La herencia envenenada de la duquesa de Medinaceli enfrenta a la aristocracia española

Hasta en las mejores familias hay desencuentros. Lo hemos visto en el clan de los Pantoja, en el de los Dúrcal y también en el de los Mohedano, pero quizá sorprende ver cómo algunas familias de alta aristocracia están en una batalla judicial por la herencia de uno de sus miembros. Eso sí, en el caso de la herencia de la duquesa de Medinaceli, los que han comenzado esa lucha en los tribunales lo hacen de manera discreta, sin exclusivas de por medio y sin escándalos televisados como sucedió, sin ir más lejos, con La herencia envenenada entre Kiko Rivera y su madre Isabel Pantoja.

MADRID, SPAIN - NOVEMBER 26:  Naty Abascal and her sons Rafael Medina (L) and Luis Medina (R) attend the presentation of the style book '100% Naty' at Villamagna Hotel on November 26, 2013 in Madrid, Spain.  (Photo by Europa Press/Europa Press via Getty Images)
MADRID, SPAIN - NOVEMBER 26: Naty Abascal and her sons Rafael Medina (L) and Luis Medina (R) attend the presentation of the style book '100% Naty' at Villamagna Hotel on November 26, 2013 in Madrid, Spain. (Photo by Europa Press/Europa Press via Getty Images)

La historia de la pugna judicial por la (gran) herencia de Victoria Eugenia Fernández de Córdoba, que falleció en agosto de 2013, comenzaba poco después de la muerte de la conocida cariñosamente como Mimi Medinaceli y está a punto de llegar a su fin, ya que este lunes ha comenzado el juicio en Sevilla y unos meses podría conocerse la resolución. Su fallecimiento a los 96 años dejaba muchas incógnitas sobre qué pasaría con sus bienes (un patrimonio arquitectónico y artístico incalculable) y sobre todo con sus más de 40 títulos nobiliarios, casi tantos como tenía la duquesa de Alba, doña Cayetana. La duques de Medinaceli estuvo casada con Rafael de Medina y Vilallonga, el que fuera alcalde de Sevilla a mediados de los años 40, y tuvieron cuatro hijos: Ana, Luis, Rafael e Ignacio, el menor de los vástagos.

Lamentablemente, los tres hijos mayores de la duquesa fallecieron antes de que ella muriera hace ocho años. Ana, marquesa de Navahermosa, murió un año antes que su madre debido a un cáncer; su hermano Luis, duque de Santisteban del Puerto, había muerto doce meses antes, y Rafael, duque de Feria, muy conocido por sus problemas personales y judiciales y por haber sido el marido de Naty Abascal, falleció en el año 2001. Solo sobrevivió a su madre el menor de los hermanos, Ignacio Medina Fernández de Córdoba, del que siempre se dijo que era el ojito derecho de la duquesa. Cuando en 1979 la duquesa creó la Fundación Medinaceli puso a Ignacio, duque de Segorbe, al frente de la presidencia. Esta fundación tiene como objetivo preservar el patrimonio familiar de la que es considerada la casa ducal más importante de España y que cuenta con palacios como la Casa de Pilatos de Sevilla (donde falleció la duquesa), el Pazo de Oca en Pontevedra o el Hospital de Tavera, en Toledo, así como innumerables obras de arte e iglesias.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un contenido no disponible por tus preferencias de privacidad

Batalla por los títulos y por la 'legítima'

Los problemas comenzaron tras la muerte de Mimi Medinaceli, momento en el que el duque de Segorbe decidió que todo su patrimonio familiar se gestionase a través de la fundación que él preside para mantener la unidad del legado. Además, en ese momento, Ignacio trató de reclamar para sí todos los títulos que ostentaba la duquesa asegurando que su madre le entregó en vida una treintena, todos los que no tienen Grandeza de España. Sus sobrinos y sobrinos nietos (nietos y bisnietos de la duquesa) fueron los encargados de poner en manos de sus abogados la situación y pese a que parece que trataron de llegar a un acuerdo amistoso, no pudo ser y la herencia se dirimirá en los tribunales. La primera en ganar una de las batallas fue Victoria Hohenlohe-Langenburg, hija de Marco Hohenlohe-Langeburg y Medina (que fue vicepresidente de la Fundación), XIX duque de Medinaceli y fallecido en 2016. Gracias a una ley del año 2006, Victoria -que tiene tan solo 24 años- se convirtió en la legítima duquesa de Medinaceli y ostenta el resto de títulos nobiliarios por ser nieta de la primogénita de su madre, su hermana Ana.

“Nosotros lo que pedimos es hacer cumplir la soberana voluntad de nuestra abuela y bisabuela recogida en su testamento del año 2003, ratificado en el año 2012 y posteriormente plasmada en el cuaderno particional del año 2018, aceptado por el duque de Segorbe, y donde se establece clara y contundentemente el importe al que ascienden nuestras cuotas de legítima, cuotas estas que la ley establece como un derecho absoluto de los descendientes", han expresado los nietos y bisnietos de la duquesa antes del juicio. Además, en enero de este año, ABC publicaba que el duque de Segorbe había sacado del patronato de la Fundación Medinaceli a sus cinco sobrinos.

MADRID, SPAIN - NOVEMBER 17:  (SPANISH WEEKLY ENTERTAINMENT MAGAZINES OUT)   Laura Vecino and Rafael Medina attend Marie Claire Prix de la Moda awards 2011 at the French Embassy on November 17, 2011 in Madrid, Spain.  (Photo by Europa Press/Europa Press via Getty Images)
MADRID, SPAIN - NOVEMBER 17: (SPANISH WEEKLY ENTERTAINMENT MAGAZINES OUT) Laura Vecino and Rafael Medina attend Marie Claire Prix de la Moda awards 2011 at the French Embassy on November 17, 2011 in Madrid, Spain. (Photo by Europa Press/Europa Press via Getty Images)

Rafael y Luis, los nietos más mediáticos

Los herederos de la duquesa siguen reclamando no solo algunos títulos sino también parte de la herencia, la llamada ‘la legítima’. Sin duda, los más conocidos en toda esta trama judicial son Rafael y Luis Medina. Los atractivos hijos del fallecido duque de Feria (hijo de la duquesa de Medinaceli, por lo tanto los hermanos son sus nietos) y de la socialité Naty Abascal siempre han llevado una vida discreta lejos de los focos y les hemos visto en pocas ocasiones en fiestas o eventos sociales. Rafael, el mayor de los hermanos y actual duque de Feria, ha vivido varios años en Barcelona donde trabajaba para Massimo Dutti. Después de pasar su adolescencia en Estados Unidos, donde le envió su madre junto a su hermano para alejarlos del revuelo mediático por la entrada en prisión de su padre, Rafael se formó en ADE en la Universidad de Washington y trabajó durante unos años en el sector de la banca privada. A su regreso a España creó Scalpers, firma de ropa masculina (ahora también tiene línea de mujer) que abandonó dos años después para marcharse a la Ciudad Condal.

En enero de 2021, el propio Rafael anunciaba que dejaba Massimo Dutti para emprender una nueva aventura de la mano de Dimas Gimeno, ex presidente de El Corte Inglés. Rafael Medina siempre ha guardado las formas con sus noviazgos y solo le hemos conocido una novia, Laura Vecino, con la que se casó en 2010 en el Palacio de Tavera de Toledo, en la que fue sin duda una de las grandes bodas del año y que reunió a lo más granado de la aristocracia patria y del mundo de la moda. Juntos ahora viven en Madrid con sus hijos mellizos de ocho años.

MILAN, ITALY - FEBRUARY 20:  Luis Medina and Nati Abascal attend the Gucci fashion show as part of Milan Fashion Week Womenswear Fall/Winter 2013/14 on February 20, 2013 in Milan, Italy.  (Photo by Venturelli/Getty Images for Gucci)
MILAN, ITALY - FEBRUARY 20: Luis Medina and Nati Abascal attend the Gucci fashion show as part of Milan Fashion Week Womenswear Fall/Winter 2013/14 on February 20, 2013 in Milan, Italy. (Photo by Venturelli/Getty Images for Gucci)

Su hermano Luis lleva años sin aparecer en los medios de comunicación y hasta tiene sus redes sociales blindadas a las miradas de curiosos. Igual que Rafael, estudió en Estados Unidos y ha seguido los pasos de su madre en el mundo de la moda. Considerado junto a su hermano como uno de los hombres más elegantes de nuestro país, fue embajador de la firma italiana Dolce & Gabbana y hasta tuvo un showroom de marcas de lujo en la capital. La pasada primavera, su hermano mayor le cedió el título de marqués de Villalba.

La revista Point de vue definió a Luis como el soltero más atractivo del mundo y es que a sus 40 años sigue sin 'sentar la cabeza' en lo que se refiere al amor. Salió un tiempo con Tamara Falcó y también lo hizo con Alejandra de Rojas, hija de la condesa de Montarco, aunque su relación más mediática fue la que mantuvo con Amanda Hearst, con la que incluso se llegó a hablar de una futura boda.

SEVILLE, SPAIN - NOVEMBER 25: Rafael Medina attends Casilda Medina (R) and Ignacio de Loyola Crespi de Valldaura's wedding at San Esteban church on November 25, 2017 in Seville, Spain.  (Photo by Europa Press/Europa Press via Getty Images)
SEVILLE, SPAIN - NOVEMBER 25: Rafael Medina attends Casilda Medina (R) and Ignacio de Loyola Crespi de Valldaura's wedding at San Esteban church on November 25, 2017 in Seville, Spain. (Photo by Europa Press/Europa Press via Getty Images)

Los nietos desconocidos

Quizá es una de las grandes desconocidas de la aristocracia española. Victoria Hohenlohe-Langenburg, actual duquesa de Medinaceli y jefa por tanto de la Casa de Medinaceli, es bisnieta de Mimi Medinaceli. Victoria es hija del fallecido Marco de Hohenlohe-Langenburg, el único hijo de Maximiliano de Hohenlohe-Langenburg y de Ana de Medina y Fernández de Córdoba, hija a su vez de Mimi. La joven tiene un hermano menor, Alexander (marques de Navahermosa), y pasó buena parte de su infancia en Alemania cuando sus padres se separaron, ya que su madre, Sandra Schmidt-Polex, es de esa nacionalidad. Pese a tener tan solo 24 años, Victoria es la mujer con más títulos nobiliarios de España.

Además de los hijos de Naty Abascal y de la actual duquesa de Medinaceli, otras dos nietas de Mimi Medinaceli están dentro de la reclamación judicial de lo que consideran que les corresponde por ley. Se trata de Victoria y Casilda de Medina, hijas de Luis de Medina y Fernández de Córdoba y de Mercedes Conradi Ramírez. La mayor, Victoria, tiene 35 años, es duquesa de Santisteban del Puerto y está casada con Miguel Coca y Barrionuevo. Su hermana, Casilda, estudió diseño y moda y tiene su propia firma de moda llamada CM. En 2017, Casilda, marquesa de Solera, se casó con Ignacio de Loyola y fue su primo Rafael el que ejerció como padrino llevándola del brazo al altar, algo que deja claro la fantástica relación de los primos.

Más historias que te pueden interesar: