¿Es la hipocondría digital uno de los males que más nos atormentan?

Por Silvia Ruiz de la Prada
Photo credit: © Fotograma película 'Her'/IMDb

From Harper's BAZAAR

No nos vamos a engañar, desde que Internet llegó para quedarse ha cambiado nuestras vidas actuando como un arma de doble filo. Por un lado, ha creado un mundo mucho más interactivo y comunicativo, rompiendo barreras y fomentando nuestro autoaprendizaje; pero por otro lado, también nos ha convertido en personas más sedentarias, vagas y receptoras de una gran cantidad de sobreinformación a la que nuestro cerebro no está preparado. Seguro que ya no recuerdas cuántas veces has recurrido a San Google para consultar cierta duda o aclaración. En el ámbito de las enfermedades ocurre algo parecido.

Cada vez son más personas las que recurren a Internet para consultar cierta dolencia o síntoma que nos aqueja. Y de ahí surge un diagnostico no refutado, ni mucho menos contrastado. Los médicos han quedado relegados a un segundo plano para ser sustituidos por una máquina o una página web online. Hasta ahí puede no ser peligroso, el problema surge cuando nos creemos esa valoración médica y afecta de verdad a nuestro estado mental, modificando nuestro compartimiento y con ello nuestro día a día.

A pesar de que clínicamente no está considerado como un trastorno como tal, la cibercondría es aceptada por los diccionarios como el de la Fuendéu que la definen como "la preocupación obsesiva por la salud que lleva a consultar Internet continuamente para confirmar enfermedades que se cree o se teme padecer, por lo general graves, o en busca de síntomas, efectos o posibles tratamientos". ¿Alguna vez has consultado dolor de cabeza en la red y te lleva a la conclusión de que padeces algún tipo de tumor incurable? Este es el principio del fin.

Para conocer más en profundidad este concepto del S.XXI desde Harper's Bazaar nos hemos puesto en contacto con Santiago Cid, psicólogo especialista en ansiedad y Director en el Centro de Psicología Santiago Cid. ¡Sigue leyendo!

Definición de 'hipocondría digital' desde un punto de vista clínico

Más que un trastorno se trata de una conducta compulsiva que consiste en buscar información por Internet acerca de los síntomas que se están padeciendo. Se suele realizar como ritual de comprobación, con el objetivo inicial de producir alivio ante la idea de estar padeciendo una grave enfermedad y que acaba por producir mucha más ansiedad.

Síntomas de la cibercondría

-Preocupación y convicción de la persona de estar sufriendo una grave enfermedad a través de la interpretación subjetiva, ambigua y personal de síntomas somáticos o de síntomas de una enfermedad leve.

-Aparición de síntomas que no son reales.

-Autodiagnóstico.

-Vivir siempre con miedo y estrés.

-Constante comprobación tanto a nivel corporal como por Internet.

-Automedicación.

-Visitas innecesarias a médicos o incluso la ausencia de las mismas.

Efectos negativos de la hipocondría digital

La interferencia en nuestras vidas que produce y además el hecho de comprobar por Internet refuerza la idea de que padecemos algo grave. Pongamos un ejemplo: si buscamos dolor de estómago, que es un síntoma que todos hemos padecido en numerosas ocasiones, la quinta búsqueda que nos devuelve el algoritmo es síntomas de cáncer de estómago, y la persona hipocondríaca al ver esto puede aumentar su creencia de que este síntoma de una enfermedad grave sin tener ninguna prueba diagnóstica que lo confirme ni haber realizado ningún tipo exploración por parte de un especialista.

Es por ello que el estrés, la ansiedad y el miedo cada vez controlan más nuestras vidas hasta llegar a condicionarla por completo.

Una práctica cada vez más preocupante

Según los especialistas no existe un rango de edad o sexo predominante a la hora de hablar de pacientes que padecen esta conducta compulsiva. La hipocondría es un problema que ha existido siempre y que con la llegada de Mundo 3.0 ha despuntado.

La cibercondría sucede con bastante frecuencia y es importante tratarla lo antes posible para que no sea más complicado con el tiempo conseguir eliminarla. Además es un problema que se da por temporadas y eso hace pensar al paciente que está solucionado, pero no es así, porque cada vez los picos serán mas grandes y duraderos.

Tratar este problema es necesario

Lo primero que has de hacer si crees que tú o alguien de tu alrededor padece este tipo de trastorno compulsivo es acudir a un especialista para intentar trabajarlo y ponerle remedio cuanto antes. Existen tratamientos efectivos como la terapia cognitiva conductual que logran solucionar definitivamente este problema.

El dejar de consultar de forma recurrente Google para hacer una consulta médica o realizar un autodiagnóstico será lo primero que te recomendarán eliminar del día a día y por supuesto, la próxima vez que tengas alguna dolencia o malestar, tendrás que acudir a tu centro de salud, hospital o médico de confianza para ser tratado de la forma más correcta, adecuada y contrastada posible. Debes saber que la SALUD es mucho más compleja de lo que nos cuentan en las plataformas digitales.

No conviertas la hipocondría digital en uno de los males de este S.XXI y sobre todo no dejes que condicione tu vida, porque solo tenemos una.