Los hijos de Blanca Fernández Ochoa esperan angustiados alguna pista sobre su madre

La familia Fernández Ochoa está viviendo con una mezcla de angustia y esperanza estos momentos de incertidumbre, pero para Olivia, de 20 años y David, de 19, los hijos de Blanca Fernández Ochoa, está siendo especialmente duro y tratan de mantener la calma mientras continúan las tortuosas labores de búsqueda de su madre, desaparecida desde el pasado 23 de agosto. En las primeras imágenes de los jóvenes desde que saliese a la luz la noticia, podemos verlos derrumbados, pero también serenos y dándose apoyo uno a otro en estos momentos en los que es tan importante mantener la esperanza y la tranquilidad. 

Sigue aquí las últimas noticias sobre la búsqueda de Blanca Fernández Ochoa

VER GALERÍA

Los hijos de Blanca Fernández Ochoa, abatidos durante las labores de búsqueda de su madre

VER GALERÍA

Los hijos de Blanca Fernández Ochoa, abatidos durante las labores de búsqueda de su madre

Ambos están literalmente pegados a su teléfono movil, expectantes ante cualquier nueva pista o noticia que surja en torno al paradero de la esquiadora. Los dos descansan sobre un muro de piedra mientras David, con sudadera roja, pasa el brazo por el hombro a su hermana tratando de reconfortarle. En otra fotografía les podemos ver hablando con el semblante muy preocupado, pero intentando mantenerse fuertes. Fue Olivia la que la semana pasada denunció la desaparición de su madre al observar que no regresaba a casa después de haberse ido a hacer senderismo sin movil. 

VER GALERÍA

Los hijos de Blanca Fernández Ochoa, abatidos durante las labores de búsqueda de su madre

Desde que la Policía encontrase el conche de Blanca Fernández Ochoa el pasado domingo en Cercedilla, los agentes han puesto en marcha un amplio operativo de búsqueda compuesto por más de 300 personas, entre policía, guardia civil, bomberos y voluntarios. Además, un subinspector del Servicio de Medios Aéreos de la Policía Nacional ha explicado a la prensa que desde ayer tienen preparados "multitud" de drones que cuentan con cámara de alta resolución y zoom de alta calidad "que permite ampliar mucho la imagen", y acceder así a zonas que de otra manera sería imposible inspeccionar. Aunque la Policía no descarta ninguna hipótesis, la familia se aferra desde el primer momento a la posibilidad de que la exesquiadora haya sufrido un accidente. No obstante, confían en su experiencia en la montaña y en su fortaleza física para mantenerse en buen estado hasta que la encuentren. 

Olivia y David han heredado la pasión de su madre y toda la familia por el deporte, solo que en lugar de la nieve han optado por el rugby, deporte en el que su madre estaba muy implicada contagiada por la afición de sus hijos. Su hija mayor, además, es internacional en la selección española, para orgullo de Blanca, que hace unos meses posaba con los dos tras una competición y los describía así: "Mis medallas".