Sin miedo a la coalición: más de 400 millones de europeos bajo un gobierno de más de un partido

España se prepara para tener su primer gobierno de coalición tras la llegada de la democracia. Una situación extraña en un país acostumbrado al bipartidismo y a las mayorías absolutas, pero que tiene ya un amplio recorrido en el continente europeo. Y es que actualmente 28 de los 38 países del entorno (incluyendo ya a España) cuentan con Ejecutivos en los que está presente más de un partido, lo que supone un 73% del total.

Tal y como cuenta El País, la cifra de ciudadanos europeos que viven bajo un gobierno de coalición asciende a los 421 millones, mientras que los que tienen un solo partido gobernando se quedan en los 125 millones.

Pablo Iglesias (Podemos) y Pedro Sánchez (PSOE) (AP Photo/Paul White)

Esta situación tan novedosa en España en pleno 2020 ya se vivió hace casi un siglo. Durante la II República y hasta la llegada al poder de Franco tras un golpe de estado, los sucesivos gobiernos españoles estuvieron integrados por ministros de distintas fuerzas políticas. Entonces, al igual que ahora, un Parlamento muy fragmentado en el que tienen cabida distintas formaciones obligaba al consenso y a los acuerdos para forjar mayorías.

En el Viejo Continente ocurre algo similar desde hace décadas. En varios de los países, además de la presencia de distintas fuerzas políticas hay que unir también el factor de un sistema electoral más proporcional que reparte los escaños de una manera equitativa, haciendo que formaciones más pequeñas obtengan una representación más amplia y siendo necesarios los pactos.

Los ejemplos son numerosos. Países como Alemania, Francia, Italia, Países Bajos, Polonia, Suecia, Hungría, Bulgaria o Finlandia, por citar solo algunos de ellos, cuentan con gobiernos de coalición. Sin duda alguna, el más estable es el país germano, donde un acuerdo entre las dos principales fuerzas, los conservadores del CDU-CSU y los socialdemócratas del SPD, garantiza una amplia y estable mayoría.

El nuevo Gobierno de Finlandia está formado por varias formaciones (Heikki Saukkomaa/Lehtikuva via AP)

Curioso también es el caso de Francia porque los partidos que componen el Gobierno no llegaron a enfrentarse en las elecciones, ya que alcanzaron un acuerdo antes de concurrir a los comicios. Pero no cabe duda que se trata de un Ejecutivo de coalición porque hay ministros tanto de La República en Marcha como del Movimiento Demócrata, dos formaciones que tienen grupos distintos en la Asamblea.

Italia, por su parte, también tiene una larga tradición de gobiernos de coalición, pero mucho menos estables que en Alemania. De hecho en apenas un año (entre junio de 2018 y septiembre de 2019) ha tenido dos acuerdos diferentes entre partidos. Primero gobernó el Movimiento 5 Estrellas con La Liga y después el Movimiento 5 Estrellas con el Partido Demócrata.

La coalición a veces no es suficiente

Aunque lo más frecuente es que la suma de los partidos de la coalición otorgue la mayoría suficiente para formar gobierno hay excepciones. Además del caso español, donde PSOE y Podemos se quedan a 20 diputados de la mayoría absoluta, ocurre también lo mismo en Noruega, Eslovenia, Bélgica, República Checa y Suecia. En todos estos lugares son necesarios apoyos externos al Ejecutivo para sacar adelante las propuestas.

Lo que parece claro es que la época de las mayorías absolutas ha quedado atrás en el continente. En Dinamarca, Irlanda, Portugal, Chipre, Rumanía o Moldavia hay un gobierno monocolor en minoría que necesita apoyos externos para mantenerse. Es la fórmula que buscó el PSOE tras las elecciones de abril y la que ha habido en España desde la irrupción de formaciones como Ciudadanos o Podemos. La gran excepción europea es Reino Unido, donde Boris Johnson acaba de lograr una amplia mayoría para ejecutar el Brexit.

Más historias que te pueden interesar: