Hallan una de las piedras que marcaban el límite sagrado de la antigua Roma

·2 min de lectura

Roma, 16 jul (EFE).- El suelo de Roma sigue revelando sorpresas, la última una de las piedras que marcaban los límites sagrados de la capital del Imperio, un hallazgo sin precedentes en más de un siglo y que da nueva información sobre el desarrollo de la urbe en el tiempo.

Esta piedra o hito ("cippus", en latín), datada en el año 49 o 50 d.C, fue encontrada en su lugar original, mientras se excava en la actualidad en los aledaños del Mausoleo del primer emperador, Augusto, en el corazón de la ciudad y que acaba de ser reabierto.

La pieza delimitaba el conocido como "pomerium", un franja de terreno que separaba la ciudad de Roma y el exterior a lo largo de sus murallas y que los emperadores ampliaron en función de sus conquistas y de la expansión de las fronteras imperiales.

En este espacio consagrado regía una jurisdicción especial y, por ejemplo, estaba prohibido arar y cultivar, vivir, construir edificios y, muy importante, atravesarlo armado o al frente de un ejército.

En concreto, el nuevo "cippus" hallado fue erigido por el emperador Claudio hace dos milenios, en cuyo mandato Roma se anexionó numerosas provincias como Britania, Mauritania o Tracia, la actual Bulgaria.

"Desde el punto de vista político, este hito nos manda un mensaje importante porque evidencia la voluntad del emperador Claudio de ampliar los límites de la ciudad", dijo hoy a Efe la superintendente de Cultura de Roma, Daniela Porro, en la presentación.

El bloque de travertino conserva todavía algunas líneas de la inscripción original, que recuerda a Claudio con todos sus títulos y le atribuye la autoridad para modificar el límite de Roma.

Quien alteraba el "pomerium" se presentaba como "nuevo fundador" de la ciudad, algo que ocurría muy pocas veces, aunque las fuentes históricas hablan de otros cambios realizados por Sila, Julio César, Augusto, Nerón, Trajano o Aureliano.

A lo largo de los siglos solo se han encontrado otros diez hitos de época claudia, el último en 1909, hace más de cien años, y "solo tres se hallaron en su lugar original y ninguno tan bien conservado", resaltó Porro.

La alcaldesa de Roma, Virginia Raggi, que también asistió a la presentación, celebró que "Roma no deja de asombrar y se muestra siempre con nuevos tesoros".

El nuevo "cippus" se conservará en la sala Paladino del vecino museo del Ara Pacis, el mítico altar con el que Augusto conmemoró la pacificación de Roma y donde hoy tuvo lugar su presentación.

Después será trasladado al interior del mausoleo de Augusto, cuando concluya su rehabilitación.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente