Ha llegado el momento de vender a Modric

Raddad Jebarah/NurPhoto via Getty Images

No vas a encontrar en todo este texto una sola palabra malsonante del croata Luka Modric, y sin embargo, estoy convencido de que ha llegado el momento de que el Real Madrid le venda.

El ex del Tottenham forma parte ya de la historia madridista. Ha levanta cuatro Champions Leagues siendo clave en todas las finales. Su fino juego, su visión, su poderío con el balón controlado a pesar de su estatura y su impronta dentro del terreno de juego han hecho que la inversión de 45 millones de euros que en algunos lados de la península ibérica tildaron de “cortina de humo”, acabaran siendo una bendición.

Durante un lustro ha sido uno de los mejores (sino el mejor) mediocampista del mundo, reconocimiento que quedó refrendado con su actuación en el Mundial 2018 y el Balón de Oro que recibió ese mismo año. Su calidad sobre el terreno de juego ha sido sólo comparable a su clase como futbolista y como persona, alejado de los estereotipos modernos de jugadores que prefieren destacar por sus cortes de pelo que por lo que hacen con el balón.

Pero a sus 34 años, es el momento de decir adiós. La carrera de Modric en el Bernabéu ha sido para enmarcar, aunque eso no pueda cegarnos ante la realidad: sus mejores años han quedado atrás y las nuevas generaciones vienen apretando.

TF-Images/Getty Images

La explosión de Federico Valverde, la vuelta al mundo competitivo de Isco, el buen rendimiento de Martin Odegaard en su cesión en la Real Sociedad y el más que probable fichaje de Donny Van de Beek el año que viene, hace que los puestos en el mediocampo madridista estén de lo más caro. Toni Kroos también ha vuelto a estar en un gran momento de forma y Casemiro se ha erigido como el gran líder del futuro del club, por lo que del trio maravilloso que conquistó tres Champions al hilo en Milán, Cardiff y Kiev, la pata más coja es la del genio croata.

Con un sueldo de 15 millones de euros netos al año y contrato hasta junio de 2021, el verano que viene será el último que el Real Madrid pueda desprenderse de él cobrando un traspaso, por lo que además de ahorrarse su sueldo “galáctico”, los blancos podrían recibir una compensación moderada (estando en último año de contrato y con 34 años la cifra no sería muy elevada, eso también es cierto).

Por supuesto, la decisión tendrá mucho que ver con los planes del propio Modric. Se ha ganado a pulso su estatus de estrella en el equipo y de figura histórica en el club, por lo que si decide apurar su contrato nadie le va a echar. Además, una vez que alcanzado su nivel de forma óptimo ha vuelto a demostrar que puede ofrecer mucho al Real Madrid todavía. Pero la edad no perdona, y el verano de 2020 se presenta como el momento ideal para que el croata abandone el barco blanco y busque otros objetivos.

Denis Doyle/Getty Images

Tras el Mundial 2018 el agente del 10 madridista recibió una mareante oferta del Inter de Milán, que le ofrecía disputar los próximos dos años en Italia y los dos siguientes en el equipo Chino de los dueños de la entidad interista. Su sueldo por cada uno de esos cuatro años prácticamente duplicaba sus emolumentos en Madrid, y aunque se llegó a plantear su salida, finalmente decidió quedarse.

Ahora Modric parece tener también un suculento ofrecimiento de David Beckham para engrosar la nómina de su nuevo equipo en la MLS estadounidense, el Inter de Miami. La oportunidad sería espectacular, y el ex madridista está tentando también a jugadores como Edinson Cavani o James Rodríguez. Para el croata significaría poder alargar su carrera en una liga menos competitiva, ganando prácticamente el doble, y viviendo una gran aventura en una ciudad a la que le gusta ir a veranear con su familia.

Parece por lo tanto que los astros se han alineado y que el momento de vender a Luka Modric ha llegado. Será un trago difícil, pero el futuro del club está tirando la puerta abajo, y el pequeño genio croata podrá seguir brillando lejos del Bernabéu hasta que el cuerpo aguante.

Más historias que te pueden interesar: