'Hermanos': Malos amigos

·2 min de lectura

Desde que supo que Ömer es hijo de la señora Suzan en Hermanos, Sengül le trató con mucho más cariño y cuidado, pues creía que era su billete para salir de la pobreza que les rodea. Mientras tanto, Asiye afianzó su relación con Doruk. Este último tuvo que soportar las humillaciones de su amigo Berk, quien no estaba de acuerdo con el noviazgo.

Al día siguiente, la señora Suzan contrató a Kadir y a Ömer para que pintasen su casa, sin saber que este último es, en realidad, su hijo. “Espero que el dinero que le di a vuestra tía para vosotros os haya servido para tener ciertas comodidades”, comentó la mujer a los hermanos. Estos, que no habían visto ni una sola lira, entendieron que Sengül se quedó con todo el dinero, mientras ellos adecentaban el gallinero para residir dentro de él.

Cuando cayó la noche, toda la familia se reunió para ver algunos vídeos antiguos de Veli y de Hatice. “Te dije que tendrías imágenes de nuestros padres para que nunca olvides sus rostros”, comentó con cariño Kadir a Emel, quien pensaba que al haber perdido las fotos de sus progenitores, nunca más podría mirarles a los ojos de nuevo.

Orhan quiso resarcirse con sus sobrinos

Ömer, que no pudo morderse la lengua, aprovechó la ocasión para desvelar ante todos que Sengül les robó el dinero que Suzan les envió tras la muerte de sus progenitores. Aybike y Oğulcan miraron con reproche a su madre, mientras que Orhan no tenía más remedio que confesar que él si estaba al tanto de lo que hizo su esposa: "Con ese dinero pagamos la matrícula del colegio de vuestros primos, lo siento”.

A la mañana siguiente, Orhan, arrepentido por haber solapado a su esposa, decidió vender algunas cosas de la casa para darles a sus sobrinos el dinero que les robaron. Cuando Songül se enteró, enfureció y planeó vengarse contándole a Suzan que Ömer es su hijo. “Sé que no querías que nadie lo supiera, pues ahora os vais a enterar”, le dijo a su esposo.

Mientras tanto, Berk le mostró a Asiye una grabación en la que Doruk comentaba que haría lo necesario para sacarla del mundo humilde en el que vivía. La chica, creyendo que su novio se avergonzaba de su origen, se decepcionó mucho de él y sopesó terminar su relación