Guillem ha conseguido un doble premio en ‘MasterChef Junior’

·4 min de lectura

Por Mike Medianoche. - Este año la edición de MasterChef Junior ha sido un tanto inusual. Por un lado, ha sido más corta de lo que nos tenían acostumbrados, y por otra, ha trasladado su día de emisión del lunes al jueves a la hora de emitir su gran final. Un broche de oro a la competición en el que el pequeño Guillem se ha alzado como ganador, y por partida doble. No solo ha sido elegido el mejor cocinero por parte de los jueces, sino que él mismo ha logrado una victoria personal, aprendiendo cuánto vale y qué grandes cosas puede hacer en esta vida si se lo propone.

A la semifinal llegaron Ariel, Olivia, Guillem y Carla. Guillem se alzó como el primer gran favorito, al conseguir el primer delantal blanco, que le garantizaba un puesto en el duelo final. El barcelonés, de 12 años, siguió al pie de la letra las indicaciones de Martín Berasategui para replicar un postre, en la conocida prueba de ‘sigue al chef’. Un reto que tenía un sabor ancestral, pues todos los ingredientes del plato ya se utilizaban en el antiguo Egipto.

Estoy alucinado de que sea la primera vez que tocas este tipo de técnicas y no he visto nada parecido en mi vida con un chaval tan joven, has dado en el centro de la diana”, le dijo el doce estrellas Michelín. En un ejercicio de disciplina y deportividad a partes iguales, el chico, cuyo tupé es una de sus señas de identidad, sacó tiempo para elaborar su plato y también ayudar a sus tres compañeras, a las que recordaba las medidas de los ingredientes.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Jordi Cruz, uno de los jueces del programa junto a Samantha Vallejo-Nágera y Pepe Rodríguez, le dio el título de “caballito ganador” a Guillem en aquel momento, un apodo que él da a aquellos aspirantes que desprenden un mayor potencial. “Quien quiere ser cocinero ya se siente cocinero y tú tienes todas las herramientas, tienes ganas y encima eres un tío humilde y trabajador, es por eso que eres mi caballito ganador, porque me siento identificado en ti y ya veo un pequeño cocinero”.

En esta última entrega se contó con la participación de la actriz Verónica Forqué, pero su intervención fue recortada después de que se suicidase el pasado 13 de diciembre. Aunque el programa fue editado, se entiende que la protagonista de ¿Por qué lo llaman amor cuando quieren decir sexo? formó parte de los famosos que ayudaron a los pequeños aspirantes en la prueba de exteriores, en la que Carla se alzó como la mejor.

Ya en la prueba final, Guillem elaboró un plato homenaje a su tierra natal, Cataluña, y que le hizo merecer el título de ganador de la novena temporada de MasterChef Junior. “Alucinante, es un sueño cumplido, una noche mágica, no tengo palabras para definir este momento”, decía el pequeño, emocionado.

Al ser el mejor de los 12 participantes, Guillem se llevó un trofeo que le acredita como ganador, una beca de 12.000 euros y un curso de cuatro días en la institución académica de cocina Basque Culinary Center. Su victoria se englobó en el episodio más visto de la temporada, pues firmó 1.581.000 espectadores y un 12,6% de cuota de media según los datos de Kantar ofrecidos por consultoras.

Sin embargo, para este concursante el premio ha ido más allá de las regalías del programa, ya que ha ganado confianza en sí mismo. Y es que el chico explicó que muchas veces se fue a la cama pensando que no era bueno en nada, hasta que se adentró en el mundo de la cocina. Un relato con el que Jordi Cruz volvió a sentirse completamente identificado, pues contó que descubrió que quería ser cocinero a los 8, y que empezó a ello a los 12, la misma edad que tiene Guillem ahora mismo. “No creí que mis padres se sintieran orgullosos de mí hasta que gané una estrella Michelin a los 24... y, mira detrás de ti, tú eso ya lo tienes”, le dijo el juez, en referencia a los padres del concursante, que como es habitual fueron hasta el plató para darle ánimos en su último cocinado.

Gracias al discurso de Guillem queda patente que MasterChef Juniores un programa de gran valor para Televisión Española, pues cumple una importante función de servicio público. Como siempre, en esta novena temporada se ha puesto en valor la importancia del reciclado, se ha enseñado a los chicos a no desperdiciar alimentos y se ha educado en valores como el compañerismo y la amistad de manera transversal. Pero además permite a los pequeños de la casa a desarrollar su vocación y a ganar confianza en sí mismos, algo sin duda muy necesario cuando se está a las puertas de la adolescencia.

Más historias que podrían interesarte:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente