"En esto no me meto porque no quiero problemas": las plataformas de streaming huyen del documental español que denuncia a Hacienda

·5 min de lectura

Los espectadores estamos tan acostumbrados -o malcriados, según cómo se mire- a tener acceso semanal a películas y series nuevas que damos por sentado uno de los procesos más difíciles, a veces imposibles, de la industria. La distribución. Cuando un cineasta consigue el sueño de dirigir y terminar su propia película no significa que el logro esté terminado. Todo lo contrario. En ese momento comienza una de las etapas más difíciles y de las que casi nadie habla cuando se dispone a ver una historia en imágenes: conseguir que una distribuidora o plataforma streaming quiera llevarla al público.

¿Pero si resulta que la película en cuestión es un documental que pretende señalar el supuesto desamparo social y judicial de la Agencia Tributaria sobre los ciudadanos, con testimonios de personajes de gran importancia y que pueden remover cimientos en el sistema socioeconómico español? Pues se topa con puertas cerradas por todos lados. Esto es lo que le pasó al director de Hechos Probados, un documental que sacude entrañas y con el potencial de generar conversación por toda España, pero que no estará disponible en ninguna plataforma streaming. ¿Por qué?

Agapito frente a los medios (cortesía de Hechos probados)
Agapito frente a los medios (cortesía de Hechos probados)

Hechos Probados es un documental contundente que parte del testimonio de Agapito García Sánchez, ese hombre anónimo a que el Ministerio de Hacienda señaló en diciembre de 2015 como el moroso número 1 de España, y que ahora nos hace partícipes de su lucha legal y personal desde 1990 contra la Agencia Tributaria Española. Un hombre de 79 años, empresario de su era, que mantiene su inocencia frente a la deuda millonaria que le reclama Hacienda de 15.978.419 euros (según la lista de 2019). Una guerra que ha pasado por una marea cronológica de instancias y tsunamis psicológicos con el paso de los años. Con el paso de su vida. Pero además de repasar el relato de los hechos con ayuda del protagonista, el documental incluye el testimonio de personajes tan relevantes en la temática como José Manuel Tejerizo, exdirector General de Tributos del Ministerio de Hacienda y catedrático de derecho tributario; Francisco Guio, inspector financiero y tributario; Ignacio Ruiz-Jarabo, exdirector de la Agencia Tributaria; entre muchos más que no hacen más que dar declaraciones que apoyan el reflejo del desamparo de la ciudadanía ante el poder de la Agencia Tributaria.

Sus poco más de 90 minutos de metraje despliegan un documental con un ritmo trepidante, de esos que atrapan con sabor a thriller pero sin olvidar su capacidad de abrir heridas al tratar algo tan real y presente en la vida de todos como es la Agencia Tributaria. Por eso, viendo la intensidad del metraje, el interés que provoca la historia y las entrevistas que incluye, su capacidad para generar debate y conversación nacional, no pude evitar preguntarme por qué se estrena el próximo 19 de noviembre en su propia página web, y no en cines o alguna plataforma streaming. Después de todo, hace tiempo que somos testigos del fenómeno de los documentales y series del género sobre casos reales. Sin ir más lejos, en Netflix podemos encontrar Nevenka, El caso Wanninkhof-Carabantes o El caso Alcàsser (por destacar las historias nacionales, además de decenas de casos de todo tipo internacionales), mientras HBO acaba de estrenar la serie con el testimonio de Dolores Vázquez como denuncia directa a la prensa de la era y el sistema judicial.

Pues resulta que su director lo intentó. Pero no encontró ninguna plataforma que quisiera comprarla. “Uno de los grandes malentendidos es que el cine digital se abre a todo el mundo. Es decir, tú puedes rodar pero no puedes acercarte al público. Y el cine no es cine hasta que no se comparte” nos cuenta su director Alejo Moreno (Diana). En mi caso, con esta película, todo han sido puertas cerradas. En algunos casos se me ha dicho claramente que por el tema. Es decir, que el tema es inconveniente, que provoca pánico entre el sector de alguna forma. No olvidemos que es un sector muy atacado por la Agencia desde el período de Montoro, en mi opinión, por aquello del No a la guerra y esas cosas”.

Algunos me han dicho claramente ‘en esto no me meto porque no quiero problemas’ y otros que ni siquiera responden”. Asegura que ha contactado a Netflix, Filmin, HBO, etc. No me queda ni uno, que yo sepa”, apostando entonces por sacar la película por su cuenta. “Profesionales del sector que lo han visto, todos coinciden que el documental tiene interés público y mediático porque afecta a mucha gente. Que se puede considerar de interés comercial a nivel de provocar respuesta de gente que se interese” añade..

“No he tenido respuestas afirmativas, no sé si porque esto pueda causar un impacto social” se explica el director que no descarta la posibilidad de que si el documental genera conversación alguna plataforma de repente se muestre interesada.

Hechos Probados está editada como largometraje documental y también como serie de tres capítulos y, en opinión del director, la diferencia entre su apuesta y el fenómeno de otros documentales sobre casos reales que denuncian sistemas judiciales es que “se escurren por lo escabroso y ahí está el valor”. Considera que el riesgo de denuncia es menor porque, como el caso de la serie Dolores Vázquez que señala los fallos judiciales de su caso, “son los hermanos pequeños porque el problema del sistema judicial es que el Poder Ejecutivo no los dota de medios para que funcionen mejor”. “La diferencia es que Hechos probados no es inofensiva, sino que propone un análisis que afecta al problema más grande que tiene España ahora mismo, que es la deuda pública”.

De esta manera, Alejo Moreno optó por dejar de esperar y abrirse sus propias puertas. Tras presentar el documental en el reciente Festival de Seminci estrenará Hechos Probados en su propia web el 19 de noviembre, dando acceso a través de alquiler, tanto como largometraje o serie extendida. En el caso de los capítulos las explicaciones están más desarrolladas y se incluye el caso de Xavi Alonso con el testimonio de su asesor fiscal.

Tras haber visto Hechos probados, me topé con un documental que merece la pena visionar, analizar y debatir. Un documental capaz de provocar conversación social, política y económica y que no deja indiferente, ya sea porque logra transmitir la presión personal y agotamiento psicológico de Agapito García, o porque despierta la alarma ante las declaraciones de los entrevistados. Por ejemplo, cuando se habla de posibles comisiones entre inspectores de Hacienda o el testimonio de Ignacio Ruiz-Jarabo que al hablar del enfrentamiento judicial que puede reclamar un ciudadano ante una multa, sanción o rectificación de Hacienda, dice: "lo habitual es que ninguna de las 5 instancias te den la razón, así pasan seis o siete años hasta que puedes llegar a que un juez en la jurisdicción contencioso analice tu reclamación”, señalando que“lo que parece un exceso de garantías se convierte en un conjunto de obstáculos que te dificultan, entorpecen y retrasan que un juez decida quién tiene la razón. Pero mientras pasa ese tiempo la deuda que dice el inspector es firme y tienes que hacer frente a ella, y si no la pagas te embargan y todo eso con la independencia de que luego el juez te de la razón […] Nadie te repara el perjuicio que te causa la agencia tributaria". Y eso lo dice en el documental el exdirector de la Agencia Tributaria entre 1998 y 2001.

Por eso, como periodista cinematográfica y espectadora de documentales, me resulta cuanto menos curioso que no haya conseguido distribución cuando somos testigos de apuestas del true crime, documentales y casos reales con frecuencia. Si bien algunas plataformas no le han contestado -y tampoco voy a dar por hecho sus motivaciones, ya que sus razones válidas tendrán como, por ejemplo, que simplemente no encajara con su línea editorial- su director asegura haber recibido repuestas de rechazo alegando la intención de evitar problemas. Curiosamente, y en cierto sentido, dando sin querer la razón a ese poder absoluto que el documental pretende denunciar.

Para verlo hay que dirigirse a su web, donde a partir del 19 de noviembre se podrá adquirir en forma de largo o serie. De momento se puede acceder a ls 3 primeros minutos del metraje.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente