Al hayedo de Tejera Negra le sienta bien el otoño

ESPERANZA MORENO

Bien desde Riaza (Segovia), sorteando las sinuosas carreteras de la sierra de Ayllón, o desde Guadalajara, el camino es una continua sucesión de curvas que tiene su premio cuando se llega al hayedo más extenso del Sistema Central. Un bosque único, conservado en un excepcional microclima y distinguido miembro de los hayedos primarios de los Cárpatos y otras regiones de Europa, declarados Patrimonio Mundial por la Unesco.

VER GALERÍA

parque-natural-del-hayedo-de-tejera-negra3

El punto de partida para llegar al hayedo es el pueblo de Cantalojas, de arquitectura tradicional y muy animado en otoño, del que parte una carretera que lleva el pintoresco paraje montañoso donde se encañonan los ríos Lillas y Zarzas, afluentes del Sorbe.

CENTRO DE INTERPRETACIÓN

Tras dejar a la derecha el camping Los Bonales, a 2 kilómetros del pueblo, está la entrada, donde se encuentra el centro de interpretación, que acoge una maqueta a escala del parque natural, paneles interactivos de sus diferentes ecosistemas, también de su fauna y flora y una sala de audiovisuales.

SENDA DE LAS CARRETAS

Desde este punto, una pista forestal de 8 kilómetros lleva hasta el aparcamiento, de donde parten sus dos rutas principales, la senda de las Carretas (6 kilómetros) y la del Robledal (17 kilómetros). Elegimos la primera, la más frecuentada, un recorrido circular que se completa cómodamente en unas 2 horas y media.

VER GALERÍA

cascada-tejera-negra

La ruta no tiene pérdida, pues está señalizada con postes de madera y marcas de color blanco. En su primer tramo, que corre paralelo al río Lillas, vemos a las vacas pastando en las praderas. Pasados 20’, tras cruzar un pequeño puente de madera, el camino empieza a empinarse.

Un poco más allá se observa una carbonera, una de esas pilas de leña cubiertas de retama y arena que se disponían en el monte a modo de horno para hacer carbón. El ascenso, a partir de ahora, se hace algo más costoso, mientras se pisa esa mullida alfombra de hojas que dejan caer las hayas, pero también, los robles melojos, abedules y otros árboles caducifolios que encienden de colores rojos y ocres el bosque en otoño.

VER GALERÍA

parque-natural-del-hayedo-de-tejera-negra

PRADO DE MATARREDONDA

En una hora de paseo desde el inicio alcanzamos el Prado de Matarredonda, el mejor lugar para tomarnos un descanso y contemplar las vistas de la sierra de Ayllón, que no tienen fin. Desde aquí, comienza el descenso, con algún que otro repecho. Primero cruzamos un puente de madera, más adelante un gran tejo, luego unas colmenas tradicionales, hasta que el hayedo va dejando paso al pinar y se alcanza el aparcamiento.

VER GALERÍA

tejera-negra-guadalajara

GUÍA PRÁCTICA

CÓMO LLEGAR

Al hayedo de Tejera Negra se accede desde la localidad de Cantalojas, a 2 horas de Madrid por la A-1 hasta el kilómetro 103, donde se toma el desvío a Riaza y luego hacia Ayllón. Desde Guadalajara (a 88 kilómetros), por la CM-101, continuar por la CM-1001 hasta Cogolludo y seguir en dirección Veguillas, Galve de Sorbe y Cantalojas.

DÓNDE DORMIR

En Cantalojas, en Castillo de Diempures (castillo-diempures.blogspot.com), un alojamiento de decoración rústica próximo al hayedo. Buena opción también, en Grado del Pico, Ayllón, el hotel rural La Senda de los Caracoles (lasendadeloscaracoles.com), ubicado en una gran finca en plena naturaleza, que cuenta con spa y restaurante. En el bonito pueblo de Madriguera está La Casa de Viridiana (hotel-rural-la-casa-de-veridiana-madriguera.hotelmix.es), un pequeño hotel rural de solo 5 habitaciones ideal para desconectar, pues no tiene wifi, y en Atienza, dentro del recinto amurallado, el Antiguo Palacio de Atienza (palaciodeatienza.com), una antigua mansión rehabilitada con restaurante en las antiguas caballerizas y jardín.

DÓNDE COMER

En Los Bonales de Cantalojas (campinglosbonales.es), donde probar cocina típica de la sierra (chichas de matanza, oreja, torreznos y carnes) en un pequeño bosque a las afueras del pueblo. En el mismo pueblo, El Hayedo (tel. 949 30 30 41/677 27 77 73), que ofrece platos tradicionales de la tierra, entre los que no faltan las setas, las carnes rojas a la brasa y los asados. También ricos los asados y otras propuestas de La Masía (tel. 618 49 33 41), en Galve de Sorbe, y El Encinar (tel. 921 12 55 03), en El Negredo.

Otros reportajes que te pueden interesar:

Guadalajara en clave rural, por sus pueblos más bonitos

España en 12 bosques perfectos para el otoño