Las hijas de Sandra Bullock y Channing Tatum 'se adoran' tras superar su enemistad de la guardería

Channing Tatum credit:Bang Showbiz
Channing Tatum credit:Bang Showbiz

Everly, de nueve años, y Laila, de once, son las hijas de Channing Tatum y Sandra Bullock, respectivamente. Hasta ahora, pocos sabían del vínculo personal que existe entre los dos intérpretes a través de la relación que mantienen las niñas, pero el intérprete ha aprovechado su última entrevista para revelar que ambas disfrutan de una estrecha amistad y, además, que hace unos años no se soportaban a raíz de una serie de disputas que ocurrieron durante su etapa en la guardería.

"Nuestras hijas tuvieron algunos enfrentamientos porque ambas son chicas de fuerte carácter. Sí, fue algo muy divertido. Fue un año muy divertido en general", ha ironizado el artista de 42 años en conversación con Vanity Fair, antes de presumir abiertamente de la manera en que Laila y Everly acabaron solventando sus diferencias con el paso del tiempo. "Ahora se adoran, literalmente no se cansan la una de la otra. Quieren estar juntas todo el rato", ha sentenciado.

Lo cierto es que, el año pasado, el protagonista de 'Magic Mike', que comparte la custodia de Everly con su exmujer Jenna Dewan, y la oscarizada intérprete, quien adoptó a Laila y a su otro retoño, Louis, como madre soltera, hablaron largo y tendido sobre la confrontación de sus hijas durante la promoción de su película 'La ciudad perdida'. De hecho, ambos explicaron que su primer encuentro cara a cara tuvo lugar en el despacho del director del centro escolar, una reunión que en la que acabaron diseñando una estrategia común para tender puentes entre las niñas.

"Nos conocimos a través del drama, en el despacho del director de la escuela. Nos llamaron porque Everly y Laila rivalizaban y querían imponerse la una a la otra. Los dos rezábamos para que la culpa fuera de la hija del otro. Y creo que por eso acabamos haciendo esta película, para poder disfrutar de un espacio libre de Covid en el que las niñas pudieran jugar. Lo único que queríamos era que se lo pasaran en grande juntas", desvelaba Sandra.