Google se compromete a pagar la diferencia de tu vuelo si baja de precio

Comparadores de vuelos hay muchos y es posible que cada usuario tenga su preferido guardado en favoritos de su barra de herramientas. Sin embargo, desde hace unos días hay uno que intenta desmarcarse de la competencia ofreciendo una ventaja adicional al reservar el viaje con él. Se trata de Google Flights. Durante varias semanas, esta función del gigante tecnológico ha puesto en marcha, según informa a través de su blog, una iniciativa que consiste en devolver al usuario la diferencia del precio de su billete si este baja.

Google Flights se compromete, con algunas restricciones, a devolver al usuario la diferencia si el vuelo reservado con ellos baja de precio antes de la salida. (Foto: Captura de Google Flights)

Eso sí, hay que tener en cuenta que la oferta tiene letra pequeña ya que incluye varias restricciones a la hora de aplicarse. Para empezar, solo estará activa hasta el próximo 2 de septiembre y solo se aplicará a vuelos con salida dentro del territorio estadounidense. De momento, una compra poco probable para usuarios españoles salvo que en las fechas establecidas se vaya a hacer un viaje al país de las barras y estrellas. Se aplica a “itinerarios seleccionados que se originan en los Estados Unidos con destinos nacionales o internacionales”.

Aún así, la medida no deja de ser interesante como prueba. Para que el reembolso se haga efectivo el comprador no tendrá que hacer nada. Ni reclamar la diferencia ni nada similar. Será algo automático para quienes hayan adquirido su vuelo a través de Google Flights y siempre y cuando la bajada de precio sea entre los 5 y 500 euros. Si esta se produce dentro de los términos establecidos por la promoción, el dinero aparecerá en la cuenta del cliente.

La pregunta que surge es quién se hace cargo del reembolso. Según Computer Hoy, este es cosa de Google, no de las compañías, que no han de temer por sus beneficios en este sentido. Una campaña poco habitual la lanzada por Google Flights que no parece ser muy sostenible a la hora de internacionalizarla, ya que el coste podría ser “elevadísimo” si se generaliza, como apuntan en el citado medio.

Para lo que si sirve, a la espera de ver los resultados y de saber, si lo hacen oficial, cuál es el coste de la campaña, es para marcarse un tanto con respecto a otros comparadores de vuelos para atraer una mayor cuota de mercado a sus filas.

Google Flights se lanzó en septiembre de 2011 y, según anuncia en su blog la compañía, la oferta de reembolso se aplica a vuelos en los que se calcula que no bajará el precio. “Cuando prevemos que el precio no disminuirá para itinerarios seleccionados reservados entre el 13 de agosto y el 2 de septiembre, garantizamos que el precio no bajará y le reembolsaremos la diferencia si lo hace”, explican en su comunicado. Es decir, que en sus cálculos no entra tener que devolver mucho dinero.

Así, se comprometen a supervisar ellos mismos el precio y si este baja “en cualquier momento antes de la salida, le enviaremos un correo electrónico para informarle una vez que despegue su vuelo”.