'La hija del embajador': Menekse comete un error

·1 min de lectura

Menekse da un paso en su venganza hacia Nare ayudada de su suegra y parte de su familia. Sin ningún escrúpulo le hace llegar a Sancar unas fotos de su amada en lo que parece una actitud comprometida con Gediz, su gran amigo. El hombre, que ya aprendió que no debe desconfiar de su gran amor, sorprende a todo el mundo asegurando no cree que esas instantáneas muestren la realidad y todo se trata de un vil chantaje. Después, se dirige a la propia Nare y le reafirme que cree ciegamente en ella: “Nunca más pondré en duda tu lealtad hacia mí. Sé que antaño cometí errores, pero no volveré a hacer lo mismo”.

A continuación, Efeoglu echa en cara a su esposa que haya tenido la desfachatez de intentar tenderles una trampa tan ruin. Menekse se retira a su habitación humillada y Halise, cuando están solas, también la riñe: “Pensaba que eras más inteligente y no cometerías una estupidez semejante, dios mío”. La mujer no se queda callada ante los ataques de su suegra y le recuerda que ella también participó en el ardid, aunque nadie lo sabe. Halise no duda en responde amenazándola: “Si te atreves a decir algo malo de mí, te retiraré mi apoyo para siempre”.

Halise trata de acercarse a Nare y le pide perdón

Al caer la noche, se celebra la fiesta de compromiso de Kavruk con una de las muchachas de la ciudad. Nare se presenta en el lugar para demostrar que no tiene miedo a la familia Efeoglu, ni a ningún otro enemigo, incluso toma asiento en la misma mesa en la que están Sancar, Elvan y Gediz. Halise es consciente de que si quiere vencer a la muchacha, debe hacerlo con sutileza y acercándose a ella. Por eso, públicamente, le pide perdón por el mal que le hizo, aunque no lo siente: “Espero que podemos empezar de nuevo”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente