‘Hayat’ llega a su final

Por Telenovela
Photo credit: Productora

From Diez Minutos

Un gran secreto es revelado en el clan Sarsılmaz: solo uno de los hijos de Nejat es biológico. Murat, pensando que él es el adoptado, cede todas las acciones de la empresa a Doruk. Después de firmar la venta, lee en su despacho las pruebas de ADN que confirman que estaba equivocado. Sin embargo, prefiere mantenerse callado. “Mi hermano siempre ha sentido que vivía a mi sombra. Si le revelo que él no lleva parte de nuestra sangre se hundirá. Es mejor dejar las cosas así y punto”, piensa cuando rompe el documento.

Por otra parte, Azize abre la carta que Hasmet le dejó antes de marcharse del hospital. En ella le comenta que debe resolver unos asuntos, pero que volverá su lado. “No dudes de que te amo con toda mi alma. Espérame y estaremos juntos”, lee la anciana emocionada.

Ípek y Kerim disfrutan al fin de su felicidad

Llega el esperado Día de San Valentín. Hayat ha descubierto que está embarazada y quiere comunicárselo a su esposo durante la jornada. Por su parte, Murat le prepara una cita muy especial: la lleva al edificio en el que construirán sus nuevas oficinas y lo llena de globos y pétalos de rosas. Ella, al borde de las lágrimas, le comunica la feliz noticia: “Vamos a ser papás. Te quiero, cielo. Gracias por haber confiado en nuestra relación y en mí. Te prometo que seremos dichosos y siempre estaré a tu lado”. Él sonríe y levanta a su amada en brazos con gran ilusión.

Han pasado cinco años y el matrimonio ha formado una gran familia con sus dos hijos y un tercero, que viene en camino. En su casa, hacen una pequeña comida con sus amigos para celebrar el próximo nacimiento, a la que asisten Kerim e Ípek, que ya tienen un bebé, y Doruk y Asli. Todos son felices desde que Derya decidió marcharse de Estambul y abandonar sus ansias de venganza. Ahora un nuevo futuro se abre paso.