Los hijos de la reina Isabel comienzan la vigilia en Westminster Hall

·2 min de lectura
Carlos III en la vigilia de la reina Isabel II credit:Bang Showbiz
Carlos III en la vigilia de la reina Isabel II credit:Bang Showbiz

El rey Carlos y sus hermanos Ana, Andrés y Eduardo han montado una conmovedora vigilia final por la reina Isabel, antes de que la difunta monarca sea enterrada el lunes 19 de septiembre.

Los cuatro hijos de la reina custodiaron el féretro de su madre durante más de 10 minutos en Westminster Hall. Cada uno de los hermanos se colocó en un lado del ataúd, con Carlos, vestido con un uniforme de Almirante de la Marina, a la cabeza.

Era la segunda y última vigilia por la querida monarca. Sin embargo, a diferencia de la vigilia anterior, en la que Carlos se puso una falda escocesa y Andrés un traje de mañana, los cuatro hermanos se vistieron esta noche con los colores militares.

El Duque de York, que fue despojado de sus patrocinios en las fuerzas armadas a principios de este año en medio de una demanda por abuso sexual en Estados Unidos, acusaciones que él negó, tenía prohibido previamente usar los colores militares en los eventos públicos.

No obstante, el exiliado de la realeza, de 62 años, recibió hoy una dispensa especial para vestir el uniforme en la vigilia, como "última señal de respeto" a su madre. Llevó el uniforme militar completo de vicealmirante de la Armada, un título que se ganó por sus años de servicio en la Armada, incluida la Guerra de las Malvinas.

Este sábado, los ocho nietos de la reina realizarán una vigilia similar en Westminster Hall. El príncipe Harry, a quien también se le ha prohibido llevar el uniforme militar como parte de su acuerdo "Megxit" después de retirarse de los deberes reales de primera línea en 2020, también recibirá una dispensa especial para llevar sus colores del ejército en el evento.

El duque de Sussex se unirá a su hermano, el príncipe William, junto con Zara Tindal, Peter Philips, las princesas Beatriz y Eugenia, Lady Louise Windsor y James Vizconde Severn en el evento del sábado por la noche.

Los organizadores han advertido que el tiempo de espera para ver a la reina en su estado en Westminster Hall ha llegado a ser de 24 horas.