Gustavo González: una imagen por los suelos como sinónimo de éxito

·5 min de lectura
Gustavo González: una imagen por los suelos como sinónimo de éxito

Si hay algo verdaderamente significativo del episodio número nueve de Rocío. Contar la verdad para seguir viva es que Rocío Carrasco ha atacado como nunca a Gustavo González. La protagonista de la docuserie de Telecinco ha brotado sin miramientos contra el colaborador de Sálvame por compincharse con Antonio David Flores en el pasado. Y es que la hija de Rocío Jurado le ha tachado de mentiroso después de contar públicamente su propia versión sobre el día en el que Rociito fue a declarar tras la demanda que le interpuso su hija en compañía de su expareja.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Que Rocío Carrasco haya estallado contra Gustavo González en el documental ha provocado que el paparazzi se sitúe en el punto de mira. Sin embargo cabe subrayar que, aunque la imagen moral del periodista está quedando dañada, a la vez le está viniendo de lujo porque está aumentando su protagonismo y su caché en Telecinco. En este sentido, ya le pasó lo mismo con Kiko Rivera cuando quedó por los suelos en Sálvame tras grabar a escondidas al hijo de Isabel Pantoja en 2006. Una paradoja que, por otro lado, habla de cómo funciona la televisión y su necesidad de incorporar villanos en pantalla.

Gustavo González ha sido señalado por Rocío Carrasco durante la emisión del noveno episodio de la docuserie de moda. La hija de Rocío Jurado ha relatado que, nada más llegar al cuartel de la Guardia Civil por la denuncia de maltrato continuado que puso su hija Rocío Flores, tanto ella como Fidel Albiac se percataron de la existencia de un coche ocupado por uno de los fotógrafos que trabajaban en ese momento para Gustavo González. Es decir, la madrileña ha destapando que el colaborador de Sálvame y Antonio David Flores estaban compinchados por aquel entonces y que el padre de sus hijos había filtrado el altercado esperando, presuntamente, que fuera captada esposada.

Ese coche resultó ser si no de él, de una persona que trabajaría con él en ese momento, de la agencia de Gustavo González. El que yo tuviera que ir ese cuartel de la Guardia Civil en esa fecha solamente lo sabía la jueza a la que le habían trasladado la denuncia, los guardias que me llaman y la otra parte. La jueza le pide a policía judicial la máxima discreción posible. Por eso a mí no vienen a mi casa a deternerme", ha contado Rocío Carrasco primeramente antes de dejar caer que Gustavo González es otro títere más de Antonio David Flores.

"La información que dice Gustavo, él reconoce que en ese cuartel de la Guardia Civil hay un fotógrafo, que es suyo, y que lo sabe por un guardia. Es es que es muy fuerte. Porque Gustavo está diciendo ahí que es el guardia civil el que le informa a los fotógrafos que el día anterior ha estado la niña y el padre. Lo primero que tiene que hacer Gustavo es ser honesto y decir quién le dice que vaya a donde tiene que ir y ser honesto y decir qué esperaba fotografiar ese día. Eso es lo primero que tiene que hacer Gustavo, ser honesto con la gente y con él mismo. Porque no lo es”, ha continuado Rocío Carrasco incidiendo en que el paparazzi esperaba verla esposada y saliendo de un furgón de la Guardia Civil.

Pero aquí no acaba la polémica ya que Rocío Carrasco ha explicado que Gustavo González volvió a aparecer en escena cuando ella tuvo que declarar ante la jueza: "Cuando llego al juzgado está Gustavo González haciendo fotos en la entrada y en la salida. Por eso él sale ahora mucho posterior diciendo que él ya sabía todo eso y que él fue conocedor de primera mano. Y que él tenía información. Él estaba por quién estaba y él fue cómplice de alguna manera de toda esa situación. Fue cómplice y estoy segura que sin saber la verdad. Fue una marioneta más en toda esta tragedia".

Que Rocío Carrasco haya arremetido contra Gustavo González, desmintiendo también la información del periodista sobre que no llevaba a su hijo David al médico cuando le correspondía la custodia y que, en definitiva, no se hacía cargo de las necesidades especiales del niño, ha tenido consecuencias inmediatas ya que la imagen del paparazzi ha quedado por los suelos.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

No obstante, y a pesar de que los internautas le han vilipendiado en redes sociales por haber sido cómplice de Antonio David Flores y por haber colaborado en el escarnio público ejercido sobre Rocío Carrasco, lo cierto es que situarse en el centro de la controversia en este caso también se puede entender como sinónimo de éxito ya que, de un tiempo a esta parte, Gustavo González está aumentando su protagonismo y, por ende, su caché en Telecinco.

Dicho de otro modo, que Rocío Carrasco haya fulminado a Gustavo González sirve para que la protagonista de la docuserie salde cuentas con el periodista y dé otro rejonazo a la prensa del corazón, pero a la vez para que éste incremente el interés de la audiencia por verle en primera línea televisiva. Lo más curioso es que no se trata de la primera vez que el de Cuart de Poblet acaba escaldado en Telecinco pero haciendo caja en televisión ya que el pasado mes de febrero en Sálvame se hiza pública la grabación de una cámara oculta del paparazzi a Kiko Rivera donde se puede ver claramente al DJ despotricando tanto de los Pantoja como de los Rivera.

Más historias que te pueden interesar:

Imagen: ©Mediaset