'Hermanos', avance del capítulo 30 de hoy martes en Antena 3: Los hermanos Eren, en apuros

hermanos
'Hermanos': avance del capítulo 30 en Antena 3Productora

La semana pasada, en los capítulos de Hermanos, el joven falleció tras chocar con el coche que conducía su novia Melisa, mientras que Akif trató de borrar las huellas y evitar que la implicaran en el accidente. En el episodio 30 de hoy martes en Hermanos, ya han pasado siete días desde la muerte de Kadir y los hermanos Eren tratan de seguir adelante sin él. Emel es la más perjudicada, pues perder a tantos seres queridos en tan poco tiempo ha originado en ella un miedo irracional hacia la muerte. Teme que Asiye y Ömer, también fallezcan y no se separa de ellos. «No quiero que me dejéis sola», dice la pequeña.

Por otro lado, Ömer continúa obsesionado con descubrir quien fue la persona que chocó contra Kadir y provoco su muerte. Desesperado, cuelga imágenes del lugar del accidente en busca de algún testigo que viera lo que pasó. Su idea da resultado y un desconocido se pone en contacto con él para entregarle un vídeo del terrible suceso. En las imágenes se ve a Akif y a una desesperada Melisa.

No obstante, la grabación no llega a manos de Ömer, pues Akif se entera de la existencia del testigo gracias a Kaan y le chantajea para que le entregue el vídeo. Después, el desconocido se pone en contacto con Ömer y dice haberse equivocado: «Yo presencié otro accidente, no el de tu hermano. Lo siento».

Y como las desgracias nunca vienen solas, Ömer debe hacer frente a un nuevo problema. Tras una discusión con su jefe, el joven se queda sin trabajo. Luego de darle la mala noticia a Asiye, la chica se pone a buscar empleo como asistente en diferentes casas. «Ya nos queda poco dinero del último sueldo de Kadir. A este paso no podremos ni comer, ni calentarnos», se queja la chica ante Doruk. Este, para ayudar a su amada, se presenta en su hogar con varios montones de leña para la estufa.

Orhan es destituido de su puesto de trabajo por culpa del padre de Berk

Por otro lado, la situación de Melisa tiene difícil solución. Saber que por su culpa Kadir ha muerto le ha provocado tal crisis nerviosa que sus padres han decidido internarla en una clínica en Ginebra. Según Nebahat la chica se muestra como ida y no reacciona ante ningún estímulo: «Ni siquiera habla conmigo. Está como ausente todo el rato». Ni Nebahat ni Akif le han contado a Doruk la verdadera razón por la que su hermana está así.

Cerca de allí, Cemilé ha tomado la decisión de mudarse a un piso compartido. Cuando Tolga se entera, se presenta en el nuevo hogar de la joven con una televisión en los brazos. «Dicen que no es bueno llegar a un sitio con las manos vacías», dice el chico, que está haciendo todo lo posible por ganarse el cariño de la muchacha.

Lo mismo ocurre con Ogulcan, quien no desiste en su empeño de conquistar a Harika y la sigue en todas sus locuras, como robar en una carísima tienda. Cuando ambos son pillados por el personal de seguridad, Orhan debe pagar el pañuelo que trataban de llevarse, ahondando aún más en la crisis económica que sufre la familia: «Tendremos que ahorrar». Por si esto fuera poco, el hombre es relegado de sus funciones como gerente el colegio y pasa a ser de nuevo el bedel de la institución, porque el padre de Berk quiere enchufar a un amigo suyo en la gerencia.