Ya nadie habla de reciclar papel, sin embargo, sigue siendo un grave problema

Cuando hablamos de cuidar el medio ambiente y de cuál es nuestra responsabilidad para hacerlo posible, parece que últimamente, y con razón, nos hemos centrado en la importancia de reducir el uso de plásticos, con el objetivo de llegar a eliminarlos de nuestro consumo habitual. Pero no podemos dejar de lado la importancia que también tiene que lleguemos a reducir el uso de papel y que lo reciclemos de la manera adecuada. 

A diferencia del plástico, que aparece de manera relativamente reciente en nuestra vida, el papel lleva con nosotros desde la Antigüedad, y donde jugó un papel imprescindible en la transmisión de la cultura y la sabiduría de los pueblos de una generación a otra, y también entre distintas civilizaciones. 

Leer: Los errores más comunes que cometemos al separar la basura

Pero, a día de hoy, el uso del papel ha alcanzado unas cotas tan elevadas que, no solo favorecen la deforestación de los bosques, sino que, además, han generado un colapso en las labores de reciclaje en nuestro continente. Por eso, el primer paso que debemos dar es limitar el uso de papel, en la medida que nos sea posible, y adquirir algunos hábitos que pueden ser determinantes a la hora de lograr este objetivo. 

Por ejemplo, es muy útil reutilizar el papel ya usado, porque habitualmente solo usamos una de las dos caras que nos ofrece cada folio. Además, podemos pensarnos dos veces si realmente es necesario imprimir determinados documentos o si podemos disponer de la información que nos ofrecen a través de medios electrónicos. Si prestas atención a esto, seguramente descubras que hay muchas cosas que imprimes sin ninguna necesidad.

Pero, si igualmente tienes que hacerlo, revisa si tu impresora te permite usar las dos caras. Solo con este gesto el uso ya se reduce a la mitad. Y, por supuesto, compra papel reciclado. Es igual de útil que el otro, pero evitas el desgaste que sufren los bosques para producirlo.

Leer: Esto es lo que dicen los científicos sobre las olas de calor

Cómo reciclar el papel correctamente

Cuando reciclamos adecuadamente el papel que utilizamos, estamos ayudando al planeta de diferentes maneras. En primer lugar, desarrollamos una conciencia y una responsabilidad, no solo en cuanto al reciclaje, sino también en cuanto al uso del papel. Además, haciéndolo, contribuimos a la preservación de especies de plantas y animales, al ahorro de agua y de energía, y a mejorar la calidad del aire.

VER GALERÍA

Ya nadie habla de reciclar papel, sin embargo sigue siendo un grave problema

Ahora, para que el reciclaje de papel pueda realizarse de la manera adecuada, es muy importante saber qué podemos realmente depositar en el contenedor azul, y qué no. Lo más fácil es saber que todo tipo de folios, papeles, revistas, periódicos, bolsas de papel y embalajes de cartón van directos al contendor y son perfectos para reciclar. No caigas en el error (más común de lo que parece) de incluir en este grupo los tetrabrik, ya que su lugar de destino es el contenedor amarillo.

Del mismo modo, las servilletas de papel o el papel de cocina, cuando se ha usado, no debe ir al contenedor azul, sino al de residuos, al igual que las etiquetas adhesivas, el papel higiénico o el papel de aluminio.

Es importante que el papel que vaya a ir al contenedor azul no esté manchado, ni contenga restos de comida u otros residuos, ya que eso dificulta enormemente su reciclaje.

Leer: El primer supermercado ‘zero waste’ está en Barcelona