Guzmán, principal apuntado por el fracaso en el manejo de la inflación, según reveladora encuesta

·5 min de lectura

Martín Guzmán, presentó este jueves su renuncia a su cargo mediante una carta dirigida al presidente Alberto Fernández. 

Seguramente, si uno le preguntaba a Guzmán cuáles eran los principales desafíos que enfrentaba sentado en el sillón principal de la oficina más importante del ya famoso quinto piso de Hipólito Yrigoyen 250, el listado sería bien amplio. Pero de todos los retos hubo uno que constantemente le planteó desafíos como Ministro de Economía: la inflación.

Hay varias razones para sostener que la inflación fue una de las grandes amenazas que pesaban sobre los hombros del ahora exministro. En primer lugar, por el flagelo en sí mismo. Se trata de una preocupación que afecta a toda la población sin excepción y ello sería razón suficiente para preocuparse.

En segundo lugar, porque no solo afecta a toda la población, sino que además es la principal preocupación ciudadana desde junio del año pasado, con el agravante que se ubica en junio de este año en niveles no vistos en los últimos 6 años.

Y en tercer lugar, porque no solo es una preocupación dominante en la ciudadanía, sino que, además, es aun más dominante entre los propios votantes del Frente de Todos.

En definitiva, tres razones suficientemente valederas para que Guzmán, ahora fuera del Gobierno, viera en el aumento generalizado de los precios como su principal amenaza.

La preocupación por la inflación, en alza.
La preocupación por la inflación, en alza.

La preocupación por la inflación, en alza.

Sobre todo, a partir de que su cartera absorbiera la Secretaría de Comercio Interior, razón por la cual ya no le quedaban excusas para quitarse responsabilidad por los malos resultados en la materia.

Con la conducción plena de todos los instrumentos que se necesitan para el combate contra la inflación, Guzmán ya no tenía muchos argumentos para quitarse responsabilidad.

La inflación, la principal preocupación de los argentinos.
La inflación, la principal preocupación de los argentinos.

La inflación, la principal preocupación de los argentinos.

Inflación: baja la confianza en el Gobierno

La confianza de la gente en la capacidad del Gobierno para bajar la inflación no pareciera ser auspiciosa de los resultados, sino todo lo contrario. En nuestro estudio nacional de junio, consultados al respecto, el 84,4% de los encuestados consideró que la administración de Alberto Fernández está poco o nada preparada para bajar la inflación.

Un registro elocuente acerca de la confianza que la opinión pública tenía respecto de que Martín Guzmán tuviera éxito enfrentando este desafío. Solo el 7,8% se mostró optimista respecto de que el Gobierno está preparado para bajar la inflación.

¿El Gobierno puede bajar la inflación? La ciudadanía duda.
¿El Gobierno puede bajar la inflación? La ciudadanía duda.

¿El Gobierno puede bajar la inflación? La ciudadanía duda.

No son números que deberían causar sorpresa. Los niveles de confianza de la gente respecto de que el Gobierno pueda controlar la inflación son precisamente la consecuencia de los malos resultados que ha ofrecido en la materia. Y en esto, tenemos una sociedad que viene escuchando hace más de 20 años que la inflación va a bajar, y lo único que ha sucedido en estos últimos 20 años es que los precios no han parado de subir, salvo en penosas circunstancias como la pandemia, en donde la desinflación fue por el peor motivo.

"El 84,4% de los encuestados consideró que la administración de Alberto Fernández está poco o nada preparada para bajar la inflación"

La inflación, amenaza para Guzmán

Siendo la principal preocupación ciudadana, y estando en niveles nunca vistos para otra preocupación en los últimos 6 años, la inflación fue un factor clave en la salida de Guzmán del Ministerio de Economía.

Este tema forma parte de la discusión que se venía dando dentro de la coalición gobernante desde hacía varios meses. De hecho, no fue la primera vez que un ministro pierde su puesto por obtener malos resultados de gestión un su función.

Pero hubo aquí un agravante que tuvo que ver con el nivel de enojo que la gente tiene con el asunto. De hecho, consultados sobre el tema, en nuestro último estudio nacional, el 50% de los argentinos estaba total o bastante de acuerdo en que el presidente Alberto Fernández le pidiera la renuncia al ministro de economía si la inflación no cedía en los próximos meses.

Un 12,2% estuvo medianamente de acuerdo, y solo un 25,2% estaba poco o nada de acuerdo con que Guzmán perdiera su lugar si no resuelve el principal problema que preocupa a los argentinos.

Pero esos son resultados que corresponden al total de los consultados, sean votantes oficialistas u opositores. El asunto se ponía más complejo para el ahora exministro si nos enfocamos en los votantes del Frente de Todos, aquellos que acompañaron al Gobierno en la elección legislativas.

Allí, eran muchos más los que se mostraban total o bastante de acuerdo en que el Presidente echase al Martín Guzmán si la inflación no cedía en los próximos meses, llegando al 63,2% de esos votantes. Solo el 18,1% se mostraba poco o nada de acuerdo con que el Presidente le pidiera la renuncia al ahora exministro si los resultados en materia de inflación no aparecían.

¿Alberto debe pedirle la renuncia a Guzmán? Los votantes del FdT expresan un duro veredicto.
¿Alberto debe pedirle la renuncia a Guzmán? Los votantes del FdT expresan un duro veredicto.

¿Alberto debe pedirle la renuncia a Guzmán? Los votantes del FdT expresan un duro veredicto.

En definitiva, es cierto que la Argentina tiene múltiples problemas de orden macroeconómico para preocuparse, y probablemente muchos tengan un impacto significativo en las posibilidades de generar un proceso de crecimiento genuino y sostenido en el tiempo. Pero desde el punto de vista de un proceso político protagonizado por un liderazgo presidencial que atraviesa una crisis de popularidad preocupante, sin lugar a dudas la variable económica de mayor riesgo político es la inflación. Es la que más preocupa, es la que más afecta a la gente y es la principal demanda de los propios votantes del oficialismo.

Mirando la mecha corta de la opinión pública, ya se palpitaba la sensación de que se le iba acabando el tiempo para que el ministro de economía mostrara resultados convincentes en materia inflacionaria. Y no es que esto provenía del análisis económico o político, sino que se trataba de una demanda de los propios votantes del Frente de Todos.

Por Lucas Romero, politólogo y director de Synopsis Consultores.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente