Los Globos de Oro censuran un anuncio aplaudido sobre la realidad de la lactancia materna

Cine 54
·3 min de lectura

Por mucho que la lactancia materna sea una de las prácticas primarias del ser humano, hay quien todavía considera que expresarla en toda su naturalidad es motivo de censura. Y prueba de ello es que un comercial que refleja la cruda realidad que viven las madres primerizas durante esta etapa del posparto tuvo que retocar, cambiar y reditar sus imágenes para que le permitieran aparecer en los cortes publicitarios de los Globos de Oro.

¿Por qué? Porque no querían que se vieran pezones.

A pesar de tratarse de un comercial de 75 segundos que llevaba recibiendo elogios y aplausos después de publicarse en YouTube el 24 de febrero, la empresa Frida Mom tapó, cortó y eliminó diferentes planos para quitar cualquier imagen de un pezón, dando como resultado el comercial de 30 segundos que se emitió durante la ceremonia el pasado domingo.

Fuente: YouTube
Fuente: YouTube

El comercial, titulado Stream of Lactation, es el primero que muestra la lactancia materna en la televisión estadounidense. Se trata de una publicidad que pretende dar a conocer la realidad física y emocional que vive una madre primeriza cuando siente la necesidad urgente de priorizar la producción de leche para sus bebés. Desde la preocupación por conseguir que el bebé “se enganche” al pecho a los llantos incomprensibles y las dudas emocionales que genera, a probar todas las tácticas posibles, desde masajear conductos obstruidos con un cepillo de dientes eléctrico a ralentizar el flujo con hojas de repollo. Evidentemente, además de esparcir conocimiento, Frida Mom también promueve la venta de sus productos de cuidados para la lactancia.

Como decíamos al principio, el resultado inicial fue un comercial de 75 segundos que en una semana ha superado las 1.8 millones de visualizaciones en YouTube. Y efectivamente, en el vídeo original se pueden ver a diferentes madres dando el pecho a sus hijos cansadas, preocupadas pero con total naturalidad, exponiendo sus pechos a la cámara tal y como es la lactancia en la vida real.

El comercial fue aplaudido de manera prácticamente unánime en redes, con espectadores alabando la honestidad de las imágenes, así como muchos otros que agradecían el haber aprendido una realidad que desconocían y cientos de madres igualmente agradecidas por sentirse finalmente representadas en su experiencia materna.

Sin embargo, para emitirse en horario prime time y en una cadena de la televisión en abierto de EE.UU., tuvieron que rebajar el mensaje honesto eliminando lo pezones de por medio, cubriéndolos o borrándolos. NowThisIsNews comparó ambos comerciales en Instagram, el primero que pueden ver aquí abajo en el vídeo es el editado de 30 segundos:

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Frida Mom trabajó en conjunto con NBCUniversal reditando la nueva versión censurada del comercial intentando mantener el mismo mensaje real y sin glamur de la experiencia, así como el impacto emocional, mental y físico que la lactancia tiene sobre las madres primerizas. Sin embargo, una ejecutiva de Frida Mom, Chelsea Hirschhorn, dejó claro que el proceso fue una “insistencia” de la cadena (The New York Times).

Y si bien el mensaje se mantuvo, es evidente que su impacto no es el mismo. Al menos, no a nivel emocional y visual. Mientras en YouTube se puede ver el vídeo en cualquier horario del día y sin restricción de edades, NBCUniversal optó por la censura despertando el debate y las críticas alrededor de la sexualización del pecho femenino en un acto tan natural como la lactancia materna.

"Es 2021. Todos tenemos pezones y a veces, como fueron diseñados, producen leche" escribía una usuaria de Twitter.

"¿Por qué en américa nos parece bien la exposición de una decapitación, disparos y acoso sexual pero no los pezones? Y por qué sexualizamos la lactancia materna?" escribía otra. "Difuminar los pezones pone más vergüenza y estigma" añadía otro usuario. "Es ridículo que los cuerpos de las mujeres puedan mostrarse como objetos y de manera degradante en la televisión, pero las representaciones realistas de la lactancia deben editarse cuidadosamente para evitar cualquier indicio de un pezón" publicaba una socióloga. 

Más historias que te pueden interesar: