorciaron y su hermano Eric, que por entonces tenía 15 años, se fue a vivir con su progenitor (que falleció víctima de cáncer de faringe en 1977) mientras ella y su hermana Lisa, de 9 años, se criaron con su abuela materna Beatrice y su madre que, todo sea dicho, rehizo su vida y les dio otra hermana llamada Nancy fruto de otra relación.

Nancy, que trabajaba como asistente de producción en Glee, se suicidó en su casa de Los Ángeles (California) el 9 de febrero de 2014 a los 37 años. Su cuerpo sin vida fue encontrado en la bañera con una nota repleta de reproches culpando a la aclamada actriz de Hollywood de su precipitado desenlace. Es más, aquella tragedia es una de las tantas muertes que componen la comentada maldición de Glee que últimamente volvió a ser actualidad tras el fallecimiento de Naya Rivera. Además, antes de morir la hermana de Julia Roberts publicó una serie de tuits en contra de la actriz llamándola “cruel”, como recogió Daily Mail. Asimismo el prometido de Nancy, que estaba a dos meses de contraer matrimonio con ella cuando se suicidó, dijo a Radar Online que para él la intérprete era responsable de la pérdida de su pareja por supuestamente haberla tachado de drogadicta y decirle que “la quería muerta”.

Pero mucho antes de vivir este difícil momento personal, que además continuó con el fallecimiento de su madre Betty de cáncer de pulmón en febrero de 2015, Julia Roberts tuvo sus más y sus menos con otro miembro de su familia, su hermano Eric, con el que a pesar de su diferencia de edad hubo una vez que fueron inseparables.

Se cuenta que la novia de América sintió grandes celos al inicio de las carreras de ambos. Si bien durante su adolescencia quería ser veterinaria, e incluso comenzó a estudiar Periodismo, realmente acabó siguiendo los pasos de su hermano mayor que le sirvió de inspiración para cumplir sus sueños en Hollywood.

De hecho, con 17 años la ganadora de tres Globos de Oro se fue a vivir a Nueva York junto a su hermana Lisa con la intención de estudiar interpretación y continuar la estela de Eric que era ya un actor secundario muy activo. De hecho, el padre de Emma Roberts fue quien le introdujo en el mundo del espectáculo hablando con Peter Masterson para que le diera un papel pequeño en el drama Blood Red (1989). Es más, se acercó a la agencia William Morris para preguntar quién le ofrecía un contrato a su hermana. Hablamos de unos años de mucho esfuerzo y pocas recompensas en los que Julia Roberts apareció en series de televisión como Crime Story (1987) y Corrupción en Miami (1988) y en algunas películas poco relevantes como Firehouse (1987).

Entonces, ¿cuál fue el motivo que dinamitó la estrecha relación que Julia y Eric estaban forjando?

Pues bien, en enero de 2018, el actor confesó por primera vez en una entrevista con Vanity Fair cuáles fueron los problemas que verdaderamente causaron el distanciamiento familiar: "No lo caracterizaría como una pelea. Yo quería muchísimo a mis hermanas. Las quería, las adoraba. Eran muy importantes para mí y hubo épocas en las que estábamos muy unidos. Nos sentíamos muy protectores los unos de los otros, pero la persona más difícil de proteger es uno mismo".

Asimismo, asumiendo toda la culpa de las relaciones familiares fracturadas, Eric valoró que "era agotador pasar tiempo conmigo: me quejaba, echaba la culpa a los demás, me era imposible disfrutar del momento... Todo el mundo necesita un respiro de vez en cuando y eso debió incluir a Julia".

Si ahondamos en los detalles que definitivamente pudieron reventar su relación fraternal hay que tener en cuenta que, al parecer, Julia Roberts apoyó a Kelly Cunningham para que ganara la custodia de su sobrina Emma, nacida el 10 de febrero de 1991, principalmente por los problemas de su hermano con las drogas y el alcohol que, sin duda, tuvieron un gran impacto en su vida personal y profesional. En otras palabras, por lo visto le pagó un abogado a su excuñada para que consiguiese la custodia de la intérprete de Scream Queens. Y es que desde que el actor de El Caballero Oscuro (2008) comenzara con el abuso de sustancias la relación entre los hermanos se volvió tensa y muy complicada y este inesperado movimiento aparentemente sirvió como la gota que colmó el vaso.

La protagonista de este artículo decidió alejarse de Eric por muchos años coincidiendo con la caída en picado del actor que, por cierto, sufrió un accidente automovilístico en 1981 que le dejó en coma durante tres días y le causó daños neurológicos. Estaba drogado con cocaína en ese momento. Asimismo, en 1987, fue arrestado por posesión de drogas, acosando a una mujer y agrediendo a un policía. En 1995 fue arrestado de nuevo, pero esta vez por haber empujado violentamente contra la pared a su esposa Eliza Garrett (con quien ha compartido créditos en varias ocasiones) en una disputa doméstica.

View this post on Instagram

Sunday, We love you. 🌼 J♥️E

A post shared by Julia Roberts (@juliaroberts) on

Si te estás preguntando si lograron remediar la relación, la respuesta es que sí. O al menos eso dijo Eric dado que su hermana nunca se pronuncia sobre su vida personal ante los medios. Después de más de una década sin contacto, finalmente hicieron las paces cuando Julia Roberts se convirtió en madre primeriza en 2004. El actor contó a la revista People que acudió junto a su mujer a dejar a los mellizos unos regalos en el hospital y desde entonces han pasado varias fiestas de Acción de Gracias juntos.

"A todos se nos cayeron un par de lágrimas" contaba el actor por entonces. "No podíamos dejar de reaccionar 'Oh, guau, mira esas manitas, esos pies, ¡tienen cabello pelirrojo!".

"Ahora lo que importa son los niños. Todos están saludables, felices y sabios. Julia probablemente es la mujer embarazada más bella del planeta. Y creo que nunca estuvo más feliz en mi presencia", añadía en 2004 sobre aquel momento que marcó la reconciliación que les permitió retomar su relación de hermanos.

Ahora no sabemos si la reconciliación sigue intacta. Ya que si bien los dos cuentan con perfiles en redes sociales donde comparten imágenes con amigos, compañeros y otros familiares -la actriz tiene varias con su sobrina Emma (hija de Eric)- ninguno cuenta con una fotografía de los dos. Extraño... ¿verdad?

Más historias que te pueden interesar: