Grabaciones inéditas del padre de la Bossa Nova ven la luz a sus 90 años

·4 min de lectura

Río de Janeiro, 9 jun (EFE).- Hermético, extravagante y perfeccionista, Joao Gilberto (1931-2019) marcó un antes y un después en la música brasileña. Para conmemorar los 90 años del "padre de la Bossa Nova", que se cumplen este 10 de junio, una serie de grabaciones inéditas salen a la luz para mantener viva su memoria.

El artista que revolucionó la música brasileña deja ver su lado más íntimo en grabaciones realizadas al comienzo de su carrera, un material que recopila 38 canciones y que ya pueden escucharse en Radio Batuta, la emisora virtual del Instituto Moreira Salles, al que fueron cedidos los audios.

Temas como "Sem Você", de Tom Jobim y Vinicius de Moraes -los otros dos padres de la Bossa Nova-, o "Cheek to Cheek", del compositor estadounidense Irving Berlin, forman parte de las canciones que nunca fueron grabadas en la discografía de este músico brasileño pero que dieron vida a noches de bohemia con sus más cercanos amigos.

El material está contenido en tres cintas que fueron registradas en grabadoras magnéticas caseras entre 1959 y 1960: dos de ellas en tertulias informales en la casa de su amigo Carlos Coquejo y la otra durante una presentación con Vinicius de Moraes en Bahía.

Las grabaciones reflejan el estilo propio de Joao Gilberto, su constante búsqueda de la precisión, el inconfundible oído que lo caracterizaba y la timidez que solo vencía con sus más cercanos amigos.

"Las cintas -que eran de carrete- estuvieron guardadas por mucho tiempo por Carlos Coquejo. Él era un abogado, muy amigo de Joao Gilberto y cuando murió, en 1978, la viuda las pasó a casete y más adelante a CD. Ella le dio este material a la investigadora Edinha Diniz, quien nos cedió los audios", explica a EFE Luiz Fernando Vianna, coordinador de Radio Batuta.

El aval para que se pudieran publicar las grabaciones lo dieron los herederos del artista con la condición de que no fueran comercializadas.

La muestra contiene 38 temas -de los cuales 20 son inéditos- y conservan el sonido de las reproducciones originales, con los ruidos y "scratch" (arañazos) típicos de las cintas antiguas.

En la primera tertulia musical grabada en la casa de Coquejo el 10 de septiembre de 1959, la mayor parte del tiempo Joao Gilberto canta y toca la guitarra pero a veces solo tararea o acompaña la voz de la cantante Astrud Gilberto, quien fue su primera esposa.

Tal es el caso de "Let's fall in love" (Harold Arlen y Ted Koehler) o "Cheek to cheek", la canción de Irving Berlin que Joao Gilberto paró de tocar por un momento porque no le gustó como la estaba interpretando su mujer.

DOS GRANDES EN CONCIERTO

El abogado también fue el que patrocinó la presentación que junto con Vinicius de Moraes diera Joao Gilberto en Salvador.

La cinta no tiene la totalidad de la presentación, pero deja ver la camaradería que existía entre el abogado y los dos grandes músicos. Fue una tertulia entre amigos disfrazada de concierto, con diálogos únicos del poeta, músico y diplomático, junto con el inconfundible talento de Joao Gilberto en la guitarra.

En la introducción, Vinicus de Moraes habla de la Bosa Nova como un "movimiento modernista" que rompió los esquemas tradicionales al surgir "de un grupo de hombres que no se conformaron con una serie de formas tradicionales".

Entonces se creía que este género musical era un movimiento teórico con toda una ideología detrás. "Hoy sabemos que eso no es así. La Bossa Nova es una invención de Joao Gilberto con su voz y su guitarra y con un repertorio principalmente de Tom Jobim y de Vinicuis. No era un movimiento teórico", asegura el coordinador de radio Batuta.

UN GÉNERO QUE REVOLUCIONÓ LA MÚSICA BRASILEÑA

La Bossa Nova fue un fenómeno social y musical que marcó el final de la década de 1950. Este género nació en los rincones bohemios de la clase media de Río de Janeiro, donde jóvenes artistas se juntaban para crear música cuando la ciudad vivía su efervescencia cultural.

Los mayores exponentes de las letras de este género fueron Tom Jobim y Vinicus de Moraes, pero el ritmo como tal, el que le dio la particularidad sonora a la Bossa Nova, fue creado por Joao Gilberto con un nuevo compás que dio vida a una melodía más leve y lenta inspirada en la base misma de la samba.

A eso se sumó un particular interés del músico por dar el mismo protagonismo a voz y a guitarra y fue él quien puso por primera vez un micrófono al instrumento para que también "cantara".

Fue "Chega de saudade", la canción, escrita por Tom Jobim y Vinicius de Moraes, la que dio vida a la Bossa Nova, tras convertirse en un éxito sin igual. Este género, hasta entonces conocido en unas pocas casas nocturnas de Río, traspasó las fronteras de Brasil y llegó al mundo entero.

María Angélica Troncoso

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente