La saga ‘Harry Potter’ se enfrenta por primera vez al miedo al fracaso

·4 min de lectura

Harry Potter es uno de los activos más exitosos que tiene Warner en su catálogo. Desde que la franquicia llegó a nuestras pantallas con Harry Potter y la Piedra Filosofal en 2001, la saga creada por J.K. Rowling ha sumado un gran total de 9.201,561 millones de dólares, un número ya de por sí espectacular al que hay que sumar todos los ingresos por venta de productos y merchandising.

No es raro que el estudio quiera explotar su gallina de los huevos de oro al máximo, de ahí que ahora mismo estén inmersos en la saga spin-off Animales fantásticos y tengan abiertos muchos más frentes con aplicaciones móviles y videojuegos sobre el mundo mágico. Sin embargo, pecar de ambicioso a veces puede traer consecuencias nefastas, y estas últimas películas sobre el universo del joven mago están trayendo muchos quebraderos de cabeza a Warner. Tanto que incluso el miedo de la compañía a un fracaso empieza a ser latente. O eso es lo que nos da a entender el nuevo tráiler de Los secretos de Dumbledore, la tercera entrega este spin-off protagonizado por Eddie Redmayne y Jude Law.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Youtube no disponible por tus preferencias de privacidad

Es innegable que Animales fantásticos comenzó siendo un nuevo éxito para el universo de Harry Potter. La primera película, basada en una enciclopedia publicada por J.K. Rowling en 2001 sobre las criaturas que pueblan el mundo mágico de sus novelas, fue un éxito de crítica y público. En webs como Rotten Tomatoes alcanzó un 74% de reseñas positivas por parte de los medios especializados y en taquilla logró recaudar más de 814 millones de dólares. Los datos motivaron a Warner a anunciar que de esta cinta saldría una nueva saga de cinco películas, todas ellas escritas y producidas por Rowling. Sin embargo, esta acción acabaría siendo un tiro en el pie para el estudio.

Con el estreno de Los crímenes de Grildelwald, la primera secuela que llegó a los cines en 2018, todo empezó a torcerse para Warner y Harry Potter. La película fue destrozada por los críticos, en taquilla sufrió un bajón considerable al recaudar solo 654 millones de dólares y el público salió poco o nada convencido de verla. A esto habría que sumar que Johnny Depp, que interpretaba al villano Grindelwald, se vio inmerso en la polémica de violencia doméstica por su presunta agresión a Amber Heard, que J.K. Rowling comenzó a ser vista con otros ojos por sus comentarios contra el colectivo trans o que interpretes como Ezra Miller también estuvieron en el ojo mediático por un presunto vídeo de agresión a una fan.

Eddie Redmayne, Jude Law y Mads Mikkelsen en 'Animales fantásticos: Los secretos de Dumbledore' (Foto: Warner Bros)
Eddie Redmayne, Jude Law y Mads Mikkelsen en 'Animales fantásticos: Los secretos de Dumbledore' (Foto: Warner Bros)

Con este panorama, Warner trató de enderezar el rumbo con varias decisiones clave. En primer lugar, y en vista a lo poco que convenció Los crímenes de Grindelwald, Rowling dejó de ser la única responsable de Animales Fantásticos y pasó a estar acompañada por Steve Kloves, uno de los principales guionistas de las películas originales de Harry Potter. También negoció con Johnny Depp su salida de la franquicia y fue sustituido por Mads Mikkelsen, quien encarnaría al villano a partir de la tercera película. Además, el estudio, de cara a volver a conquistar a los seguidores acérrimos al universo del joven mago, tomó la decisión de que esta nueva entrega giraría en torno a un personaje reconocido como Dumbledore, el director de Hogwarts.

Sin embargo, este apoyo en elementos vistos en las ocho películas de Harry Potter parece que va a ser algo bastante extremo. Y el nuevo tráiler de la película, que lleva como título Animales Fantásticos: Los secretos de Dumbledore, lo deja bien claro. Primero, porque desde el primer momento se recurre a flashbacks de Dumbledore en la saga principal, pudiendo ver al personaje interpretado por Michael Gambon en las cintas originales. Y después, porque, al contrario que la primera película de Animales fantásticos donde se apostó por un tono y elementos diferentes a lo visto en Harry Potter, la trama vuelve a situar gran parte de su acción principal en Hogwarts, visitando localizaciones emblemáticas, utilizando objetos mágicos reconocidos por el público e incluso dejando de lado a Newt Scamander, el personaje principal de este spin-off interpretado por Eddie Redmayne. Además, en los posters de la película también se aprecia como el título de “Animales fantásticos” queda relegado a un segundo plano, apareciendo en pequeño en una esquina mientras el nombre de Dumbledore ocupa como el 80% del espacio del rótulo.

Esto matiza que en Warner quieren pisar sobre seguro, apostar por aquello que les dio el éxito antaño y no arriesgarse a expandir el universo de una saga que no está convenciendo tanto como querrían. O al menos es lo que aparentan con este último avance. Y es que el miedo al fracaso se hace por primera vez latente en la franquicia, y tras los datos flojos de Los crímenes de Grindelwald y las polémicas acumuladas en los últimos años, qué mejor que apelar a la nostalgia, a lugares conocidos y a personajes queridos por todos para tratar de conquistar de nuevo a los fans de Harry Potter.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente