Hijos y nietos de Isabel II agradecen entre lágrimas el apoyo recibido

·2 min de lectura
Photo credit: Gtres
Photo credit: Gtres

El féretro de la Reina Isabel II continúa en Balmoral. Después de que falleciera el pasado 8 de septiembre, el cuerpo de la monarca aún descansa en su residencia de Escocia, la cual consideraba su refugio y su casa más privada, puesto que no será hasta mañana que no será trasladada a Londres. Y allí aún permanece el grueso de sus familiares. Mientras que el Rey Carlos III continúa con sus obligaciones firmando su proclamación arropado por la Reina consorte Camila y el Príncipe de Gales, Guillermo, algunos de los familiares permanecen velando el cuerpo de la fallecida reina. Allí permanecen la Princesa Ana, los duques de York o el Príncipe Andrés, acompañados por un gran número de curiosos que han acudido hasta allí para dar muestras de cariño con ofrendas de flores y mensajes sobre lo que ha supuesto el reinado de la monarca.

Photo credit: Gtres
Photo credit: Gtres

La princesa Ana y su hija Zara Phillips con su marido, el príncipe Andrés y sus hijas, Eugenia y Beatriz de York, y los condes de Wessex junto a su hija mayor, Lady Louise son los miembros que se encuentran aún en Escocia. Después de 24 horas en el castillo sin que se les viera, han querido salir a las puertas de la residencia para agradecer, entre lágrimas y de riguroso luto, las muestras espontáneas de cariño a las puertas de la residencia.

Photo credit: Gtres
Photo credit: Gtres

Visiblemente afectados, los miembros de la Familia Real Británica se han acercado a las vallas tras las que se agolpaban miles de personas a recibir el ánimo y los regalos de quienes se han acercado hasta el castillo, interesándose por el camino hasta allí de cada una de las personas con las que hablaban. Asimismo se han detenido en ver las ofrendas florales alrededor de los muros del castillo y leer algunos de los mensajes.

Photo credit: Tim Rooke/Shutterstock
Photo credit: Tim Rooke/Shutterstock

Tras un breve encuentro, la Familia ha regresado al interior de la residencia donde también se ha celebrado un servicio religioso en honor a la reina Isabel II.