Hilary Duff está en paz con su cuerpo, pero le ha llevado un tiempo llegar hasta aquí

·7 min de lectura

"Tengo una idea…", dice Banks, la hija de 3 años de Hilary Duff, mientras se toca la boca con el dedo. "¿Puedo tener un regalo?" La niña inclina su cabeza rubia hacia un lado mientras su madre la mira con diversión. "¿Comiste las verduras de la comida?" —pregunta Hilary. Banks dice que sí, aunque su madre sospecha lo contrario. Pero, ¿quién puede negarse con un poco de indulgencia ante tal ingenio?

Banks corretea fuera de la vista de Zoom, y Hilary, que se quedó sola en su dormitorio amplio y luminoso, sacude la cabeza cariñosamente. A los 34 años, es madre de tres hijos. Además de Banks, tiene un hijo, Luca de 10 años, de su matrimonio anterior con el jugador de hockey retirado Mike Comrie, y una hija, Mae, de uno. Cuando nació Mae, el bebé se hizo el protagonista de su casa, por lo que ahora la habitación de Hilary es su último santuario. Le preocupa que sus días en esta casa estén contados: su familia, que también incluye a su marido músico Matthew Koma , tres perros (incluido un san bernardo de casi 59 kilos) y siete gallinas, le ha superado. "No entramos aquí", dice ella. "Deberías ver mi garaje. Parece una ciudad llena de cochecitos, sillas para el coche y scooters por todas partes”.

Pero esta es la casa donde se recuperó de su divorcio de 2016, donde aprendió a criar a Luca como madre soltera, donde finalmente se casó con Koma en el jardín delantero y donde nacieron sus dos hijas. Es difícil dejar un lugar que alberga tanta alegría. Y la comida también forma parte de esa gran fuente de felicidad. "En esta casa comemos mantequilla, aceite de oliva, sodio y azúcar", dice Hilary, mientras le da un mordisco a un sándwich de pavo, rúcula y pepinillos. Un huevo relleno, que hizo esta mañana porque sus gallinas están poniendo, espera en su plato como si se tratase de la versión de un regalo.

Photo credit: DANIELLA MIDENGE
Photo credit: DANIELLA MIDENGE

El atractivo de Hilary como actriz siempre ha sido su firma familiar. Como estrella infantil en Lizzie McGuire, era la chica común por excelencia, tan cálida como vulnerable. Después de años de ser identificada con el personaje y múltiples ofertas para reiniciarla, accedió a volver a encarnar a Lizzie para una serie de Disney+. El proyecto fracasó cuando Hilary y la cadena discreparon sobre su visión de Lizzie adulta. "Tenía que tener 30 años haciendo cosas de 30 años", dice Hilary que buscaba e insistía por mostrar a una Lizzie más madura. "Ella no necesitaba estar fumando bong y teniendo aventuras de una noche todo el tiempo, pero tenía que ser auténtica. Creo que se asustaron".

Mantenerse firme en sus principios significó que el proyecto colgase un cartel de fracaso, lo que despejó su camino para Cómo conocí a vuestro padre. Podías ver cómo su personaje, Sophie, girando en una soltería realista, sería amiga de una Lizzie adulta. "Sería una tontería por mi parte no saber que tengo un punto dulce interpretando a esa chica identificable", dice ella. "Yo soy esa chica". Incluso cuando era una niña que intentaba mantenerse separada del personaje que la hizo famosa, logró mantener su optimismo. "Fue una elección consciente para no estar angustiada intentando cambiar la opinión de la gente sobre quién soy”, dice riendo. "¡Eso no significa que no quisiera intentarlo!"

Hilary se inscribió en HIMYF en su octavo mes de embarazo y tuvo cuatro meses y medio para prepararse para un guardarropa de faldas cortas de Sophie. Es algo complicado en Hollywood para una mujer separar la idea de tener salud con la apariencia física. "Debido a mi trayectoria profesional, no puedo evitar decir: Estoy frente a la cámara y las actrices están delgadas", dice. Luchó con la presión, luchando contra un trastorno de alimentación durante un año a la edad de 17 años. "Fue horrible", dice.

Entonces, su decisión de mostrar todo para esta portada fue extremadamente reflexiva y deliberada. "Estoy orgullosa de mi cuerpo. Estoy orgullosa de que me haya dado tres hijos. He llegado a un punto de estar en paz con los cambios que ha ido sufriendo mi cuerpo. Pero, también quiero que la gente sepa que un maquillador estaba allí poniendo brillo en todo mi cuerpo y alguien me puso en la posición más favorecedora".

Cuando se le pregunta cuándo llegó a ese lugar tranquila con su cuerpo, hace una pausa para pensar. "Tal vez después de tener a Banks", dice ella. "Ni siquiera sabía si iba a tener la oportunidad de tener otro hijo [después del divorcio]. Entonces, ser mamá otra vez... Fue toda una mezcla de cosas: establecerme y darme cuenta de que soy poderosa, talentosa e inteligente". Todos aspectos mentales. Recientemente, se hizo un nuevo tatuaje, un delicado grabado de la palabra Madre en su cuello, para complementar los tatuajes con motivos florales y golondrinas en sus brazos.

Photo credit: DANIELLA MIDENGE
Photo credit: DANIELLA MIDENGE

En los meses previos a la sesión de Women's Health , Hilary comenzó a trabajar con un nuevo entrenador, Dominic Leeder. Se unía a ella en su garaje para realizar sesiones de entrenamientos de una hora durante cuatro días a la semana. Se apegaron a rutinas que enfatizaban la fuerza y la estabilidad para concentrarse en la masa muscular magra.

Un entrenamiento, por ejemplo, podría centrarse en sentadillas con peso seguidas de superseries de sentadillas en una práctica pelota Bosu.

Otros días, hacía giros laterales seguidos de tablas con mancuernas con una sola pierna, o pulldows de tríceps con una bola de estabilidad. O hacía rápidos ejercicios de cardio de 30 segundos con lunges, en lugar de carreras. Leeder incorporó también estiramientos, balanceos y masaje con pistolas de masaje en su rutina (idóneas para relajar los músculos), sabiendo que, probablemente, esos cuidados se lo saltaría por su cuenta.

En sus días libres, Hilary aprovechaba para ir de excursión o jugaba al tenis. "Dormí mejor, me sentí mejor", dice, y agrega que desde entonces ha bajado la intensidad de sus entrenamientos, pero que todavía le encanta la estructura de entrenamiento que creó Leeder, creando un programa diferente para ella cada semana.

Photo credit: DANIELLA MIDENGE
Photo credit: DANIELLA MIDENGE

A medida que la luz de la tarde se suaviza, Hilary respira hondo; se prepara para seguir sus rutinas antes de acostarse. Ella dice que es uno de sus momentos más felices del día junto, por supuesto, a estar con sus hijos. Aunque, ese último es más agotador: "Cocinar, alimentar, bañar, leer libros, biberones, todas las cosas". Entonces es su turno de relajarse. Ha aprendido que el ejercicio por sí solo no puede ser el único cuidado personal; ella también necesita atender otros aspectos de su vida. Cuando los niños estén tristes, se pondrá un pijama ("nada elegante, quiero estar en harapos suaves, básicamente”) y apagará su lista de tareas pendientes. En una noche ideal, ella y Koma están en su gran cama blanca a las 7:30, comiendo sushi para llevar y viendo sus programas. Hará ganchillo, tal vez, lea un capítulo de un libro, actualmente las memorias The Argonauts.


Aunque el libro de autoayuda The Mastery of Self antes de dormirse también está presente. Esta es la rutina que verdaderamente la nutre.

 

También está trabajando en otro objetivo: comprometerse con el papel vital que juega la terapia en su vida. Recientemente le dijo a su hijo que si hablando con la familia o sus amigos no se sentía cómodo hablar con un terapeuta era una buena opción. "Él estaba como, '¡No necesito un psicólogo!' Dije: 'No, no, no, no dije que lo necesitas'. Pero amo a mi terapeuta, y siempre me siento mejor cuando voy a verle porque puedo decir lo que quiera y no sentirme juzgada.' Todo el mundo necesita eso".

Se ha desafiado a sí misma a no faltar a una cita de terapia hasta junio ("y ya he fallado en la misión"), cuando HIMYF comenzó a rodarse de nuevo. “Nos rompemos el trasero para poner nuestros cuerpos en forma y lucir lo mejor que podamos. Nos hacemos tratamientos faciales y nos arreglamos el cabello y nos ponemos mechas y levantamos cejas y pestañas y toda esta mierda. Pero quiero trabajar en el interior. Esa es la parte más importante del sistema”. ¿Cómo es eso de una verdad desnuda y sin maquillar?

Photo credit: DANIELLA MIDENGE
Photo credit: DANIELLA MIDENGE

 

Fotografía de Daniella Midenge. Directora de moda: Kristen Saladino. Peluquería y estilismo: Nikki Lee using Great Lengths. Maquillaje: Kelsey Deenihan.

Este artículo apareció originalmente en la edición de mayo/junio de 2022 de Women's Health US.

También te puede interesar...

VÍDEO: Channing Tatum tiene un doble tan idéntico como para quedarse a cuadros

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente