El Guggenheim Bilbao reivindica la figura de Tagore en una videoinstalación

·3 min de lectura

Bilbao, 23 jun (EFE).- El Museo Guggenheim Bilbao acoge desde este jueves una videoinstalación del colectivo The Otolith Group, que reivindica la figura del Premio Nobel de Literatura Rabindranath Tagore y sus enseñanzas sobre la necesidad de cuidar y conservar la naturaleza para las futuras generaciones.

La pieza, segunda de la programación de la Sala "Film y Video" del centro expositivo bilbaíno, se titula "Horizonte O" (creada en 2018) que es como los agrónomos denominan a la capa superior del suelo, en la que se produce la descomposición y aprovechamiento de los componentes orgánicos de las hojas, las ramas, la fruta y los restos animales.

La proyección, a modo de ensayo cinematográfico, se centra en el quehacer cotidiano de la escuela Visva Bharati enclavada en la localidad de Santiniketan, en la Bengala Occidental (India), que fue fundada en 1921 por Tagore.

Tagore, literato universal, anticipó en sus obras y en su pensamiento la importancia de cuestiones tan actuales en el siglo XXI como los riesgos del cambio climático o la importancia de conservar la naturaleza para las generaciones futuras.

Toda esta conciencia ecológica de Tagore impregna la vida en la Santiniketan actual, según han puesto de relieve los autores de la videoinstalación, Anjalika Sagar y Kodwo Eshun, fundadores del Otolith Group, quienes han considerado "algo épico" haberse podido acercar a la figura de Tagore que "está a la altura de figuras tan relevantes de la literatura mundial como Shakespeare", según Eshun.

Anjalika Sagar, por su parte, ha recordado que Tagore, además de poeta y escritor universal, fue un pedagogo social que se planteó cómo trasladar al mundo su conciencia ecológica y ha destacado que aunque guió a su pueblo en el camino hacia la independencia, nunca fue nacionalista y siempre estuvo en contra del sistema de castas imperante en la India.

Kodwo Eshun ha agregado que, aunque la filosofía conservacionista de Tagore impregna todo su obra, en la misma no sale ni una imagen del literato indio porque "nos hemos sentido incapaces de hacer un retrato de una figura tan relevante".

Por ello, las imágenes muestran únicamente la vida diaria en la escuela Visva Bharati en la que el estrecho contacto con la naturaleza y el respeto de todos sus miembros hacia ella, es una constante vital tal como les infundió su fundador.

Tagore, llevado por su amor a la tierra, llevó a Santiniketan suelos fértiles de zonas cercanas e introdujo en ella múltiples especies de plantas y árboles que hoy han arraigado y dan verdor y cobijan a los actuales usuarios de la escuela, ha apuntado Eshun.

La obra se presenta a modo de recorrido entre documental y poético en el que se alternan bailes, ensayos y rituales, clases en interiores y al aire libre, bajo los árboles, canciones con resonancias místicas, conversaciones y juegos, miradas animales y paisajes naturales.

La recitación poética y la performance se combinan con observaciones de la flora, diálogos eruditos y vistas panorámicas del lugar. Se contemplan en detalle los murales y esculturas públicas emblemáticas de la identidad de Santiniketan y al mismo tiempo, aparecen de manera intermitente dispositivos digitales y sus pantallas, plenamente presentes en la rutina de la comunidad actual.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente