La historia del amor frustrado que inspiró al creador de 'Notting Hill' y 'Love Actually'

·3 min de lectura

Pocos guionistas pueden jactarse de sumar varios clásicos en su currículo. Y Richard Curtis es uno de esos privilegiados con éxitos internacionales como Notting Hill, Love Actually y Cuatro bodas y un funeral. Las tres historias salieron de su romántica imaginación, conmoviendo a generaciones por igual a lo largo de los años. Y lo siguió haciendo en otras películas menos exitosas, como Yesterday, Una cuestión de tiempo, o ayudando en los guiones de las dos primeras entregas de Bridget Jones.

Es decir, su idilio creativo con el amor ha sembrado los resultados más fructíferos de su carrera, pero ¿de dónde viene esa debilidad por contar historias románticas?

Guionista y director Richard Curtis en el estreno de
Guionista y director Richard Curtis en el estreno de "Love Actually Live" en el Wallis Annenberg Center for the Performing Arts el 1 de diciembre de 2021 en Beverly Hills, California. (Photo by Amanda Edwards/Getty Images)

La respuesta la dio él mismo durante su aparición en el podcast de Craig Oliver, Desperately Seeking Wisdom. Y el origen de su pasión por escribir comedias románticas e historias de amor parte de la primera vez que le rompieron el corazón.

Toda historia tiene un principio y en este caso se remonta a su primer enamoramiento con 7 años.El amor era un problema para mí. Y el motivo es porque cuando tenía siete me enamoré de una niña en un autobús, y le robé un anillo a mi madre para dárselo (a la chica) pero lo arrojó por la ventana del colegio hacia la nieve” contó en la entrevista.

El rechazo no lo detuvo y si bien logró recuperar el anillo de su madre, el enamoramiento continuó. Ella era todo en lo que podía pensar durante dos años” añadió mientras admitía que el nombre de su amada era Tracy Thompson.

Su flechazo incluso lo llevó a forjar una amistad con el hermano de Tracy, a quien Richard no soportaba pero “así él me invitaba a su casa y yo podía ver a Tracy de vez en cuando”.

Siempre fui un tonto del amor” admite sin tapujos. “Era algo que vivía muy profundo, y eso es un problema”.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

Curtis admite que esa tendencia a imaginar historias románticas para el cine nació con aquel flechazo y que si bien no le dejó “daño psicológico”, sí cree que “definitivamente hubo algo de locura psicológica” en la experiencia. Desde entonces descubrió que cada vez que veía una película, las que lograban emocionarlo eran las historias románticas “como Ghost (Más allá del amor) y Gregory’s Girl que tenían el amor como argumento”.

Y así, años después, surgieron películas como Cuatro bodas y un funeral, inspirada en las experiencias de Richard Curtis asistiendo a diferentes ceremonias tras descubrir a los 34 que había sido invitado a 65 bodas en 11 años. O Notting Hill cuando una noche imaginó cómo sería un romance entre un anónimo y un famoso, mientras con Love Actually quería simplemente hablar del significado del amor a través de varias historias (Vulture).

El guionista y director añadió que ahora, a sus 65 años, reconoce que semejante flechazo a una edad tan temprana es “realmente extraño”, pero lo marcó lo suficiente como para llevar el dolor por dentro y en cambio centrar los inicios de su carrera en la comedia satírica.

Pero entonces conoció a su compañera de vida hace 30 años, Emma Freud, la bisnieta del psicoanalista Sigmund Freud. Y no solo ha formado una familia de cuatro hijos (que ya tienen entre 17 y 26 años) sino que ha dejado volar su imaginación romántica creando películas icónicas para el género. Y todo por un capricho y corazón partío cuando era un niño.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente