Granos en la espalda: causas, soluciones y tratamientos

chica con granos en la espalda
Granos en la espalda: causas y soluciones Aneta Pucia / EyeEm - Getty Images

Solo nos acordamos de la espalda cuando se acerca el buen tiempo y hay que lucirla, o cuando nos ponemos los tirantes con lentejuelas y los escotes inversos para salir de fiesta. A menudo solemos olvidarnos de la piel de la espalda, cuando debería ser todo lo contrario, porque la espalda es un área que acumula sudor y grasa, lo que favorece la aparición de granos e imperfecciones, lo que se conoce como ‘bacné’.

¿Por qué salen granos en la espalda?

Te habrás dado cuenta de que hay épocas en las que no tienes ni un solo grano y otras en la que te salen granitos aparentemente inofensivos o alguno de esos que duelen. Vayamos a las causas. Como explica el doctor Antonio Ortega, de Clínica Menorca, el acné ocurre cuando la grasa, la suciedad, las células muertas de la piel y las bacterias obstruyen los poros de la piel. En fin, una tormenta perfecta. “Las causas son variadas, desde dejarse el pelo suelto con productos que engrasan al tocar la zona y que pueden hacer que aumente la oleosidad de la espalda hasta llevar ropa ajustada o de materiales sintéticos hace que la piel no respirare y no se oxigene adecuadamente. Por otra parte, en la ducha, la espalda suele ser la zona que recibe por más tiempo el chorro de agua caliente, otro factor que contribuye a la alteración del manto hidrolipídico de esta piel. “Los principales factores involucrados son la obstrucción del folículo piloso ocasionada por un trastorno de la queratinización, el aumento de la producción de sebo en respuesta a cambios hormonales, la presencia de una bacteria llamada Propionibacterium Acnes o la inflamación del folículo por el acúmulo de queratina y sebo en su interior”, detalla.

Si te machacas en el ‘gym’ todos los días o sales a quemar zapatilla, ten cuidado y extrema la higiene propia y la del atuendo si no quieres sufrir lo que se conoce como “acné del deportista”. “Es un tipo de acné que aparece porque las personas que realizan ejercicio de manera regular y durante periodos prolongados de tiempo sudan de manera más profusa. Este sudor está en constante fricción con la ropa que utilizan para esta práctica y que se combina con el sebo que segrega el cuerpo, la suciedad, y el uso de protectores solares y células muertas”, apunta el doctor Miguel Sánchez Viera, coordinador del GEDET (Grupo Español de Dermatología Estética y Terapéutica) de la AEDV.

¿Qué tipo de granos salen en la espalda?

Tener acné en la espalda no tiene nada bueno, pero hay una ventaja y, al mismo tiempo, una desventaja. Y es que si no queremos, nadie va a saber que lo tenemos, a diferencia de lo que ocurre en la cara. La desventaja es que el acné corporal, de acuerdo con el especialista, se irrita con más frecuencia que el facial, lo que empeora el problema. “La gravedad del acné en la espalda puede variar. Es moderado cuando apenas surgen unas manchas, puntos blancos y negros, espinillas. Y es graves cuando aparecen muchos puntos negros (comedones), blancos y quistes, granitos colorados, con pus, nódulos y quistes por debajo de la piel”.

¿Se puede prevenir el ‘bacné’ (acné en la espalda)?

Los expertos insisten en que hay que ser escrupulosos con la limpieza y lavar la espalda diariamente con un jabón adecuado para reducir el exceso de secreción sebácea. Los cosméticos que apliquemos en la espalda deben ser sólo los recomendados por el dermatólogo y libres de aceite. Si hay mucho vello en la zona se aconseja la depilación láser, pues con cera supone un traumatismo a la unidad pilosebácea y puede agravar la irritación e inflamación en caso de acné”, recomienda el doctor Ortega.

¿Cómo tratar el acné en la espalda?

No experimentes, mejor ve al dermatólogo, que te pautará el tratamiento adecuado, ya sean tratamientos tópicos o medicamentos orales. “Es recomendable utilizar productos destinados para el cuerpo, ya que la espalda tolera concentraciones más altas de activos. También es aconsejable acudir, cada cuatro semanas, a un centro especializado para realizar limpiezas o tratamientos como microdermoabrasión o ‘peelings’, que aceleran la respuesta al tratamiento del acné y reducen las cicatrices residuales. En los casos de acné ligero, basta con limpiar suavemente la piel, secar perfectamente, sin frotar, antes de vestirse y aplicar una pomada o loción específica, normalmente con ácido salicílico o peróxido de benzoilo. Cuando el problema es más severo recomiendo una suave exfoliación de la piel para eliminar las células muertas y la grasa, que reducirá las probabilidades de que los poros se tapen y aplicar medicamentos de aplicación tópica. En casos graves de acné corporal puede recetarse algún antibiótico, oral o de uso tópico, o productos derivados de la vitamina A, retinoides, para inducir a la exfoliación superficial de la piel y ayudar a la eliminación del crecimiento de bacterias sobre ella. También la isotretinoína, un medicamento oral altamente eficaz que reduce el tamaño de las glándulas sebáceas para que produzcan menor cantidad de grasa y disminuya el crecimiento de bacterias”, indica el doctor Ortega.