Han pagado un millón de dólares por un jamón que no que es ibérico, ni mucho menos

Un millón de dólares por un jamón de 7,2 kilos. Según la empresa responsable de su fabricación, la loncha sale más o menos a 15.000 dólares. Lo que viene siendo a 16.500 euros. Mejor no echar cuentas si lo que se quiere es hacer un bocata. Ante unos precios así cualquiera que conozca mínimamente el mundo del jamón pensaría que se trata de un ibérico de primer nivel y en su punto, pero nada más lejos de la realidad. Este jamón que alguien ha comprado en una subasta a precio de oro es americano y está cocido, según cuentan en El Confidencial.

No es jabugo del bueno, pero tampoco hay que menospreciarlo por ello, que la pieza en cuestión tuvo que pasar unos controles muy estrictos de calidad antes de ser colocada sobre una mesa para exponerla y subastarla en la 56th Annual Kentucky Country Ham Breakfast and Auction celebrada a finales de agosto en Louisville.

Los jueces tuvieron en cuenta su simetría, forma, color y aroma además de introducirle una sonda para olerlo también por dentro y ‘robarle’ un trozo que meter en el microondas y que lo catasen los jueces. Al final ganó este, producido por Penn's Hams, empresa que ya conquistó la gloria en las ediciones de 1984, 1999 y 2019.

En cuanto al propietario de este manjar tan caro, se trata del banquero Luther Deaton, presidente y CEO del Central Bank & Trust Co. Se da la casualidad, o quizá no lo sea, de que en la subasta del año pasado fue también Deaton quien se llevó el jamón a casa y por aquel pagó 2,8 millones de dólares. Así que, mirándolo con perspectiva, el de este año le ha salido hasta barato.

Aún así, el encargado de conducir la subasta no pudo reprimir su euforia por cómo se estaba dando la jornada y pidió a los pujadores que no pensasen demasiado. “No os detengáis a pensar ahora, hace tiempo que hemos dejado el sentido común atrás”, les animó.

Lo de pagar una suma tan elevada por un jamón cocido, que por bueno que sea no lo vale, no es una excentricidad de millonarios sino que tiene un fin solidario. El dinero recaudado va a parar a distintas organizaciones e instituciones educativas y sanitarias.

El jamón subastado por un millón de dólares no se parece, ni de lejos, a este. (Foto: Getty Images)