Gustavo Adolfo Infante, el periodista que quieren fuera de la TV por su nefasta actitud

·9 min de lectura
MEXICO CITY, MEXICO - MAY 13: Journalist Gustavo Adolfo Infante speaks to the media at the Guzman vs Frida Sofia case at the Mexico City Attorney's Office on May 13, 2021 in Mexico City, Mexico. (Photo by Medios y Media/Getty Images)
Gustavo Adolfo Infante frente a los medios de comunicación tras una audiencia por el caso Enrique Guzmán vs Frida Sofía en mayo de 2021 (Foto: Medios y Media/Getty Images).

Gustavo Adolfo Infante no solo se autodenomia "el periodista de las exclusivas", desde hace bastante tiempo también se presenta como el único con la capacidad de emitir opiniones y juicios que deben ser considerados verdad absoluta solo porque él lo dice, y quien no esté de acuerdo con ello, será objeto de un ataque sin cuartel, como ha ocurrido recientemente con Joanna Vega-Biestro y Sergio Mayer.

El reciente arranque de Infante por una "discrepancia" con Vega-Biestro y Ana María Alvarado es una piedra más a las numerosas controversias que ha ido juntado desde hace varios años y que lo han llevado en algunos ocasiones ante la justicia, convirtiéndolo en el objeto de escándalos que su propia televisora ha tenido que resolver. Sin contar que algunos se han organizado para exigir su salida inmediata de la televisión.

Durante la transmisión del 8 de agosto de Sale el sol, el comunicador montó en cólera cuando las periodistas y su compañero Álex Kaffie se rieron porque tras dar una nota, el protagonista de la misma le habría escrito para ejercer su derecho de réplica, según dijo. No entendemos exactamente qué es lo que esperaba Infante, si una aclamación por tener el contacto o quizá que le preguntaran qué más decía el mensaje que le había llegado a su teléfono móvil.

Lo que sucedió a continuación dejó perplejos a los conductores, la producción y la audiencia: el titular de El minuto que cambió mi destino consideró la actitud de sus compañeros, principalmente de Joanna y Ana María, como una desacreditación a su trabajo, algo que según dijo, sucede constantemente.

"Aquí la realidad es que ustedes siempre quieren desacreditar, pónganse a trabajar. A ver Joanna, tú no has tenido una sola exclusiva desde que estoy aquí. Ya me cayeron gordas, la neta, ya me cayó mal, ya me cayeron mal que siempre están desacreditando mi trabajo", dijo en un tono agresivo, mientras las cámaras enfocaban a la conductora que se mostró sorprendida y desconcertada.

Posteriormente, Ana María intentó calmar los ánimos y le comentó que el reclamo estaba fuera de lugar y debían tratarlo fuera de cámaras. Esto alimentó más la furia de Gustavo Adolfo Infante quien lanzó una amenaza que solo alguien que se siente intocable se atrevería a pronunciar al aire: pidió a la empresa, Imagen Televisión, que lo retiraran del matutino, o en su caso, Joanna fuera despedida.

El programa siguió con su transmisión, pero Infante aún mantenía su espada desenvainada y horas después en su canal de YouTube volvió a tocar el tema para arremeter de nueva cuenta contra Vega-Biestro, a quien señaló ahora de hacerlo sentir incómodo y de no ser capaz de sacar información exclusiva.

"Tengo la libertad de trabajar con quien me sienta a gusto, y con ella no me siento a gusto. (Si) La empresa toma la decisión por lo ocurrido el día de hoy de separarme de Sale el sol, lo acepto, pero no es posible laborar con una persona que todo lo que hagas, absolutamente todo lo que hagas, lo desacredite, que nada le parezca, que se la pase torciendo la boca, haciendo caras al aire con tu trabajo, cuando ella no genera, desde que estamos trabajando juntos, una sola nota, una sola entrevista, una sola exclusiva. Yo creo que sentarse a romperle la madre al trabajo de los demás es muy sencillo", acusó.

Pero mientras el comunicador seguía vociferando, las reacciones en redes sociales comenzaron a tomar partido por Joanna.

Sergio Mayer, con quien mantiene un intercambio de declaraciones violentas desde hace meses, fue de los primeros en condenar la actitud del conductor y opinó que debería salir del aire, pues es "misógino y vulgar (...) ¿Todo por pensar diferente? No es la manera, con esa prepotencia ensucia una empresa entera, a un gremio entero (...), una ofensa al público en un acto claro de acoso laboral y de prepotencia, poniendo en duda la credibilidad y la ética de las periodistas".

Como Mayer, decenas han acusado a Infante de usar los micrófonos y las cámaras para denostar, agredir y burlarse de la gente, y aunque dice llamarse "feminista", es el primero en tener una actitud machista, como se manifestó en su respuesta a la crítica de Sylvia Pasquel por su exabrupto.

Otro excolaborador de Infante, Michelle Ruvalcaba, también se enfrascó en un intercambio de dimes y diretes con el señalado conductor, tras la salida del primero del programa De primera mano por supuestos desacuerdos y pleitos. Sin embargo, el titular de dicha emisión lo acusó de conductas indebidas con ejecutivos del canal y por supuestos problemas con el alcohol.

De hecho, cada crítica y señalamiento generado desde el lamentable episodio en televisión ha tenido una respuesta por parte del conductor, especialmente aquellas provenientes de Mayer, a quien le ha advertido que pronto revelará pruebas que lo inculpan en tráfico de influencias y como agresor infantil.

Joanna Vega-Biestro (Foto: Carlos Tischler/Getty Images).
Joanna Vega-Biestro (Foto: Carlos Tischler/Getty Images).

La conductora Paulina Mercado presentó el viernes pasado el programa donde ocurrió la polémica y leyó un breve comunicado de la televisora ante las cámaras. "Familia, bienvenidos, en Sale el sol creemos y defendemos las diferencias de opinión, ideologías y creencias, pero sobretodo creemos, defendemos y promovemos la libertad, la tolerancia, el respeto y la unidad". En segundo plano se podían observar a los involucrados, excepto Kaffie.

Mercado siguió hablando, asegurando que ni la producción ni la empresa estaban dispuestos a permitir cualquier tipo de agresión. "Estamos convencidos de que juntos somos más y que la violencia no nos conduce a ningún lado, es un veneno que no necesitamos y en este programa no estamos dispuestos a darle lugar en ninguna de sus formas". Y como si se tratara de vender una propuesta de campaña, remató con un "no a la violencia y sí a la reconciliación".

Más adelante, el trío de la controversia abordó el tema.

Infante fue el primero en hablar y dijo ser "un ser humano, me enojo también y me molesto en ocasiones", en un débil intento para justificarse. Aceptó que la discusión debió realizarse en privado, "en una oficina que debió haber sido ante la productora de este programa y no frente a ustedes (la audiencia). Pero en aras de la audiencia, del programa y de ustedes compañeras no volverá a ocurrir", dijo y se comprometió además a trabajar con profesionalismo.

Pero lo que dijo Ana María Alvarado enseguida, dejó entrever que el equipo tiene o arrastra conflictos internos desde hace tiempo. "Como dice Gus, de ahora en adelante trabajaremos con respeto aunque tengamos diversidad de opiniones".

Y si se trata de ver moros con tranchetes, hay que hablar de la rigidez con que se comportaron durante este comunicado: Gustavo Adolfo siempre se dirigió a cámaras, Joanna mantuvo su vista fija y sobria, y Ana María se dirigió a ambos, pero solo tuvo alguna leve respuesta de su compañera. Cuando Joanna aceptó en nombre de las dos la disculpa, él jamás volteó a verlas y con un aire de soberbia, se rascó la oreja y decidió ver de reojo a la cámara que lo enfocaba.

Gustavo Adolfo Infante se ha presentado o ha intentado imponer sus opiniones y juicios como verdad absoluta, pero lejos de ser un periodismo objetivo.

Además, se ha atrevido a amenazar a una compañera con quitarle el trabajo porque no coincide con él o porque lo hace sentir incómodo.

Sin olvidar que esta es la segunda ocasión en el año en que Imagen Televisión debe salir a disculparse con la audiencia por el comportamiento de su conductor.

Apenas en marzo pasado, Infante fue obligado por la cadena a ofrecer una disculpa pública al actor Mauricio Martínez, a quien en una pasada emisión lo descalificó junto a víctimas de violencia y agresión sexual. En aquella ocasión, el comunicador se molestó con Martínez por no darle una entrevista para hablar de la presunta agresión sexual que sufrió por parte de su exmanager Toño Berumen.

Mónica Noguera, que en ese momento trabajaba con él en De primera mano, colocó en sus redes sociales el comunicado de la empresa en la que señalaban que trabajarían con todos los conductores para cumplir el código de ética, además de establecer medidas como el respeto a las personas involucradas en las noticias y hacerse responsables ante el público por la precisión sobre lo que se escribe y se expresa.

Poco después Noguera dejó el programa.

Durante el fin de semana, se publicó una petición Change.org en el que se le acusa de "incontables muestras de machismo, misoginia, homofobia, racismo y discriminación". Se exige a Olegario Vázquez Aldir, director de la empresa, que el conductor quede fuera de Sale el sol así como del resto de programas en los que es titular, como El minuto que cambió mi destino y De primera mano.

Lo que suceda con Gustavo, Joanna y Ana María se verá reflejado en las próximas emisiones. Seremos testigos de si existe el profesionalismo al que se comprometieron en televisión pública, o si casualmente tendrán espacios propios o nuevas oportunidades laborales dentro o fuera de la empresa.

Quizá lo más inmediato en el futuro de Infante sea la posible demanda colectiva que un grupo de actores, entre ellos Gabriela Spanic, Sergio Mayer, Alfredo Adame, Ingrid Coronado y Alejandra Guzmán, preparan en su contra. "Se están juntando muchos artistas porque guardar tanto, en medio de tanta difamación, no se vale. Nos sentimos transgredidos de cierta forma, entonces llega un momento en el que decimos 'ya basta'", informó la actriz en julio pasado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Revelan cómo luce Gael García en "Werewolf by Nigth", la nueva serie de Marvel