Carlota, hija de los príncipes de Gales, llora en el funeral por su bisabuela

·2 min de lectura
Photo credit: WPA Pool - Getty Images
Photo credit: WPA Pool - Getty Images

Tras la muerte de Isabel II el pasado 8 de septiembre, llegó el día de su funeral y su entierro. Después de días de actos oficiales de toda la familia por el Reino Unido y de largas colas de gente en el centro de Londres para poder dar el el último adiós a la monarca, finalmente en la mañana del 19 de septiembre se pudo despedir doña Isabel, y contó con dos invitados de excepción: sus bisnietos mayores, Jorge y Carlota. Ambos, de riguroso negro, mostraron sus respetos al féretro de su bisabuela. NO estuvo, sin embargo, el pequeño Luis, de sólo 4 años.

Los dos niños llegaron acompañados de su madre, Kate Middleton, en coche a la abadía de Westminster, a donde fue trasladado el féretro en la mañana del lunes después de tres días en el hall del palacio, donde decenas de miles de personas pudieron pasar a despedirse. En el mismo coche iba también Camila Parker-Bowles. Los cuatro fueron los últimos en llegar a la abadía y se unieron a la comitiva que seguía al ataúd, donde se encontraban el rey Carlos III; sus hermanos la princesa Ana, el príncipe Eduardo y el príncipe Andrés; el príncipe Guillermo y el príncipe Harry -que no lució su traje militar tras las últimas polémicas-, momento tras el cual pudo comenzar la procesión hacia el interior del edificio.

Photo credit: Getty Images
Photo credit: Getty Images
Photo credit: Getty Images
Photo credit: Getty Images
Photo credit: BBC
Photo credit: BBC
Photo credit: BBC
Photo credit: BBC

Lo más llamativo, sin duda, ha sido la ropa elegida para los pequeños, como si de adultos se tratasen: a pesar de sus cortas edades, Jorge (9) lució un traje negro con camisa blanca y corbata oscura, mientras que su hermana Carlota (7) también se adhirió al protocolo con un vestidito negro y abrigo a juego por la rodilla de la firma española Ancar, a lo que añadieron medias tupidas negras y un tocado con forma de sombrero. Como toque, ha lucido su primera joya, guiño a su bisabuela: un broche con forma de herradura, pues una de las pasiones de Isabel II fue la equitación.

Un look, sin duda, muy parecido al de su madre: Kate lució un abrigo negro de la firma inglesa Alexander McQueen (que también tiene en blanco), un tocado similar con gran lazada, mientras que Camila optó por uno con detalles florales. Ambos tocados, además, incluían redecilla sobre la cara, en señal de respeto en el funeral.

Photo credit: Getty Images
Photo credit: Getty Images