La Guerra Civil y Gaudí serán los ejes de la programación del MNAC en 2021

Agencia EFE
·4 min de lectura

Barcelona, 11 feb. (EFE).- La guerra civil española y Antoni Gaudí, relacionado con la ciudad de Barcelona, serán los dos grandes ejes de la programación del Museu Nacional d'Art de Catalunya (MNAC) en 2021, cuando también se estrenará la exposición "Los colores del fuego. Hamada y Artigas".

El director del centro, Pepe Serra, ha presentado este jueves la programación, y ha destacado que se ha tenido en cuenta que la pandemia de coronavirus todavía estará "presente", aunque espera que vaya desapareciendo de forma progresiva, y ha avanzado que, por ello, toda la oferta se complementará con contenidos digitales.

Sin embargo, ha dejado claro que "la apuesta del museo es por la presencialidad", buscando un programa "con mucho interés y relevancia, de manera que la gente se sienta invitada a venir a este espacio de libertad, tranquilidad y calma, fuera de las angustias de todo tipo que estamos viviendo".

El primero de los grandes bloques temáticos del año será "Guerra Civil. Arte, conflicto y memoria", a partir del mes de marzo, con cuatro proyectos expositivos, la renovación y ampliación de las salas dedicadas a este período, con obras nuevas y nuevas lecturas, con "especial énfasis en el Pabellón de la República y en el papel de las mujeres en la guerra".

Entre el 18 de marzo y el 18 de julio se podrá ver la exposición "La guerra infinita", con la que se descubrirán las diferentes facetas de la obra del fotógrafo Antoni Campañà, poniendo el foco en las imágenes que tomó durante la contienda española, que la familia encontró en 2018, puesto que el artista las había escondido en una caja, donde permanecieron durante más de setenta años.

Para Serra, se trata de una obra "tan relevante o más que la de Agustí Centelles".

Otra de las iniciativas que resaltan de este año es el proyecto expositivo "¡Arte en peligro! Salvaguarda del patrimonio artístico catalán (1936-1939)", con el que el próximo verano se mostrará la operación de "salvaguarda" de las obras del MNAC que llevó a cabo su primer director, Joquim Folch i Torres, cuando se inició la Guerra Civil.

La Generalitat emprendió de forma urgente en el verano de 1936 una intervención "intensiva" sobre el patrimonio de toda Cataluña para que obras que iban de la época medieval a Picasso se pudieran salvar en un momento de extrema violencia, contando la exposición de Arte Medieval catalán que se organizó en París en 1937 con un espacio monográfico independiente.

De junio a septiembre se podrá ver en la Sala Oval una instalación del artista Francesc Torres, "Vuelo interior", que supondrá llevar hasta este gran espacio réplicas a escala de dos modelos de aeroplanos que participaron en la guerra y que se exhiben habitualmente en el Centro de Aviación Histórica de La Sénia (Tarragona).

Para poder colocarlos en este espacio tendrán que desmontarse, puesto que el mayor, de 14x22 metros, no cabe por ninguna de las puertas del museo.

Torres explorará aspectos como el impacto que supuso en el conflicto bélico la guerra desde el cielo o la idea de sacrificio, jugando con la pintura gótica del martirio de San Pedro, del maestro Pere Serra, del siglo XIV.

A partir de otoño, será Antoni Gaudí el gran protagonista del centro de la montaña de Montjuïc, con una exposición que revisará de manera crítica su figura y, según Serra, "desmontará algunos tópicos, porque mostraremos a un arquitecto que representa a su tiempo: menos luz y color, y más fuego y ceniza".

Para Serra, es un artista "mucho más importante por lo que simboliza que por lo que formalmente representa", y se reforzará esta tesis con un montaje que será "un poco como una ópera".

La iniciativa comportará que "haya un gran debate sobre la relación del artista con la ciudad, que tiene una relación de dependencia con el artista, que, a la vez, es difícil".

La exposición, que se inaugurará el 30 de septiembre, comisariada por Juan José Lahuerta y que se podrá ver hasta el 23 de enero de 2022, también viajará, entre el 14 de marzo y el 17 de julio de 2022 al Museo de Orsay de París.

Por otra parte, el MNAC quiere saldar "la deuda pendiente" que cree tener con el ceramista Josep Llorens Artigas y, entre el 3 de junio y el 12 de septiembre, montará "Los colores del fuego. Hamada y Artigas", donde profundizará en el impacto que tuvo la cerámica japonesa en Cataluña y dará a conocer la relación y el diálogo de la obra de Artigas y Hamada Shoji.

Además, el museo renovará la sala sobre Dalmau, tendrá a diferentes artistas trabajando en el edificio, desde Mabel Palacín y Francesca Llopis a Lúa Coderch y Gino Rubert, y pondrá en marcha las becas "Empelt" para cinco creadores.

El presupuesto será de 15,9 millones de euros, frente a los 15,4 de 2020, de los que 1,6 millones serán para las exposiciones y otros 2,3 serán para toda la actividad que se genera en el centro.

(c) Agencia EFE