Hajar Brown (SKAM España): "Cuando me presentaron a Amira lo primero que pensé fue en Shrek"

Por Paula Olvera.- El 16 de septiembre del pasado año se estrenó en Movistar+ SKAM España. Se trata de la versión española que sigue el formato de la serie noruega Skam que se adentra en la vida cotidiana de un grupo de adolescentes. Este drama juvenil acaba de estrenar su segunda temporada cambiando de protagonista y convirtiéndose en pionera a la hora de poner como principal a un personaje que no corresponde a los originales. Hemos tenido la oportunidad de hablar en exclusiva con Hajar Brown que encarna a Amira Naybet en esta historia que se ha convertido en un auténtico referente para el público pubescente.

(©Movistar+)

-La segunda temporada de SKAM España se estrenó el pasado 28 de marzo, ¿cómo estás viviendo la acogida de esta segunda tanda y qué te están comentado por redes sociales?
Con muchísima ilusión, estamos recogiendo todo lo que sembramos en la primera temporada y es genial ver el fruto de tu trabajo. Además los fans son lo más, súper originales, graciosos y llenos de amor. Que se gastan tiempo e Internet para decirnos cosas bonitas, son lo más.

-¿Crees que SKAM España sería posible en una época anterior a las redes sociales?
Sí claro, ¿por qué no? Las redes sociales siempre han existido sólo que en distintos formatos, quizás no sea con Instagram o con conversaciones de WhatsApp, pero yo pagaría por ver un SKAM España de época quedando para comer pipas vía fax. Ya lo dice Cris en la serie: las cartas son el WhatsApp de la antigüedad.

-¿Eras fan de SKAM Noruega antes de tu participación en esta serie?
Hiperfan era y soy. Como musulmana con hijab la serie es el único referente mediático que tenía porque me sentía súper identificada con la vida de Sana y empatizaba mucho con cada una de las situaciones que tenía que vivir en la serie. Me acuerdo que cuando vi el último capítulo de SKAM original lloré de la emoción y suspiré a los vientos que ojalá hiciesen algo así en España. Y al parecer España me escuchó.

-En SKAM España das vida a Amira, que es el reflejo en la serie española del personaje de Sana, ¿qué ha supuesto para ti representar la vida de una adolescente musulmana que hace frente a diferentes situaciones, como enfrentarse a los comentarios racistas?
Siempre he querido ser actriz, solo que no se lo dije nunca a nadie, lo tenía como hobbie lo de actuar porque implícitamente sabía que no podía serlo por mi condición de musulmana. No ha habido nunca una actriz musulmana con hijab en España y eso es porque no se puede, pensaba, así que decidí llevarlo por otro camino, divulgar por redes sociales para concienciar y representar a la comunidad. Imagínate el subidón de poder hacer ese mismo activismo desde la interpretación, de algo que me toca en primera persona y encima ser la Sana española. Fue lo más grande y lo sigue siendo. No puedo estar más agradecida y estoy dando el 238% de mí y aprovechando el máximo cada segundo.

-¿Cómo es trabajar en una serie donde la mayoría sois actores y actrices de la misma edad, que estáis prácticamente empezando vuestras carreras?
Fue un acierto. Todos estábamos prácticamente en la misma situación, lo que nos obligó a compartir la experiencia a la par y ayudarnos, apoyarnos entre nosotros. Y lo más bonito es verles crecer como profesionales, emociona mucho ver a la gente que quieres avanzar.

-En tu caso, ¿encuentras coincidencias entre tu vida personal y la de tu personaje?
Querían que el casting fuese de caras anónimas, para que fuese algo fresh y para ilustrar con nuestras propias vivencias a los personajes, sobre todo con las minorías. Y por eso creo que, en términos generales, hay muy pocas sensaciones de Amira que no haya sentido Hajar en algún momento de su vida, por eso conecté tan rápido con Amira, compartimos sentimientos, solo que cada una lo gestiona de manera distinta.

¿Cuál ha sido para ti el mayor reto interpretativo al que te has tenido que enfrentar hasta ahora?
Hasta ahora siempre he interpretado personajes ajenos a mí en casi todos los aspectos y tenía que ir construyéndolos y darles forma. Con Amira es todo lo contrario, tengo que buscar el equilibrio para que no me afecte lo que ella vive porque sus experiencias están basadas en algunas mías. Es vivirlo dos veces y recordar sensaciones dos veces. En esta temporada he tenido varios momentos así y recuerdo que me ha costado mucho. Menos mal que practiqué lo suficiente y que tenía a Bego (Álvarez) que me lo hizo todo más fácil.

-Esta segunda temporada se centra especialmente en el personaje de Cristina, ¿Qué te parece este cambio con respecto a Eva, que fue la gran protagonista de la primera tanda?
Cada temporada es un mundo. Cada personaje vive su realidad de manera distinta y encima son un grupo súper heterogéneo y distintas las unas a las otras. Ellas mismas lo saben, se hacen llamar Las raras. Y lo he flipado al máximo con el contraste de vidas entre Eva, una chica solitaria que quiere pasar desapercibida y que vive con su madre que está todo el día de guardias, y Cris, que es súper antagónica a Eva, ruidosa, todo el mundo la conoce y en su casa son tropecientos mil. El ritmo de vida es otro y el cómo se toman las cosas también es distinto y me encanta.

-¿Te imaginas siendo protagonista de una tercera tanda?
Me da un patatús. Con el listón tan alto que dejan Alba e Irene sé que tendría que currármelo que lo flipas y ser igual de profesional. No estoy preparada para ese calibre, me da un algo antes.

-Tal y como has comentado, tu personaje forma parte del grupo de las raras de clase. ¿Has tomado como referente alguna otra pupila televisiva para preparar este papel, y su evolución en esta nueva tanda, o al menos te has inspirado en alguna serie juvenil que para ti fue de cabecera?
No sé por qué pero cuando me presentaron a Amira lo primero que pensé fue en Shrek. No es una serie juvenil, pero en esencia representa todo lo que es Amira y su evolución. Shrek es un ogro que vive siendo ogro sin molestar a nadie pero que el resto del pueblo piensa que es lo peor y se inventan  movidas para que todo el mundo le juzgue a mal. Y eso le influye, aunque él diga que no y vaya de fuerte. Pues eso le pasa a Amira.

-¿A qué crees que se ha debido tal éxito de la primera temporada, quizás los adolescentes estaban carentes de una serie juvenil de referencia en la que se abordaran temas tabú o se visibilizaran colectivos como el de mujeres bisexuales o personajes de distintas razas?
Porque es algo nuevo. Caras nuevas, enfoque nuevo, tramas aparentemente nuevas, formato nuevo. SKAM España es nuevo respecto a series juveniles. Es una serie muy natural, con situaciones que hemos vivido en carnes propias o muy cerca de nosotros. En esta serie una no quiere ser igual que fulano o mengana, no son personajes idílicos, al contrario, quieres ser amiga de Eva para decirle que deje al novio o estar en clase de Literatura con Joana y Cris para ver la tensión en vivo.

-Para acabar ¿qué crees que ha aportado hasta ahora SKAM España en el panorama de las ficciones españolas y hasta dónde pretendéis llegar, cuál es la meta en esta historia?
Aporta realidad y mucha verdad. El objetivo de SKAM España, o al menos el que he mamado yo, es mostrar, en su mayor parte, la vida de los jóvenes adolescentes, chicos y chicas de 16 y 17 años con problemas y que cada uno lo resuelve y lo lleva como puede; no hay ni buenos ni malos, solo hay gente viviendo y aprendiendo unos de los otros y es algo súper bonito.

Para seguir leyendo:
Mercedes Milá: “Hablar de caca todavía cuesta cuando en realidad a través de ella he sabido lo que me pasa”
Berto Romero: “Los niños meten mucha presión en las parejas”

Imagen: ©Movistar+