Hallados restos de la última residencia en Barcelona del rey Martín el Humano

Barcelona, 19 ene (EFE).- Restos arqueológicos de principios del siglo XV pertenecientes a la última residencia de Martín el Humano (1356 –1410), rey de Aragón, Valencia, Mallorca, Cerdeña y Sicilia y conde de Barcelona, han sido hallados en el campus de la Universidad Abat Oliba CEU mientras se realizaban trabajos de ampliación del complejo estudiantil.

Se trata de vestigios de la almazara para la prensa de aceite que el rey tendría en un anexo junto a su última residencia oficial como monarca, han explicado a un grupo de periodistas los responsables del estudio arqueológico.

Más allá de confirmar que los terrenos de la universidad en la calle Bellesguard fueron hace seis siglos marco de la última residencia oficial del rey Martín, esto es, que allí vivió y también firmó y ejecutó sus últimas decisiones, el hallazgo alumbra nuevas teorías sobre dónde vivió realmente el monarca.

Hasta ahora, existía la creencia según la cual Antoni Gaudí habría construido la vecina Torre de Bellesguard sobre los restos del palacio del rey Martín, pero en realidad estos vestigios arrojan luz sobre que la residencia se encontraba realmente en el lugar donde ahora se levanta el edificio principal la universidad, ha explicado el arqueólogo Iván Salvadó, perteneciente a la empresa ABANS Serveis Culturals.

La zona del Campus de la UAO CEU, en la zona norte de Barcelona, en la que se han localizado estas estructuras es parte de lo que antaño fue la finca de Bellesguard, lugar en el que el rey Martín I el Humano fijó su residencia entre los años 1408 y 1410.

De hecho, en Bellesguard fue donde contrajo segundo matrimonio con Margarita de Prades (1409), en concreto en el lugar aproximado en el que ahora está sita la aula magna.

Entre los restos encontrados en los trabajos arqueológicos sobre el terreno, dirigidos por la arqueóloga Mireia Crespo, destaca la base de una prensa, tres depósitos, un horno y restos aceitunas, lo que indica que aquel lugar estaba relacionado con actividades de explotación agrícola.

Otro aspecto que ha quedado contrastado en las últimas semanas de trabajos es que las almenas de la linde existente entre el Campus de la UAO CEU y la Torre de Bellesguard son de la Edad Moderna, por lo que no es una obra original de Gaudí, sino que éste se limitó a replicarlas en la muralla de la Torre.

Martín I el Humano fue rey de Aragón, Valencia, Mallorca, Cerdeña, conde de Barcelona desde 1396 y de Sicilia los dos últimos años de vida (1409-1410).

Y es que su reinado estuvo condicionado por dos circunstancias fundamentales: la herencia siciliana, que le llegaba por vía materna y le llevó a la toma de Sicilia en favor de los intereses de su hijo, Martín el Joven, y la muerte de éste, en Cagliari (1409).

Fue esa muerte la que le llevó a la residencia de Bellesguard, en la que buscaría descendencia tras enviudar de María Luna y contraer matrimonio con Prades un año antes de fallecer cansado y enfermo por una indigestión y sin sucesor desginado.

Esa situación dio lugar a un bienio de transición de dos años que concluyó en 1412, con el denominado "Compromiso de Caspe", que suponía la entronización de su sobrino Fernando de Antequera, perteneciente a la dinastía Trastámara.

Así, recuerdan los historiadores, Martín I el Humano fue el último soberano de la corona de Aragón emparentado en línea directa con la casa de Barcelona.

Su apodo de "el humano" responde a su cualidad humanista pues, según añade Alabrús, el rey "tenía pasión por las humanidades y fue un hombre típicamente renacentista" gran orador y lector de los clásicos.

(c) Agencia EFE