Guillermo, Catalina, Harry y Meghan aparecen juntos en Windsor

·2 min de lectura
El castillo de Windsor credit:Bang Showbiz
El castillo de Windsor credit:Bang Showbiz

Los príncipes Guillermo y Harry han aparecido a las puertas del castillo de Windsor alrededor de las cinco y media de la tarde, hora local, para contemplar las flores y otros tributos a su abuela Isabel II que se han ido apilando contra la valla desde que se anunció el fallecimiento de la soberana el pasado jueves. Los dos están acompañados por sus respectivas esposas, Catalina y Meghan, con quienes conformaron en su momento un grupo muy carismático que se bautizó como los cuatro fantásticos antes de que los duques de Sussex abandonaran sus funciones institucionales.

En el caso de la duquesa de Cambridge, se trata de su primera aparición pública desde que ayer por la tarde se convirtió oficialmente en la nueva princesa de Gales. Este título había quedado en desuso en las últimas décadas a pesar de que la esposa del nuevo rey Carlos III tenía derecho a utilizarlo desde que se casaron hace diecisiete años. Ella decidió no adoptarlo por respeto a la fallecida princesa Diana, cuya memoria sigue muy presente en la sociedad británica.

La imagen de los dos matrimonios juntos proyecta una sensación de unidad cuyo significado no ha pasado desapercibido y ha confirmado la presencia de la duquesa de Sussex en Windsor. Harry y Meghan han caminado de la mano, como es habitual en ellos, mientras Guillermo y Catalina permanecían lado a lado, pero sin tocarse. La antigua actriz también ha sido vista acariciando la espalda de su esposo en señal de ánimo, ya que se trata de un momento especialmente difícil para él, que siempre mantuvo una relación muy estrecha con Isabel II.

El nuevo príncipe de Gales se ha agachado para leer algunas de las tarjetas con mensajes de cariño y agradecimiento que se han dejado para su abuela antes de acercarse a saludar a todas las personas que se han congregado frente al exterior del castillo. En ese momento se ha escuchado un saludo espontáneo de la multitud, que ha tomado fotografías y ha estrechado la mano de los cuatro royals, pero se ha mantenido en todo momento una atmósfera de solemnidad acorde a la ocasión.