Guillermo y Máxima de Holanda 'premian' a la niñera de sus hijas con un ascenso insólito

·2 min de lectura

Como todos los padres con una apretada agenda laboral que se ven obligados a delegar el cuidado de los hijos, los reyes Guillermo y Máxima dejaron a sus pequeñas en las mejores manos, que no eran otras que las de Eveline van den Bent, la niñera holandesa que contrataron en 2006 para que cuidara de las princesas Amalia y Alexia en primer lugar, y luego también de la princesa Ariane, que nacía justo un año después de empezar a trabajar con los entonces Príncipes de Orange. Con el tiempo los soberanos constataron que no solo no se equivocaron al confiarle sus bienes más preciados, sino que aún tenía enorme potencial: la persona que había sido buena para sus hijas, podía ser igual de buena para la monarquía. Así empezó a gestarse el insólito ascenso de la nanny que, catorce años después de entrar en Palacio, se ha convertido por real decreto en secretaria personal del Rey de los Países Bajos.

nanny-eveline-1z
nanny-eveline-1z

Este último voto de confianza de los reyes Guillermo y Máxima a Eveline, que es la demostración definitiva de su muy alta estima y consideración a quien ha sido en estos años prácticamente un miembro más de la familia, pivota entre dos ejes fundamentales: su lealtad a la Familia Real holandesa y su formación en Derecho, que cursó en Leiden, la Universidad más antigua de Holanda y casualmente la misma en la que el propio monarca holandés se licenció en Historia. Pero, como se sabe, las cosas de Palacio llevan un proceso y obviamente la cuidadora de las Princesas no mudó en secretaria del Rey de un día para otro. Fue realizando diversos cometidos intermedios hasta llegar a ser la mano derecha de Guillermo de Holanda y manejar los asuntos reales.

holanda-cp-6z
holanda-cp-6z

La reina Máxima le dio su primera oportunidad, admirada por su profesionalidad, apenas tres años después de haberle dado empleo como niñera. La tomó prestada un día a sus hijas para probar y ya no se la devolvió, de entonces en adelante sería su asistente personal. Cuatro años después, con el relevo en el trono en 2013 y la crecida de obligaciones del rey Guillermo, Eveline van den Bent asumió también el puesto de asistente personal del recién investido Rey, que compaginó con el mismo cargo que ya venía desempeñando para la reina Máxima. Hasta este nombramiento oficial y reconocimiento público.

A Eveline la sustituyó como niñera una compatriota de la reina Máxima, también con un nutrido currículo: español, inglés, francés y holandés y licenciatura en Lengua y Literatura en la Universidad Nacional de Córdoba con un brillante expediente académico. Una nueva cuidadora bien preparada y de su máxima confianza, pero de momento sin otras ocupaciones en Palacio.

Más historias que te pueden interesar: