'Mr Link. El origen perdido', la ganadora sorpresa de los Globos de Oro

Que Pedro Almodóvar podía marcharse de los Globos de Oro con las manos vacías podíamos imaginarlo dado el poderío de su gran contrincante, Parásitos. También podíamos esperar la derrota de El Irlandés o Jojo Rabbit debido a la fuerte competencia, pero si hubo una inesperada sorpresa fue la ganadora a Mejor Película Animada.

(Laika, cortesía Eone)

Películas de estudio, de esas que recaudan miles de millones de dólares por todo el mundo, competían por el galardón. Frozen 2, Cómo entrenar a tu dragón 3, Toy Story 4 y El Rey León parecían tener el premio asegurado. Pero el pleno de Disney en la categoría y el final de la exitosa saga de Dreamworks se vio opacado por la pequeña Mr. Link. El origen perdido (Missing Link) que se alzó con el premio contra todo pronóstico.

La Asociación, que lleva entregando este premio desde el año 2007, siempre ha tenido cierta debilidad por las propuestas de Pixar y Disney con un pleno casi absoluto, exceptuando solamente a Las aventuras de Tintin, Cómo entrenar a tu dragón 2 y Spider-Man: un nuevo universo, siendo entonces este año la primera vez que premian a una producción de stop-motion y la de menor presupuesto y menor recaudación de las cinco.

Es más, esta película de Chris Butler (El alucinante mundo de Norman) es uno de los fracasos más sonados de 2019 tras cosechar apenas $23 millones de los $100 millones que costó hacerla, compitiendo contra los 1.6 mil millones de El Rey León (presupuesto: $250 millones), los 1.3 mil millones de Frozen 2 (presupuesto: $150 millones), los mil millones de Toy Story 4 (presupuesto: $200 millones) y Cómo entrenar a tu dragón 3 con sus $522 millones recaudados (presupuesto: $129 millones).

Se podría decir que Mr. Link. El origen perdido es la hermana pequeña de todas estas producciones a nivel de presupuesto y escala, producida por el estudio americano dedicado al stop-motion, Laika, responsables de otros éxitos como Los mundos de Coraline (2009) o Kubo y las dos cuerdas mágicas (2016). Era la cuarta nominación a los Globos de Oro para el estudio y su primera victoria, y su premio ha tomado a muchos por sorpresa ya que no era la favorita de la crítica ni el público.

Mr. Link. El origen perdido no solo es la menos reconocida por el público dada su bajísima recaudación mundial, también es la peor valorada por la audiencia según las votaciones que encontramos en RottenTomatoes (67%) e iMDB (6.7/10). Curiosamente, la crítica también favorecía más al gran final que Dean DeBlois le dio a Hiccup y Toothless o al otro final, el de Toy Story 4, y por eso la victoria de esta cinta menor es toda una sorpresa.

Es probable que a la Asociación de la Prensa Extranjera de Hollywood realmente le haya gustado más que el resto, aunque llama la atención dada su constante debilidad por Pixar y sus grandes producciones. Sobre todo cuando había dos finales por delante que marcaron a la taquilla mundial y al género animado. Quizás hayan optado por enviar un mensaje de inclusión a películas más pequeñas -tarde pero seguro-.

La película, que pasó por nuestras salas en junio de 2019, cuenta la historia del Sr. Link, un ser que se cree pariente del Yeti que contrata a un explorador para que le ayude a encontrar a sus familiares perdidos a través de una aventura por diferentes rincones del mundo. Mr. Link. El origen perdido cuenta una trama original, aventurera, tierna y con corazón, aunque su gran logro radica más en el apartado técnico con un trabajo visual que resulta imposible creernos que se trate de stop-motion. Si bien esta victoria nos toma por sorpresa, y hay quienes hubiéramos optado por uno de los dos finales nombrados, resulta refrescante ver que los Globos de Oro se arriesgan, al menos esta vez, dándole una oportunidad a una propuesta que, con suerte, podría recuperar sus pérdidas gracias a este reconocimiento.

Más temas que te pueden interesar:

Los Globos de Oro pasan de las películas y series de Netflix premiando a ‘1917’ y ‘Érase una vez en… Hollywood’

Ricky Gervais no deja títere con cabeza en su monólogo de los Globos de Oro: "No saben nada del mundo real"

Patricia Arquette pide un mundo mejor en el discurso más político de los Globos de Oro