Hayley Mills, la estrella infantil Disney que sufrió la desaparición de su fortuna

·5 min de lectura

Hayley Mills fue una de las estrellas más reconocidas de Disney durante los años 60. Fue la protagonista de míticos títulos de la casa Mouse como Tu a Boston y yo a California, Los hijos del Capitán Grant, Pollyanna o La bahía de las esmeraldas, entre muchos otros. Pero como ocurre con muchos rostros infantiles de la industria, su fama en Hollywood no fue precisamente un camino de rosas.

Y así quiere detallarlo la intérprete de 75 años con la publicación de sus memorias, un libro titulado Forever Young donde dará detalles sobre cómo su éxito vino acompañado de problemas como trastornos alimentarios. El volumen -sobre el que su editora ha señalado que “no se ha contenido” a la hora de escribir- se publicará el 7 de septiembre en EE.UU. Sin embargo, existe una anécdota muy curiosa y sorprendente sobre su pasado con Disney: su fortuna desaparecida.

Hayley Mills en el Only Make Believe 20th Anniversary Gala en el Gerald Schoenfeld Theatre de New York. (Photo by Bennett Raglin/Getty Images)
Hayley Mills en el Only Make Believe 20th Anniversary Gala en el Gerald Schoenfeld Theatre de New York. (Photo by Bennett Raglin/Getty Images)

A lo largo de su vida y a través de varias entrevistas, Mills fue ofreciendo una extensa radiografía de lo complicado que fue vivir su infancia convertida en estrella, un éxito que ni siquiera pudo disfrutar tras perder toda su fortuna a causa de un inmenso impuesto que se vio obligada a pagar.

Mills, de origen inglés, inició su carrera como actriz con tan solo 13 años en la película británica La bahía del tigre. Era hija del actor John Mills, por lo que la participación de su padre en dicha cinta dirigida por J. Lee Thompson en 1959 la llevó no solo a debutar en la gran pantalla, sino a llevarse el Premio BAFTA a la Mejor Promesa y a que Hollywood pusiera los ojos en su figura. Fue el caso de Disney, que además de ofrecerla protagonizar Pollyanna en 1960 -por la que la Academia le otorgó un Oscar a la mejor estrella juvenil- le dio a firmar un contrato de hasta siete películas que la impulsó a lo más alto. Entre ellas se encontraron Tú a Boston y yo a California (1961) dando vida a las gemelas que 37 años más tarde interpretaría Lindsay Lohan en el remake.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

Pero el éxito era solo la cara visible de su vida. Tras él se encontraba una persona dolida que ni siquiera se sentía apoyada por las personas que le rodeaban. "Sabía que mi padre estaba orgulloso de mí, pero nunca habló de eso", escribe Mills en su biografía en un avance publicado por Los Ángeles Times. “Al pasar por alto las cosas que eran reales e importantes, como recibir un Oscar, estaban negando sin saberlo los hitos de mi vida ... Me quedé con la abrumadora convicción de que de alguna manera mi golpe de suerte había sido un error y comencé a sentirme culpable por mi éxito.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Mills escribe que sintió la obligación de complacer a las personas que formaban parte de su vida para sentirse valorada y aceptada en la industria, lo que la llevó a desarrollar problemas de bulimia en su intento de mantenerse joven e infantil. "Cuanto más escribía este libro, más me di cuenta de que estaba hablando de la lucha de todos por crecer", admite la intérprete, que tras esta experiencia no dudó en huir bajo el yugo de Disney en cuanto finalizó su contrato. De hecho, ya en 2018 hablando con The Post mencionó que es “fácil ser arrastrado de una manera u otra y perder el sentido de la realidad” en el negocio del cine, como bien fue su caso.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Fue entonces cuando dio un vuelco a su vida y carrera adentrándose en propuestas más adultas como The Family Way, película donde se la vio por primera vez desnuda en pantalla y que supuso el inicio de su relación con Roy Boulting, un director que le llevaba 32 años de diferencia (ella tenía 21, él 53).

Sin embargo, su intento de dejar atrás sus años de estrella infantil, adentrarse en su vida adulta y poder disfrutar de la gran fortuna de 2 millones de libras que había amasado durante toda su carrera, se vio frustrado cuando la Hacienda pública de Reino Unido se llevó por delante prácticamente todo su patrimonio económico

Como lo leen. Cuando cumplió la mayoría de edad y por fin pudo pasar a gestionar todo el dinero que su padre había separado para ella en un fideicomiso, tuvo que hacer frente a una tasa impositiva del 91% enfocada a la reconstrucción de Reino Unido. Mills apeló el caso, pero los tribunales fallaron contra ella y apenas vio unos peniques de todo lo que ganó en la que fue la época más exitosa y dura de su vida.

Revisando los datos de la apelación de 1974, se puede observar cómo el Gobierno británico justificó su decisión en que Mills había estado recibiendo un salario a través de la empresa de su padre. La Cámara de los Lores sostuvo que Mills desvió sus ganancias a la compañía de su progenitor y este a su vez la recompensaba por dicha acción, por lo que dichos ingresos no correspondían a lo que la intérprete obtuvo por su trabajo como actriz y por su característica específica estaban sujetos al impuesto que finalmente tuvo que pagar.

"Nunca lo vi", dice Mills sobre el finero perdido. “Sabía que estaba allí y un día lo tendría, pero era una especie de sueño, y luego un día el sueño se fue. De vez en cuando pienso: hubiera sido bueno tener la libertad de decir que no".

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Su vida no volvió a ser la de aquella exitosa estrella infantil de los 60, pero a partir de la década de los 80 resurgió con éxito en series británicas como The Flame Trees of Thika e incluso reconciliándose con Disney, puesto que volvió a trabajar con la casa Mouse en las secuelas de Tú a Boston y yo a California o en proyectos como El maravilloso mundo de Disney. A pesar de aquel varapalo económico, Mills siguió adelante con su vida. Se divorció, tuvo dos hijos y mantiene una relación con el actor y escritor Firdous Bamji desde 1997, 20 años menor que ella.

En 2018 se enfrentó al cáncer de pecho, sometiéndose a cirugía y quimioterapia, pero abandonando el tratamiento después de tres sesiones debido a los efectos secundarios. Recurrió a tratamientos alternativos y tres años más tarde es una superviviente de la enfermedad. De todos modos, seguramente conoceremos más a fondo sus vivencias gracias a esas memorias que está a punto de publicar.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente