¡Gianmarco propone a Adara irse juntos de la casa!

Por Teleprograma

From Diez Minutos

Poco a poco parece que la convivencia entre Gianmarco y Adara en El Tiempo del Descuento ha hecho que hayan limando asperezas y acercando posturas, hasta el punto que parece que están volviendo a florecer los sentimientos de GH VIP 7. Gianmarco confirmaba a Kiko y Anabel una proposición que le había hecho a Adara, algo que llevaba meditando desde hace unos días.

La he preguntado qué si estaba interesada en mí, primero me ha dicho que no, pero cuando me iba me ha dicho que sí. Entonces la he dicho que salíamos ahora, vamos al confe y le decimos al Súper que salimos”, contaba el italiano ante la cara de asombro de sus compañeros.

Adara ha ido a contarle lo sucedido al Maestro Joao: “Quién me manda a volver a entrar aquí”, le decía a su amigo que alucinaba con la propuesta del italiano. Adara también le ha confesado que “no sabe que ha sentido” y que no ha podido contestarle.

Adara está destrozada

Pero la relación no tiene mucho futuro, porque ha habido una nueva discusión entre ellos. Adara no puede más y ha roto a llorar tras tener una conversación llena de reporches con Gianmarco. Los dos se sentaron frente a frente en la cama y empezaron a decir todo lo que piensan. "Vas a tus cosas, con cosas que no me gustaron y tienes una forma de pensar diferente a la mía", le cuenta el italiano. La ganadora, muy triste, le contesta: "Ves, no paras de reprocharme cosas".

Adara, al escuchar las malas palabras de Gianmarco, le deja las cosas claras: "Te dije en el confe que no dudaras de mí y lo único que he recibido cuando he salido han sido exigencias, dije en la revista que mis sentimientos hacia ti no habían cambiado, ¿qué quieres más?". El italiano sigue sacando trapos sucios y habla del beso de la ganadora con Hugo en el directo y ella, alucinando, cuenta: "El beso de después contigo no vale, ¿no?".

"Yo ya pienso que te interesa esto, agarrarte a lo que sea para no arreglarlo", explota Adara. El italiano no da su brazo a torcer, empiezan a reprocharse más cosas y finalmente, tras acusar a la joven de "tratarme mal", se levanta y se marcha de la cama. Al marcharse el italiano, Adara no ha podido aguantar más y ha roto a llorar desconsoladamente en la cama.