'Hermanos', resumen del último capítulo (20) de esta semana en Antena 3: El ladrón estaba en casa

hermanos
'Hermanos': resumen del capítulo 20, en Antena 3Productora

La semana pasada, en los capítulos de Hermanos, que coincidieron con el arranque de la segunda temporada, Kadir salió de la cárcel y, junto a su hermanos, recibió un regalo que podría cambiarles la vida para siempre. En el episodio 20 de esta semana en Hermanos, Cemilé se levantó en el gallinero, donde había pasado la noche tras marcharse del orfanato. Con la esperanza de encontrar a su hermana mayor, emprendió su búsqueda. Gracias a una conocida, la muchacha encontró el lugar en el que trabaja Yeliz. Su sorpresa fue mayúscula cuando descubrió que era cantante en un bar de mala muerte. «Le debo mucho dinero a mi jefe y no me dejará salir de aquí hasta que le pague», le explicó Yeliz.

Por otro lado, Ömer descubrió que Suzan y Harika estaban viviendo en una casa cercana a su hogar. La mujer le explicó a su hijo que se habían quedado en la ruina y casi no tenían dinero para comprar comida: «Estamos en una situación muy complicada».

El adolescente decidió entonces coger parte del dinero de Kadir y llevarles bolsas con comida. Además, también, decidió pagar la matrícula del colegio de Harika para que esta no tuviera que dejar los estudios. Eso si, le pidió al director que no le contase a nadie que fue él quien asumió el coste. Por su parte, Harika creyó que fue Tolga quien pagó la deuda que tenía con la escuela.

Orhan trató de detener a la ladrona de Cemilé

Cerca de allí, Asiye estaba muy enfadada con Doruk por su acercamiento, sin sentido, con Tolga. La joven ignora que su novio está siendo chantajeado por el adolescente, que amenaza con contar que sabía todo acerca de lo que, realmente, le ocurrió a Erhan. Asiye, decepcionada, terminó rompiendo con Doruk, aunque debieron seguir viéndose para grabar juntos la canción con la que ganaron el concurso de música intercolegial.

Pasaron los días y todo parecía felicidad en casa de los hermanos Eren. El sueño de abrir su propio restaurante estaba más cerca que nunca, pero alguien amenazó con hacer añicos sus esperanzas. Se trataba, nada más y nada menos, que de Cemilé.

La joven estaba dispuesta a todo para marcharse lejos de la ciudad con su hermana y, para eso, debía ayudar a esta a pagar la deuda que había contraído con su explotador jefe.

En un acto de total desesperación, Cemilé entró en la casa de Sengül, donde Kadir guardó la mochila con el dinero de Salih. La chica cogió el maletín y se dispuso a irse, pero Orhan la descubrió. El hombre trató de detenerla, pero terminó cayendo de su silla de ruedas y la joven aprovechó para huir. Fue entonces cuando Orhan llamó a gritos a Kadir y le contó lo ocurrido. Este salió corriendo detrás de Cemilé.