La hipocresía de los fans de póster de Chadwick Boseman

Valeria Martínez
·10 min de lectura

Tras una trayectoria impecable en el mundo del cine, Anthony Hopkins se ha convertido en el actor ganador del Óscar de mayor edad en la historia de los premios. Una estatuilla merecidísima tras regalarnos una interpretación sublime y a sus 83 años en El padre. Sin embargo, su victoria está resonando en redes bajo una nube gris y equivocada ante la decepción que supuso para muchos la derrota de Chadwick Boseman. Porque en lugar de celebrar su trabajo, los fans del actor de Black Panther critican que el premio haya sido para Hopkins, mientras otros atacan a la Academia por “usar” la figura del fallecido actor para crear momentum y luego decepcionarlos con la estatuilla al veterano intérprete. (Efectivamente, la institución cambió el orden de los premios dejando el de mejor actor para lo último de la gala, como un aparente intento de utilizar la posible victoria de Chadwick como broche de oro emotivo y homenaje póstumo, pero de eso les hablo más abajo).

Sin embargo, cuando observamos con cuidado la trayectoria de La madre del blues y El padre podemos descubrir que, cuando se trata de las críticas contra la victoria de Hopkins, el criterio cinéfilo y la pasión por el cine brillan por su ausencia.

Chadwick Boseman en La madre del blues (David Lee/Netflix) - Instagram/anthonyhopkins
Chadwick Boseman en La madre del blues (David Lee/Netflix) - Instagram/anthonyhopkins

Ojo, no estoy diciendo que todos aquellos que hubieran preferido que Chadwick Boseman ganara el Óscar no tengan criterio. Por supuesto que no, si lo bonito de todo esto es poder comentar, compartir ideas y sugerencias entre cinéfilos. Después de todo, cada uno tiene sus favoritos, gustos, tendencias y preferencias, y sin dudas Chadwick también era merecedor de la estatuilla. Pero cuando se ataca el reconocimiento de otro actor, en este caso Anthony Hopkins, menospreciando su trabajo como está pasando en redes, entonces sí podría existir una gran diferencia entre opiniones cinéfilas en base a haber visto las dos películas y opiniones de fans que simplemente apoyan a Chadwick por Black Panther.

Y en este caso parece que es precisamente lo que está pasando. Los fans de póster de Marvel han llenado las redes de comentarios enfadados y críticos en contra de la elección de la Academia, con frases como que “Chadwick Boseman fue desairado […] ahora nunca ganará un Oscar y eso es horrible” o“¿Cómo es posible que un actor que interpreta a un viejo loco en cada película gane mejor actor sobre Chadwick Boseman?”. Y cuando algunos usuarios responden pidiendo que vean El padre antes de criticar, otros lo hacen preguntando “¿Has visto Black Panther?” dejando entrever precisamente la falta de diferenciación entre una cosa y otra. Otros comentan que Chadwick lo merecía más “por su carrera y muerte” mientras alguno se cuestiona qué película hizo Anthony Hopkins en el último año, como desmereciendo la labor de El padre.

Y todo esto responde a una misma realidad: muchos no la han visto. Pero no solo El padre, tampoco La madre del blues, haciendo que el apoyo póstumo y la decepción final parta de un movimiento mediático arropado en discursos emotivos, homenajes en redes y el gran, pero gran, fenómeno que fue Black Panther. Pero el criterio cinéfilo entre ambas películas, ambas interpretaciones, en este tipo de críticas es nulo. Y paso a explicarlo.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.
Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.
Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Para empezar, La madre del blues no fue un éxito de Netflix. El título jamás ha aparecido en los listados oficiales de la compañía destacando sus producciones más vistas a lo largo del año. La película aterrizó en la plataforma el 18 de diciembre y según la lista de las 10 películas más vistas en el último mes de 2020, publicada por Newsweek, La madre del bluesbrilla por su ausencia. Mucho Black Panther, mucho furor por Chadwick tras su muerte, pero la película no fue el fenómeno que se tradujo en el movimiento viral a favor del actor. Y tampoco está entre las 25 películas más vistas de Netflix en 2020 que, para ser Chadwick, su trabajo póstumo tras Black Panther, y el fenómeno viral que se montó en redes favoreciendo su candidatura a los Óscar, cualquiera hubiera pensado que sí, que la vio medio mundo para crear tanto barullo. Pues no. Ojo, que tampoco está entre lo más visto de lo que llevamos de 2021. Es decir, el furor de la temporada de premios con los emotivos discursos de su esposa y las expectativas de Óscar, tampoco dispararon sus visualizaciones como para convertirla en éxito (Newsweek). 

Pero hay más… si la gente critica que le hayan dado el premio a Anthony Hopkins en lugar de a Chadwick ¿es porque todos los que critican vieron El padre y opinan con fundamento? Tampoco. La taquilla de El padre en plena pandemia es de tristeza absoluta. En España su distribuidora ha conseguido la gran hazaña de mantenerla en cartelera desde su estreno el 23 de diciembre y en pandemia, mientras en EE.UU. aterrizó en las pocas salas abiertas el 26 de febrero. Según la web que recopila cifras de taquilla, The-numbers, la cinta apenas lleva $5.8 millones cosechados a nivel internacional. En EE.UU apenas suma $1.7 millones. ¿La habrán visto de manera ilegal, pirateada? Tampoco. El título no aparece en las listas de lo más descargado de forma ilegal.

Entonces ¿estamos ante una pataleta de fans de Marvel? Pues eso parece.

Es cierto que la actuación de Chadwick Boseman en La madre del blues fue una de las más apasionadas de los últimos años, sirviendo como triste pronóstico de un talento maravilloso que ya no podremos descubrir. Es más, en mi caso, era mi favorito en la categoría de mejor actor hasta que vi El padre. El actor se entregó en cuerpo y alma a aquel personaje que cargaba con el trauma del racismo a flor de piel, sabiendo quizás que podría tratarse de su último trabajo. Lo dio todo y los aplausos y reconocimientos son más que merecidos.

Chadwick murió en agosto de 2020 tras perder su batalla silenciosa contra el cáncer de colón -y digo silenciosa porque nadie fuera de su familia y allegados lo sabían, ni siquiera los ejecutivos de Marvel cuando estaba previsto que rodara Black Panther 2- y el estreno llegó de manera póstuma, elevando el interés por una película que, en otras circunstancias, hubiera pasado más desapercibida al tratarse de una adaptación teatral fiel, de esas que casi nunca atrapan a la audiencia palomitera. Podría compararla con Fences de Denzel Washington (quien curiosamente produjo La madre del blues y fue mentor de Chadwick en el rodaje): otra adaptacion de una obra teatral alabada por la crítica y nominada al Óscar que, en realidad, no vio casi nadie. Tengo la sospecha de que sin el impacto mediático de la muerte de Chadwick, La madre del blues probablemente hubiera tenido menos repercusión pública.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Es cierto que la temporada de premios se rindió ante su trabajo, otorgándole cada galardón habido y por haber mientras su esposa recibía cada uno entre lágrimas y con discursos cada vez más emotivos. Todo este impulso viral hizo que el fallecido actor fuera el favorito para ganar el premio, pero el favoritismo siempre estuvo unido al impacto mediático de su muerte repentina y al fenómeno de Black Panther que estará por siempre ligado a su nombre. 

Pero luego llegó Anthony Hopkins con El padre, regalando una actuación emblemática de un enfermo de Alzheimer, retratando con maestría la negación, el rechazo, la confusión y la debilidad que acarrea esta terrible enfermedad. Tanto para quien la sufre como para quien cuida de él (en este caso por una hija interpretada por una Olivia Colman que se deja llevar por el liderato de Hopkins como una bailarina que va en perfecta sintonía). Anthony Hopkins consigue transmitir todas las emociones, frustraciones y confusiones de su personaje a los 83 años a través de una interpretación tan física como emocional. Es una masterclass interpretativa en menos de dos horas de película y el Óscar también era más que merecido.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Como decía al principio, muchos critican el premio al veterano actor simplemente por una pataleta marvelita, pero hay otros que acusan con acierto la estrategia que siguió la Academia y que es la culpable de una parte de la decepción que se respira en redes sociales.

Y es que la institución decidió cambiar el orden de los premios, dejando los Óscars a mejor actriz y actor para lo último, después de nombrar la ganadora a mejor película. Una estrategia donde la Academia habría querido usar la victoria pronosticada de Chadwick Boseman como anzuelo para mantener a los televidentes pendientes hasta el final, y así cerrar con un broche de oro emotivo, otro discurso amoroso de la esposa del actor y homenaje póstumo. Pero la Academia se equivocó y le terminó saliendo el tiro por la culata.

Los votantes habían elegido a Anthony Hopkins, arruinando por completo el intento de cierre de la velada, con un Joaquin Phoenix que leyó el nombre y rápidamente aceptó el premio en su lugar porque el actor no había viajado a la ceremonia.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Evidentemente la decepción para muchos fue abismal. Ya no tanto por la derrota de Chadwick en sí misma sino porque el cambio de la Academia auguraba un homenaje final que dejaría las emociones a flor de piel ante el impacto que supuso la muerte del actor con tan solo 43 años. Pero ni hubo homenaje, ni tampoco estaba el ganador para cerrar la velada con un discurso final. Un verdadero desastre que ha colocado a la Academia en el ojo del huracán con críticas que la acusan de “utilizar” a Chadwick como “anzuelo” para crear un momento televisivo en beneficio propio. Y, por ende, embarrar en consecuencia la merecida victoria de Anthony Hopkins.

Hopkins agradeció el Óscar desde Gales la mañana siguiente, diciendo que no se lo esperaba (y me lo creo después de tanta campaña mediática a favor de su oponente) y terminó siendo él quien cerró el círculo homenajeando a Chadwick, sentenciando: “Nos fue arrebatado demasiado pronto”.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Más historias que te pueden interesar: