Hablamos con Frank Cuesta: "El mundo tiene que animalizarse más y deshumanizarse un poco"

Paula Olvera

¿Echabas de menos a Frank de la Jungla? No hay de qué preocuparse porque el presentador acaba de estrenar una nueva temporada de Wild Frank en DMax. Este aventurero regresa al corazón de África para buscar gorilas, una especie en peligro de extinción que trata de sobrevivir en la República Centroafricana. Frank Cuesta nos da detalles sobre su viaje al país más pobre del mundo y además responde acerca de las polémicas en las que se ha visto envuelto en las últimas semanas por redes sociales.

Frank Cuesta (©DMax)
Frank Cuesta (©DMax)

-Acabas de estrenar la nueva temporada de Wild Frank. ¿Qué vamos a encontrar en este programa?
Hemos ido a grabar a la República Centroafricana los gorilas. Muy duro de encontrarlos, muy duro de grabarlos. Pero bueno es un programa muy especial porque, sobre todo, mostramos el contraste de lo que es el país más pobre del mundo y los animales que viven en ese país donde realmente los animales viven mucho mejor que las personas.

-¿Se podría decir que este es tu mayor reto televisivo hasta la fecha?
El mayor reto televisivo no creo, pero es un reto diferente. Encontrar gorilas primeramente no es fácil. Pero, segundo, estar detrás de esos gorilas durante mucho tiempo para grabarles es muy difícil. Nunca se ha visto. Siempre has visto los gorilas ahí en zonas donde están los guardas y lo que vas a ver son gorilas dentro de su casa, gorilas salvajes.

-Como comentabas, viajas a República Centroafricana que es el país con el Índice de Desarrollo Humano más bajo del mundo. ¿Has tenido que tomar algún tipo de medida especial de seguridad por petición de la cadena?
Cuando estábamos en las ciudades teníamos que estar protegidos por el ejército español. Es un país muy peligroso donde la vida no vale nada y donde están en conflicto constante con grupos rebeldes. Luego en la selva estás un poco de la mano de Dios porque no sabes si vas a encontrar furtivos o vas a encontrar rebeldes o qué te vas a encontrar.

-¿Cuál dirías entonces que ha sido el mayor peligro que has corrido esta temporada?
La gente. Nos encontramos con unos guardas que acababan de detener a unos furtivos y estás en medio de la selva, no saben quién eres, no saben qué haces allí. Ha habido momentos muy delicados en ese sentido.

-¿Cuáles son tus alicientes realmente para regresar una temporada más a televisión?
Es un programa muy diferente a lo que hemos hecho hasta ahora porque incluye también la condición humana. Es un contraste de los países desarrollados y subdesarrollados y sobre todo es un poquito el cambiar, que muchas veces intentamos humanizar a los animales y, a lo mejor, lo que teníamos que hacer era animalizar a los humanos.

-Al hilo de esto que comentas, el oso Tim podría abrir el Mundial de Rusia 2018, ¿qué opinión te merece? Porque hace unos meses criticaste que la Liga japonesa llevara a un mono con una correa para que hiciera el saque de honor.
El problema es que se están utilizando los animales. Queremos que los animales hagan cosas que hacen los humanos y eso no es natural ni normal. Ya es bastante terrible que un animal salvaje tenga que estar encerrado para que encima tenga que realizas cosas a bases de entrenamiento. El entrenamiento en un oso te aseguro que no es a base de caramelos, es un entrenamiento muy duro desde pequeño. En Rusia precisamente el oso no es como en otro país. En Rusia el oso es un animal muy doméstico, aunque parezca que no. Tener un oso no es tan raro en Rusia. Hay mucha gente con dinero que no sabe ya ni lo que quiere y a lo mejor ven eso y provoca otra vez otra oleada de matar madres para coger a los bebés. Yo es que utilizar animales haciendo comportamientos humanos me parece un poco absurdo.

-Precisamente has recibido una oleada de críticas por definirte como “antianimalista”. ¿Crees que ahora se ha convertido en una moda de Internet el movimiento de derecho a los animales?
Yo entiendo a mucha gente que se declara animalista, pero mucha gente es tan extremista que no entiende que el animalismo no es solamente salva al animal. Es decir, salva al animal en condiciones que lo puedas salvar y que pueda estar mejor. El animalismo en Internet se ha convertido en una moda que a mí me molesta mucho. Yo siempre digo que para mí es mucho más animalista un niño de doce años que todos los meses da cinco euros para una perrera que alguien que esté poniendo posts en Internet copiando y pegando. A Dios rogando y con el mazo dando. Llega un momento en que ese extremismo está dando tan mal nombre al animalismo que por eso yo dije que me declaraba antianimalista. Hay que pensar a veces más con la cabeza que con el corazón.

-Recientemente has denunciado que te han dejado animales muertos delante de tu casa. ¿Cómo es posible?
Eso pasa desde siempre. Lo que pasa que, de vez en cuando, tú colocas eso en las redes porque hay que colocarlo. Es como decirles: “Vale, he cogido el mensaje”. Tú piensa que me siguen numerosas personas en Tailandia donde están los malos también. En el último año nos hemos dedicado más al tráfico ilegal de búhos, a pararlo, y lo que me dejan son búhos muertos, un trozo de la cabeza de un búho. Es simplemente advertencias de “Para”. Pero bueno, también les contestas de alguna manera diciendo “No voy a parar”.

-¿Dirías que estas situaciones de odio te han hecho más fuerte para seguir exponiendo tu pasión por los animales en la televisión o te replanteas tu trabajo en la pequeña pantalla?
Haciendo lo que hago con los animales en Tailandia llevo dieciocho años. En la televisión llevo ocho. Entonces da igual que deje la televisión porque voy a seguir haciendo lo mismo. Piensa que hago televisión cuatro meses al año y ocho meses los dedico a lo que hago allí.

-Recientemente has tenido que responder a los internautas que te han insultado por decir “Viva España” una vez conocida la victoria del F.C. Barcelona en la Final de la Copa del Rey. ¿Cómo vives las críticas en redes sociales?
Es como todo. Las redes sociales es una manera muy directa de llegar a la gente, hoy en día se conocen las cosas rápidamente gracias a las redes sociales, pero a la vez es un arma de doble filo. Te puedes encontrar mucha gente que no sabes quién son. A lo mejor son niños de 10 años. Mucha gente utiliza las redes sociales, en vez de para comunicarse, para vomitar y ahí es donde está el problema. Todo el mundo cometemos el mismo error a veces y dices cosas que no tienes que decir o cosas que no sabes ni lo que estás diciendo. En este caso, yo ya llevo mucho tiempo con las redes sociales y cuando digo algo lo digo claro.

-Tienes hijos. ¿De qué manera les inculcas el amor y respeto a los animales?
Viviendo todos los días donde vivimos. Tenemos animales allí, ellos cuidan de los animales. Hacen todo conmigo, es decir, han nacido con eso. Lo han mamado desde pequeños. Para ellos es una cosa normal.

-Por último. En tu apasionante aventura alrededor del mundo, ¿qué te han enseñado la propia naturaleza y los animales?
Lo que me ha enseñado la naturaleza es que el mundo tiene que animalizarse más y deshumanizarse un poco. Porque los humanos estamos ya en un momento en el cual somos demasiado hipócritas y demasiado egoístas. Tendríamos que mirar un poquito más fuera de nuestro recinto, fuera de nuestra zona de confort.

Para seguir leyendo:
Frank Cuesta: “Nos metimos en un coto de caza privado y tuvimos un encontronazo con los cazadores”
No al maltrato animal: Frank Cuesta carga contra El chiringuito de Jugones

Imagen: ©DMax