Cómo 'El visitante', la serie de Stephen King en HBO, está conectada con 'El resplandor'

Justo cuando creíamos que comenzaba a menguar, la stephenkingmanía ha vuelto a nuestras vidas con El visitante, la nueva serie de HBO que adapta una de las novelas más recientes del autor de Maine. Una historia de 10 episodios que juega con un caso criminal inquietante recurriendo a elementos sobrenaturales habituales en la bibliografía de Stephen King, pero que sorprende al utilizar la adaptación más aclamada de su autoría, El resplandor, como referencia más evidente. Y eso que el escritor todavía reniega de aquella película de Stanley Kubrick.

Cortesía de HBO

Desde su arranque (ya están disponibles los tres primeros episodios en la plataforma de HBO), El visitante crea una atmósfera dramáticamente sombría a través de un protagonista en luto, acechado por el tremendo dolor provocado por la muerte de su propio hijo. Este personaje no es otro que Ralph, interpretado por Ben Mendelsohn, un policía que tiene por delante la investigación del brutal asesinato de un niño de su pueblo que, a priori, parece que será rápida de resolver. Todo se revela en los primeros minutos: conocemos el asesinato y que todas las pruebas -huellas dactilares, testigos y vídeos- colocan a un entrenador infantil llamado Terry Maitland (Jason Bateman, que como hizo con Ozark también produce y dirige algunos episodios) como único sospechoso. La culpa recae en él desde el minuto uno, y aunque la primera mitad del episodio nos quiera hacer creer que hay un solo culpable, no debemos olvidar que se trata de una historia de Stephen King y hay gato encerrado. O misterio. O monstruo...

La coartada de Terry se descubre enseguida, con testigos y pruebas de vídeo que demuestran que estaba en otra ciudad al momento del asesinato. Lo que parecía un caso fácil de resolver se convierte en el puzzle más extraño en la carrera de este policía, que además de lidiar con una situación sin lógica terrenal, debe cargar con el drama personal de haber cambiado la vida de un hombre aparentemente inocente que ahora es el enemigo número uno del pueblo. Así se presenta El visitante, revelándose como un drama policial acechado por la sombra de lo sobrenatural.

¿En qué se parece entonces a El resplandor? Una de las primeras referencias al clásico de Stanley Kubrick la encontramos en la forma en que el director adaptó a su manera la historia escrita por King, jugando con el espectador durante la caída en la locura de Jack Torrence (Jack Nicholson). Si bien somos conscientes de que este personaje no está completamente en sus cabales desde el principio, la cinta hace cuestionarnos durante todo su metraje si la maldad que engendra y explota contra su familia crece dentro de él mismo o es fruto de una experiencia sobrenatural producida por el Hotel Overlook. Cuando, en la novela, King es más directo en su referencia sobrenatural a pesar de servir como un drama sobre las consecuencias del alcoholismo en la desintegración familiar. Ese juego entre el drama personal o el mal a través de un ente exterior fue una de las inspiraciones que ayudaron a Andrew Bernstein y Jason Bateman -ambos productores y directores de la serie- para crear la atmósfera. Lo confesaron ellos mismos a The Hollywood Reporter, pero también resulta evidente para cualquier amante de las adaptaciones de Stephen King.

Sin embargo, la referencia más fácil de reconocer la encontramos en la forma en que nos presentan la historia, alineando el miedo ante la noción de una revelación inminente que nos pondrá los pelos de punta, con una atmósfera de suspense. Al igual que hizo Kubrick con El resplandor. Bateman confirmó al mismo medio esta referencia, pero también que siendo fan de aquel director, la película le sirvió como inspiración incluso en los aspectos más técnicos como el uso de la luz, la música y la cámara.

Como curiosidad seriéfila (en caso de que la quieran seguir desgranando a través de sus próximos capítulos) les recomiendo prestar atención a otras referencias como la conexión de personajes infantiles con el monstruo que acecharía a esta comunidad, pero todavía es pronto para explicar en detalle este paralelismo posible.

Aquellos que siguen las historias de Stephen King saben de sobra el odio público que el autor proclamó en varias ocasiones contra la película que Stanley Kubrick hizo de su obra maestra. O más bien contra la forma en que el director adaptó la idea, porque como película de terror King siempre la ha aplaudido. Llegó a decir que la Wendy de Shelley Duvall está en la cinta para "gritar y ser estúpida", calificando al director como un ser que "piensa mucho y siente muy poco", y a la película como "un Cadillac enorme y hermoso pero sin motor dentro". Ouch. Por eso resulta aun más curioso si cabe que los responsables de la serie la utilizaran como referencia. Incluso cuando la propia novela se burla de la cinta de 1980 en una de sus páginas. Se trata exactamente de un momento protagonizado por un personaje femenino que asegura estar viendo una de las primeras películas de Kubrick, Senderos de gloria (1957), porque "es mejor que El Resplandor".

Es más que llamativo que Jason Bateman y Andrew Bernstein decidieran utilizar la manera en que Kubrick define el descenso a los infiernos de Jack Torrence en la película, cuando King siempre estuvo muy en desacuerdo con la representación que hizo el cineasta. A pesar de que el mundo recuerda la cinta como una de las obras maestras del terror, para él permite que veamos "lo loco" que está Jack Nicholson desde que aparece en la primera secuencia en la oficina del manager del hotel; simplemente "volviéndose más loco" a medida que avanza la película. Cuando, según su intención en la novela, Jack "es un tipo que lucha con su propia cordura hasta que la pierde". Para King, esa era la tragedia de su novela, creyendo que en la película no había ninguna porque "no había un cambio real".

Dicho esto, y dejando a un lado la guerra del autor contra la película, no cabe duda que El visitante, la serie, bebe directamente del estilo de Stanley Kubrick en aquella adaptación. Le guste o no a Stephen King (aunque parece que no tiene problema al ver sus entusiastas promociones de la serie en Twitter). Si bien hay quienes están comparando la nueva serie con True Detective -al tratarse de una investigación violenta, por contar con un detective que acarrea sus propios traumas y por estar en la misma casa, HBO- estamos ante dos series muy diferentes.

El visitante es oscura y sombría, pero también es evidente. Con dos capítulos ya disponibles, podemos intuir la existencia de una presencia extraña -aparentemente desfigurada y encapuchada- capaz de mutar en otra persona con tal de cometer un acto atroz. El cómo el policía logrará descifrarlo será digno de una historia de Expediente X. Por eso si algo destaca de esta nueva serie no es solo seguir descifrando su relación con El resplandor, sino de ser testigos del buen hacer de un reparto magnífico. Ben Mendehlson captura la monotonía de la tristeza aportando su dramatismo innato a una historia de tintes sobrenaturales, mientras que la nominada al Óscar, Cynthia Erivo, promete revelarse como la gran sorpresa de la serie en la piel de Holly Gibney, un personaje recurrente en algunas de las novelas de Stephen King que ya debutó con otra actriz en Mr. Mercedes (2017).

Más historias que te pueden interesar: