Hacer esto por tu pareja o por verte sexy aumenta el riesgo de transmisión de ciertas enfermedades

Pros y contras de la depilación genital

La depilación genital integral ha aumentado los condilomas genitales causados por el virus del pailoma humano (VPH). (Foto: Getty Images)
La depilación genital integral ha aumentado los condilomas genitales causados por el virus del pailoma humano (VPH). (Foto: Getty Images)

Depilarse el pubis por completo forma parte de la rutina de belleza de mucha gente. De hecho, el 62 por ciento de las mujeres aseguran haberse quitado todo el vello púbico al menos una vez en sus vidas y un 84 por ciento, que habían recurrido a algún tipo de depilación.

La sorpresa viene al descubrir los motivos. Ellas (y ellos) lo hacen porque se ven mejor, por comodidad, para gustar más a sus parejas o porque quieren sentirse sexys, pero depilarse las zonas íntimas no es más “higiénico” ni tiene ningún beneficio para la salud.

Un estudio reciente habría descubierto una relación entre depilación íntima y enfermedades de transmisión sexual.

Según una encuesta realizada a cerca de 7.500 personas de entre 18 y 65 años en Estados Unidos, los participantes que se habían depilado la zona genital tenían una incidencia más alta de enfermedades de transmisión sexual como herpes, sífilis o clamidia.

Los hombres también se suman a esta moda de afeitarse o depilarse por completo. (Foto: Getty Images)
Los hombres también se suman a esta moda de afeitarse o depilarse por completo. (Foto: Getty Images)

Los resultados de la investigación fueron ajustados para tener en cuenta las diferencias con respecto a la edad y la cantidad de parejas sexuales de los encuestados, según publica la revista especializada Sexually Transmitted Infections.

De los participantes, un 74 por ciento declaró haberse afeitado o depilado el vello público (84 por ciento mujeres y un 66 por ciento de hombres).

Después los investigadores establecieron subcategorías para dividir a las personas entre los que se depilaban más de 11 veces en un año, los que lo hacían casi a diario o de forma semanal y los adeptos ocasionales.

Si la prevalencia de enfermedades de transmisión sexual fue de 13 por ciento entre los participantes en el estudio, la incidencia era de 8 por ciento entre quienes nunca se han depilado la zona, mientras que quienes lo han hecho al menos una vez tenían una tasa de infección del 14 por ciento. Por su parte, los adeptos a la depilación integral tenían una incidencia del 18 por ciento.

Sin embargo, los autores reconocen que no se puede establecer una correlación de causa-efecto entre ambos fenómenos. Una hipótesis “plausible” para explicar la relación, pueden ser los micro cortes en la piel, que favorecen la entrada de virus y bacterias, indicaron los investigadores.

El pelo del cuerpo está pensado para proteger: el de la cabeza para evitar las quemaduras solares y los traumatismos, el de las cejas y las pestañas para paliar los traumatismos y las motas en los ojos y los párpados, y el púbico, para mantener a raya las heridas, los golpes genitales y las infecciones durante las relaciones sexuales.

El dermatólogo Ramón Grimalt, de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV), defiende la necesidad de mantener el vello íntimo y alerta sobre el peligro de esta moda sin fundamento, a la que califica como “absurda”, argumentando que favorece el contagio de Enfermedades de Transmisión Sexual.

Si te planteas la depilación láser, hazlo bajo supervisión médica y no por criterios estéticos. (Foto: Getty Images)
Si te planteas la depilación láser, hazlo bajo supervisión médica y no por criterios estéticos. (Foto: Getty Images)

La infección sexual más preocupante es el virus del papiloma humano (VPH) que se ha convertido en el “gran enemigo” a combatir desde la prevención. Algunos subtipos de este virus pueden desencadenar un cáncer de cuello de útero, que es el cáncer más frecuente de la mujer.

“Alrededor de un 80 por ciento de las personas sexualmente activas van a ponerse en contacto con el virus en algún momento de su vida”, explica la ginecóloga Edurne Uzcudun.

Es un virus de transmisión sexual, muy frecuente también en hombres y con alto riesgo de contagio; el estado del portador es asintomático por lo que no sabe que lo padece. Se asocia con las verrugas genitales y el cáncer de pene, pero quizás lo más importante por su prevalencia es su relación con la etiología del cáncer de cuello de útero en la mujer”, añade el urólogo de Policlínica Gipuzkoa, Gregorio Garmendia.

Además del VPH, las infecciones de transmisión sexual más comunes en la mujer son las producidas por microorganismos como la Clamidia, el Gonococo, Treponema pallidum (sífilis) o las tricomonas, y por diferentes virus: herpes, Inmunodeficienci Humana (VIH) o Heptatisis C (VHC)”.

El pelo púbico tiene una función protectora contra el roce inevitable durante las relaciones sexuales. Si durante un encuentro sexual, las dos partes presentan un pubis sin pelo, cualquier infección de la piel de uno de ellos pasará indefectiblemente al compañero sexual. Incluso si usan preservativo, porque este nos protege las enfermedades de transmisión sexual, pero no protege la zona púbica.

Otra posibilidad es que quienes son adeptos a la depilación de sus zonas íntimas tienen la tendencia a tener comportamientos sexuales de riesgo, agregaron.

Es cierto que la ausencia de vello púbico hace que la presencia de piojos sea menos probable, pero los expertos insisten en que “aumenta el riesgo de infecciones por los pequeños cortes que se producen el área púbica”.

Tal y como cuenta a BBC Mundo la doctora Luisa Dillner, la depilación deja al pubis indefenso: “Tu pubis es un asunto tuyo. Pero el vello púbico está ahí por una razón: para proteger tus genitales de fricciones e infecciones. Es más higiénico no afeitártelo”.

También te puede interesar:

Scrotox, la trampa que hay detrás de los calzones ‘abultados’

¿Pondrías la mano en el fuego por tu chica? Puf… Te vas a quemar