El paso adelante de The Guardian en la lucha climática: rechazará anunciantes de los combustibles fósiles

No cabe duda que en los últimos años ha aumentado en las sociedades la preocupación por el cambio climático. El tema cada vez tiene más relevancia en cumbres internacionales y ha escalado en la lista de prioridades de los Gobiernos. Empresas y personas se empiezan a preguntar con frecuencia qué se puede hacer para reducir la emisión de sustancias contaminantes a la atmósfera.

El periódico británico The Guardian, uno de los más prestigiosos del mundo, ha sido el último en poner en marcha una medida que va a ayudar a reducir su huella de carbono, algo que puede ser imitado por otras compañías en la construcción de un mundo más sostenible.

El cambio climático es una gran preocupación social (AFP).

El medio lo ha anunciado en un artículo que lleva como título ‘Por qué The Guardian no va a aceptar más anunciantes de combustibles fósiles’. En él ponen en contexto al lector y le recuerdan que los principales científicos señalan que el ser humano solo tiene 12 años para cambiar su comportamiento y evitar una catástrofe ambiental. Este, por tanto, es el desafío más importante de nuestros tiempos.

El periódico señala que ya hace cinco años decidió excluir las inversiones en combustibles fósiles y animó a otros a hacer lo mismo. El resultado ha sido que hoy en día las inversiones relacionadas con esta materia representan menos del 1% de los fondos totales y los administradores de los fondos con los que trabajan han creado otros más ecológicos.

En julio de 2019, The Guardian decidió usar un lenguaje más urgente para describir la emergencia climática y en octubre anunciaron que se comprometían a reducir las emisiones a cero para el año 2030. Medidas estas que han sido imitadas por otras empresas.

Artículo de The Guardian.

Ahora su último anuncio es no aceptar publicidad de las empresas de combustibles fósiles. El medio matiza que son conscientes de que algunos lectores querrían que fuesen un paso más allá, con la prohibición de anuncios de cualquier producto que genere una importante huella ecológica (automóviles por ejemplo), pero que eso supondría un duro golpe financiero.

Señalan que gracias a sus propias investigaciones e informes han constatado que las compañías de combustibles fósiles han dañado a la causa ambiental durante muchos años y por eso han decidido no contar con ellos.

The Guardian recuerda que la publicidad es muy importante en su modelo de negocio (representa el 40% de los ingresos) y que su intención es seguir trabajando con los anunciantes. Esperan que esta decisión atraiga a muchas marcas que están de acuerdo con su postura.

Más historias que te pueden interesar: